La Diócesis de Segorbe-Castellón sigue velando por el patrimonio espiritual y cultural de Sant Joan de Penyagolosa

Desde hace algunos meses el complejo del Santuario de Sant Joan de Penyagolosa permanece cerrado por haber cesado los últimos arrendatarios del restaurante y de la hospedería, y no poder garantizar el servicio que se venía ofreciendo a todos los que se acercaban a este emblemático lugar. El Obispado de Segorbe-Castellón, propietario del inmueble, está preocupado por el estado y el deterioro de algunas dependencias del complejo. Por esta razón y teniendo en cuenta su valor histórico y religioso, inició hace tiempo conversaciones con diversas instituciones públicas para la recuperación y puesta en valor de esta joya patrimonial religiosa, con el objetivo de buscar medios para restaurar y dinamizar todo el conjunto arquitectónico.

Desde el primer momento, la Diputación provincial de Castellón acogió esta iniciativa y mostró la voluntad de apoyarla. En febrero de este mismo año, la Diputación convocó un proceso participativo en forma de concurso de ideas para conseguir así las bases para una futura rehabilitación.

Las conversaciones con la Diputación quedaron paralizadas con la convocatoria de las últimas elecciones municipales y todo quedó a la espera del Gobierno provincial, que saliera de las urnas. Retomado este asunto con el nuevo Gobierno provincial en los últimos meses, sus responsables han mostrado que sigue vigente el interés de la Diputación de colaborar en el proyecto. El Obispado no descarta la implicación de otras instituciones públicas. A día de hoy se continúa trabajando para encontrar la manera de llevar a cabo el proyecto de restauración de todo el complejo, que deberá conjugar los valores arquitectónicos, históricos y artísticos del conjunto con su gran valor y significado religioso en el pasado y en el presente. Un proyecto de tanta envergadura pide evidentemente encontrar los medios que garanticen su financiación.

Importante foco de atracción religiosa de la Provincia

Cabe recordar que este Santuario, de origen medieval con posteriores ampliaciones neoclásicas y barrocas, es uno de los focos de atracción religiosa más importantes de la provincia de Castellón y acoge año tras año las peregrinaciones de la mayoría de pueblos de alrededor, algunas de las cuales se remontan a la Edad Media. Por ello, el Obispado trabaja por encontrar los medios necesarios para su restauración, conservación y uso; velará para que se respete su fin y uso religioso originario, en especial la atención a las peregrinaciones y otras manifestaciones de culto religioso católico; y garantizará su uso cultural y turístico, siempre que sea compatible con el religioso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.