Las Obreras de la Cruz visten la capilla del Seminario Menor

La capilla del Seminario Menor ya está desde octubre en condiciones para el culto. Cada mañana los jóvenes se reúnen para la oración antes de ir a clases. Por la tarde se vuelven a encontrar para rezar y celebrar la Eucaristía. Para dotarla con lo necesario, las Obreras de la Cruz han aportado el altar, el sagrario y el crucifijo. El Obispo, por su parte, ha donado la imagen de la Virgen.

En la jornada de inicio de curso del año pasado, las Obreras de la Cruz acogieron la petición de mons. Casimiro López Llorente para montar la capilla. Entonces decidieron ceder lo necesario: “Para nosotras es muy importante poder colaborar con el Seminario, y si un día ya no estamos en la Diócesis, quedará una constancia donada con mucho gusto y cariño”, explica Emiliana Gómez. Junto con Pilar Coll y Carmen Llopis hacen una comunidad en Castellón.

 

Este instituto secular fue fundado por el sacerdote valenciano Vicente Garrido Pastor. Está en Segorbe-Castellón desde hace más de 50 años. Su carisma es el apostolado social en las clases medias y trabajadoras, y está presente en varios países de Europa y América Latina.

Convivencias de chicos

En la reforma de la capilla del Seminario Menor también se instaló la iluminación LED, se puso el suelo cerámico, y se colocó la pared del presbiterio hecha de madera a base de listones y de piedra. Además del uso de los seminaristas menores, cada tres semanas se celebran el rato de Adoración al Santísimo y la Misa dominical de las Convivencias de chicos que se realizan en el Seminario Menor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *