Campaña de ayuda por el terremoto de México en Juchitán, hermanada con La Vall d’Uixó

Los vecinos de la Vall d’Uixó recibieron con particular dolor la noticia del terremoto que afectó a estados del sur de México el 6 de septiembre con una intensidad de 8,2 grados en la escala abierta de Richter y que provocó más de 50 víctimas mortales. La razón es que la población de Juchitán de Zaragoza, con la que mantiene lazos de hermandad desde 2007, fue una de las más afectadas.

La Parroquia de la Asunción ofreció una Eucaristía el jueves 14 por todos los fallecidos y damnificados. Al final de la celebración, se anunció la iniciativa de Mons. Casimiro López Llorente para realizar una campaña especial de recogida de fondos en toda la Diócesis a través de Cáritas Diocesana con el objetivo de paliar las necesidades más primarias de la región afectada.

Se estima que más de la mitad de todas las viviendas del pueblo se derrumbaron tras sentir la sacudida. La misma parroquia, dedicada a San Vicente Ferrer, ha quedado en ruinas (foto). Todavía hoy se sigue buscando a la desesperada a los desaparecidos entre los escombros de los edificios derrumbados. Más que nunca, la ciudad hermanada de Juchitán y el resto de poblaciones afectadas por el seísmo necesitan ayuda tanto personal como material.

Hermanadas desde 2008

En 2008, el ayuntamiento de la Vall d’Uixó aprobó un acuerdo de Hermanamiento entre las dos ciudades, contribuyendo así al “fomento y la paz entre los pueblos”. Desde entonces La Vall d’Uixó, las Fiestas Patronales en honor a San Vicente Ferrer y la Parroquia de la Asunción, mantienen una particular relación tanto con la ciudad, como con las fiestas y la Parroquia de San Vicente en Juchitán.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.