El Obispo define la Diócesis como la casa de todos en la Jornada del Migrante

Para concluir la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado, el pasado domingo se celebró una eucaristía presidida por el Obispo en la que participaron numerosos fieles en representación de las diferentes comunidades emigrantes en la Diócesis. Mons. Casimiro López reiteró que la Iglesia de Segorbe-Castellón es la casa de todos, independientemente del origen. Antes de la misa, siete grupos corales cantaron a la paz y la fraternidad entre los hombres.

El Obispo agradeció a los fieles de otros países que enriquezcan la Diócesis con su cultura, tradición y “formas de vivir la fe que a veces es envidiable por su alegría y frescura”. Al mismo tiempo, se dirigió a los emigrantes pidiendo que nuestra iglesia diocesana “os sepa acoger como verdaderos hermanos y hermanas en el Señor, y sintáis las parroquias como vuestra propia familia”.

En el acto musical previo, cada grupo estaba introducido por la respectiva presentación y unas frases del mensaje del Papa Francisco para esta jornada. Las formaciones que acudieron a la invitación del Secretariado de Migraciones fueron los coros de niños y jóvenes de San José Obrero, Talita Kumi y Betsaida, el coro combinado del Secretariado, el Coro Pentecosta junto con el grupo Babel de niños, y el de la parroquia rumana Ortodoxa de San Nicolás.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.