Stella Maris embarca en un buque por primera vez para asistir a su tripulación

Voluntarios de este proyecto del Apostolado del Mar, debutan visitando a los tripulantes de un buque atracado en Castellón

Un grupo de voluntarios del Apostolado del Mar han visitado a la tripulación del “Mastro Mitros”, un buque de carga general de bandera liberiana, atracado en los muelles del Puerto de Castellón. Mons. López Llorente creó este servicio diocesano en 2015, y desde entonces ha trabajado en la creación de un equipo y de los contactos necesarios para su labor, pero ahora ha sido la primera vez que sube a una embarcación. Fue la tripulación, de origen filipino en su mayoría, quien solicitó los servicios del Secretariado, conocido entre los marinos como Stella Maris.

Con esta primera actuación Stella Maris – Castellón ha arrancado su actividad altruista y de fuerte carácter social para dotar a la capital castellonense de un punto de asistencia y atención a los marinos que recalan, en las operaciones de carga y descarga, en este recinto portuario. Este nuevo servicio cuenta con el visto bueno del consejo de administración de la Autoridad Portuaria que, en su reunión de este mismo mes aprobaba la cesión de un local por un período de tres años.

Castellón se añade así a una larga lista de puertos españoles donde existen locales y servicios de Stella Maris, como sucede en lugares tan importantes como Barcelona, Santander, Bilbao, Tarragona, Tenerife o Algeciras. La creación de este servicio gratuito, de atención a los más de 30.000 marinos aproximadamente que anualmente hacen escala en PortCastelló, contará con una subvención del área de Bienestar Social aprobada por el Ayuntamiento de Castellón. Igualmente está en trámites con la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITFGlobal), con sede en Londres y que aglutina a casi 700 sindicatos de todo el mundo, para tener una furgoneta y así facilitar la recogida de los marinos y su posterior traslado de regreso hasta sus respectivos buques mercantes.

 

La tarea primordial de Stella Maris consiste en la visita a los 1.500 buques que atracan en Castellón para dar la bienvenida a las tripulaciones e interesarse por sus necesidades. “Estos visitadores voluntarios, en principio unos quince, ofrecerán información de los servicios a los que pueden acceder, información turística y la posibilidad de traslados a tierra para poder  en las instalaciones de esta organización mantener contacto con sus respectivas familias a través de Internet, pedir asesoramiento laboral o poder asistir a celebraciones religiosas”, ha explicado su coordinador, D. Albert Arrufat, párroco del Grao y encargado del Apostolado.

 

También se contempla la posibilidad de realizar actividades deportivas, de llevar a cabo excursiones por lugares de interés de Castellón y su provincia y de recibir asesoramiento legal y sindical sobre sus condiciones de trabajo y sobre sus derechos salariales. “Se trata de conseguir, en definitiva, un puerto más humano, gracias a la proyección social de esta iniciativa”, señala el párroco del Grao.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.