El Papa recibe a los alumnos del Colegio María Rosa Molas de la Consolación en Onda

El sábado pasado una representación de los alumnos del colegio de la Consolación María Rosa Molas de Onda, junto con sus familias, fueron recibidos en audiencia por el Papa Francisco. Se trataba de la culminación del proyecto “Amigos para siempre”. Esta iniciativa comenzó hace dos años con niños de segundo de primaria y ha sido elegido por la metodología Design for Chance (DFC) entre los presentados en España. Participaron más de 2.000 jóvenes de 40 dentro del Encuentro Mundial “Yo puedo”, un proyecto promovido por la  FIDAE (Federación de Institutos de Actividades Educativas)  e inspirado en la Encíclica del Papa Laudato si’.

“Amigos para siempre” ha puesto en contacto los alumnos con el Centro Ocupacional El Molí de Onda, fomentando la inclusión social de personas con diversidad funcional y empalmando con el décimo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: Reducción de las desigualdades. Carmen Calpe, directora del centro, ha explicado que durante estos años los niños se han podido acercar a una realidad desconocida para ellos, y que actualmente se mantiene el contacto con visitas  periódicas en los dos sentidos.

Discurso de Francisco

En la audiencia, realizada en el Aula Pablo VI, Francisco se dirigía así a los pequeños asistentes: “Lo que me gusta tanto –viendo como sonríen vuestros ojos- es que habéis preferido la solidaridad, el trabajo común y la responsabilidad a tantas otras cosas que el mundo os ofrece. Efectivamente, es así: algunas cosas te divierten un rato, y luego basta. En cambio, este compromiso juntos os da una satisfacción que se queda dentro. Esto es también fruto de un método educativo que involucra a la cabeza, a las manos y al corazón, es decir, a nuestras diferentes dimensiones, que siempre están conectadas entre sí. Por eso me parecéis más felices que los que lo tienen todo y no quieren dar nada.  Vosotros sois más felices de los que quieren todo y no dan nada. Sólo a través del dar se puede alcanzar la felicidad (cf. Hechos 20:35)”.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.