El Desierto de las Palmas acoge el noviciado carmelita teresiano de la Provincia Ibérica

Antes de profesar los votos temporales, los carmelitas descalzos pasan por un año de formación llamado el noviciado. Cuando en 2015 se unificaron las provincias de España en una única Provincia Ibérica, el centro de formación se fijó en el Desierto de las Palmas, que este año acoge a dos religiosos. Carmelo Hernández, maestro de novicios y prior de la comunidad, explica que este tiempo es “un año de conocimiento, con clases sobre el carisma, y sobre todo de vivencia, de descubrir que esta vocación es la suya, que Dios los llama a vivir así. La comunidad los acompaña, pero son ellos los que hacen el proceso y descubren la voluntad de Dios en su casa”.

Uno de los novicios, el hno. José Carlos Sillero, conocía los carmelitas desde pequeño, pero se decidió por la vocación mientras pasaba facturas en sus Córdoba natal: “En cualquier momento puedes tener la llamada que te pone en movimiento. En aquel momento sentí que podía haber mucha gente dispuesta a hacer facturas, pero eran pocos los querían llevar la Palabra de Dios”. Dejó el despacho e ingresó en la orden en 2017.

La historia de José Jeymis Giraldo es muy diferente. Sacerdote colombiano, llegó al seminario sin conocer mucho sobre la Iglesia. Al principio se sintió atraído por la vida benedictina, pero le faltaba la dimensión apostólica. Cuando su obispo lo envió a España para completar estudios descubrió el carisma carmelitano y supo que era su lugar. “Por carácter me entrego mucho, y dedicado a la pastoral no té que perdía la intimidad con Dios. Venir aquí representa afianzar esa vida interior. Es un regalo”.

Unidad en la diversidad

Carmelo Hernández explica que durante el noviciado no se busca hacer religiosos uniformes: “Lo básico es acoger el carisma, es decir, ser contemplativos, la disponibilidad total en la misión confiada, la comunión fraterna, la amistad con Dios y con los hermanos… pero después la encarnación será de diferentes modos según las realidades concretas y los valores y talentos que cada uno va asimilando y proyectando en su ambiente” .

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.