Sí a la vida humana

PlumaQueridos diocesanos:

 

El día 25 de marzo celebramos la solemnidad de la Anunciación del Señor. Al conmemorar el anuncio del ángel a la Virgen María y la Encarnación del Hijo de Dios, es decir el inicio de su vida humana, celebramos la Jornada por la Vida. Gracias a la acogida del anuncio del ángel por la Virgen, el Hijo de Dios se hizo carne de nuestra carne para caminar por nuestro mismo camino y conducirnos hacia la vida de Dios. En este acontecimiento salvífico se revela a la humanidad no sólo el amor infinito de Dios que “tanto amó al mundo que dio a su Hijo único” (Jn 3,16), sino también el valor incomparable de cada persona humana, pues, como dice el Concilio Vaticano II, “el Hijo de Dios, con su encarnación, se ha unido, en cierto modo, con todo hombre” (GS 22.).

Leer más

El Seminario, corazón de la Diócesis

PlumaQueridos diocesanos:

 

En el Día del Seminario, el día 19 de marzo, Fiesta de San José, nuestros seminarios y seminaristas están en el primer plano de nuestra atención y oración personal y comunitaria. El Seminario es el corazón de nuestra Iglesia diocesana, el cenáculo donde crecen nuestros futuros sacerdotes. La salud de nuestros seminarios por el número de nuestros seminaristas y por la calidad de su formación son un termómetro del estado de salud cristiana de nuestras comunidades y de nuestras familias.

 

De nuestros seminarios dependen en gran medida el futuro de la fe y la vida cristiana de los cristianos, de las familias y de las comunidades cristianas; y también el futuro de toda nuestra Iglesia diocesana en el cumplimiento de su misión evangelizadora. Leer más

Cuaresma, tiempo de conversión, gracia y testimonio

PlumaQueridos diocesanos:

 

Con la imposición de la ceniza el pasado miércoles iniciábamos el tiempo de la Cuaresma. En nuestro camino cuaresmal hacia la Pascua resuenan las palabras de Jesús: “Convertíos y creed en el Evangelio” (Mc  1,15). Convertirse es, en primer lugar, volver nuestra mirada y nuestro corazón a Dios con ánimo firme y sincero. Dios, en efecto, se ha convertido con mucha frecuencia en el gran ausente en la vida de muchos, incluso de quienes nos consideramos creyentes. La Cuaresma es tiempo propicio para recuperar a Dios en nuestra vida, para acrecentar nuestra adhesión de mente y corazón a Dios en Jesucristo y al Evangelio. Para dejar que Dios ocupe el centro en nuestras vidas, que Dios sea Dios, debemos escuchar su Palabra, abrirnos a su amor y a su gracia, dejarnos cambiar y renovar la mente, los deseos, las actitudes, los sentimientos, las obras, toda nuestra vida. Convertirse es dejarse encontrar por el amor misericordioso de Dios, siempre dispuesto a perdonar, para vivir el camino que Él nos muestra en Jesucristo, su Hijo, el Camino, la Verdad y la Vida. Leer más

La escucha de la vocación sacerdotal

PlumaQueridos diocesanos y queridos niños, adolescentes y jóvenes:

 

Hoy os quiero hablar de la escucha de la vocación sacerdotal. Ésta es como un diálogo de amistad, que nace de la comunicación libre y gratuita de Dios al hombre y concluye con la acogida generosa y el don sincero de sí, por parte del hombre. Jesús mismo elige a quien Él quiere por puro amor. Él sale al encuentro del elegido, le llama a su seguimiento en el sacerdocio. Quien siente y escucha esa llamada es interpelado en su libertad e invitado a seguirle. Es lo que nos muestra Jesús cuando “llamó a los Él quiso y vinieron a Él” (Mc 3,13).  Este ‘venir’, que es igual a ‘seguir’ a Jesús, es la respuesta libre de los doce a la llamada por parte del Señor. Y es la respuesta de quien hoy escucha su llamada gratuita y le responde con alegría y generosidad.

