El Jubileo se clausura con una celebración de acción de gracias

La Catedral se ha llenado de fieles para la clausura diocesana del Jubileo de la Misericordia. La eucaristía ha sido una gozosa acción de gracias en la que Mons. Casimiro López Llorente explicitó muchos motivos para ello. A partir de ahora, el Obispo anima a insistir en lo mismo que durante el Año Santo para que la Iglesia Diocesana sea “una comunidad que anuncia a Cristo, rostro de la Misericordia, a todos”.

Mons. López Llorente comenzó la homilía agradeciendo a Dios “su gracia por la cercanía, perdón, sanación… ya que todo aquel que ha querido abrir su corazón, aunque sea un poco, ha podido sentir que Dios le ama y que nunca le abandona”. También ha dado las gracias al Papa Francisco por esta iniciativa, así como a todas las personas que se han implicado en la organización de los diversos actos a nivel diocesano o en las parroquias. Gracias a esta dedicación por lo menos 6.000 personas han participado en las distintas celebraciones.

Con la clausura del Jubileo en Segorbe, se han superado los 12.200 euros destinados al proyecto “Sí a la Vida. Casa de Misericordia”. La Diócesis de Segorbe-Castellón se comprometió con esta obra de misericordia que ofrece a adolescentes embarazadas un acompañamiento para que puedan tener a sus hijos. El Obispo ha animado a seguir sosteniendo esta iniciativa de la Pastoral Social que ya tiene un espacio y horario de atención en Castellón a la espera de abrir un piso de acogida.

 

Al recordar los jubileos celebrados durante el Año Santo, Mons. López Llorente se ha referido con especial emoción al de los centros penitenciarios de Castellón I y II. Precisamente el domingo próximo volverá a la prisión para cerrar allí la Puerta Santa y acompañar los reclusos en el testimonio de darán las dos internas que saludaron al Papa durante el Jubileo en Roma hace quince días. “Recemos por ellos y no los olvidemos, porque si por una razón u otra tienen que reparar, no han perdido su dignidad de hijos de Dios y se pueden recuperar”, afirmaba el Obispo justo antes de la bendición que ponía punto y final al Jubileo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.