 

Por todo ello, a cada niño, adolescente y joven cristiano, os digo: Leer más

El cuidado de las vocaciones

PlumaQueridos diocesanos:

 

No cabe duda que Dios sigue llamando a niños, adolescentes y jóvenes al sacerdocio. Lo vemos en tantos lugares donde hay abundantes vocaciones sacerdotales. Nos deberíamos preguntar con toda sinceridad y humildad ante el Señor por qué entre nosotros son tan escasas las vocaciones y, sobre todo, qué hacemos -o dejamos de hacer- cada uno, para que la llamada de Dios al sacerdocio sea escuchada y acogida por los más jóvenes. Leer más

Peregrinación a las raíces apostólicas de la fe

PlumaQueridos diocesanos:

 

Desde el día 23 de febrero al 3 de marzo voy a peregrinar a Roma para hacer la Visita ad limina junto con todos los Obispos de las diócesis de España. No voy a Roma a título individual o personal, sino como vuestro Obispo. Así pues no peregrino solo, porque ‘el Obispo está en la Iglesia, y la Iglesia en el Obispo’, decía San Cipriano, y, por tanto, dónde está el Obispo allí está Iglesia diocesana. Por eso durante estos días os tendré especialmente presentes en mi mente y en mi corazón a todos cuantos formáis conmigo esta Iglesia de Segorbe-Castellón. Leer más

Caridad hacia los enfermos

PlumaQueridos diocesanos:

 

En la Jornada mundial del enfermo, el 11 de febrero, Fiesta de la Virgen de Lourdes, nuestra atención se centra en las personas enfermas y en todos aquellos que les prestan asistencia y cuidado. Recién terminado el año de la fe, el lema de este año reza “fe y caridad”, y lleva como subtítulo “también nosotros debemos dar nuestra vida por los hermanos”. Estás palabras de Jesús nos recuerdan que la fe en Dios, que es Amor, sólo estará viva si se muestra en obras de amor hacia Dios y hacia el hermano; o, mejor, en obras de amor hacia Dios presente en el hermano, en el enfermo, en el atribulado o en el necesitado. Leer más

La fraternidad, base del desarrollo integral y sostenible

PlumaQueridos diocesanos:

 

La organización católica Manos Unidas llama de nuevo a nuestras conciencias con su Campaña anual en la lucha contra el hambre en el mundo y en el compromiso a favor de un desarrollo humano integral y sostenible para todos. Este año, bajo el lema Un mundo mejor. Proyecto de todos, Manos Unidas quiere contribuir a crear un nuevo paradigma del desarrollo humano, basado en la fraternidad universal. Ésta es, en efecto, una cualidad necesaria para crear condiciones de desarrollo en plenitud de todos los hombres y de todo el hombre, que ha de fundarse en la verdad, la justicia, el amor y la libertad. Conseguirlo depende de nuestra capacidad para establecer relaciones que reconozcan y posibiliten la fraternidad fundamental de todo el género humano. Leer más

El Oratorio: la oración de los niños pequeños

PlumaQueridos diocesanos:

 

Jesús dijo en cierta ocasión: “Dejad que los niños vengan a mi…” (Mt 19, 14). Estas palabras de Jesús son la base y la esencia del oratorio de niños pequeños, una experiencia que se va extendiendo en parroquias y en colegios de nuestra diócesis. Hoy la quiero presentar con el propósito de animar a que se ofrezca en más parroquias y colegios; es algo muy bueno e importante para una verdadera iniciación cristiana y la evangelización de nuestros niños.

 

El oratorio es un itinerario de fe para niños que les inicia en su relación personal y en grupo con Jesús resucitado desde una edad temprana. Cuanto más pequeños son los niños, más capacitados están para escuchar a Jesús y para dejarse amar por Él; y también para ir al encuentro de Jesús, para querer conocerle a Él y su Palabra y para entablar una relación viva de amistad con Jesús. Leer más

Hacia un mundo mejor

PlumaQueridos diocesanos:

 

El domingo, 19 de enero, celebramos la “Jornada mundial de las migraciones”. Se trata de una Jornada para sensibilizarnos ante el fenómeno de la emigración, que afecta a millones de personas y a muchos miles entre nosotros. De otro lado, si antes de la crisis económica actual nuestra tierra era destino de inmigrantes, hoy son muchos, también nativos, los que tienen emigrar fuera de España en busca de trabajo. Quizá esta situación nos ayude a mirar a los emigrantes no con recelo sino con una actitud de acogida. En cualquier caso, como creyentes y como Iglesia no podemos ser indiferentes ante este fenómeno y, sobre todo, ante los emigrantes y refugiados. Los  cristianos, comunidades parroquiales y grupos eclesiales hemos de tomar mayor conciencia del fenómeno de la emigración, conocer sus causas y problemas tanto desde el punto de vista humano y social, como cristiano y pastoral. Nos urge seguir revisando nuestras actitudes y nuestro compromiso con las personas de los emigrantes y de sus familias, para dar respuestas acordes con el Evangelio. Apunto algunos criterios en este sentido. Leer más