Entradas

Constancia Silvestre, Hermana de la Consolación en Burkina Faso: “mi misión es ser instrumento de la misericordia y consolación de Dios para los que sufren”

Constancia A. Silvestre Navarro es Hermana de Nuestra Señora de la Consolación. Nació el año 1957 en Burriana, y ha vivido su fe en la parroquia de El Salvador. Hizo la Primera Profesión el 10 de julio de 1983, y es misionera en África desde hace 31 años.

Recorrido misionero por África Occidental

El recorrido de la Hermana Constancia por África Occidental es tan extenso como apasionante. En 1989 fue enviada a Safané (Burkina Faso), donde trabajó en la Misión junto al equipo de sacerdotes que había allí, entre ellos el delegado diocesano de Misiones, Salvador Prades. En 1998 fue enviada a Atakpamé (Togo) para la fundación de una comunidad religiosa.

En 2006 su destino fue Ouagadougou, capital y principal ciudad de Burkina Faso, como Maestra de Novicias, hasta que en el 2012 volvió a Atakpamé como responsable del Centro Médico Social “Notre Dame de la Consolation”. Hasta que en 2018 llegó a su destino actual, de nuevo la ciudad de Ouagadougou, en esta ocasión a la comunidad de la Casa de la Viceprovincia de África, donde reside la Superiora Viceprovincial, la hermana Zama Viviane Koussoubé.

Su misión en Burkina Faso

Aquí soy la responsable de la comunidad, y desde hace un año, responsable de una Escuela Infantil que tenemos en el mismo recinto. Como veis, he estado 31 años entre Burkina faso y Togo, y todos estos años con funciones y responsabilidades diferentes, pero con la misma misión, ser instrumento de la misericordia y consolación de Dios para nuestros hermanos que sufren; especialmente en la evangelización ad gentes, en la promoción de las jóvenes sin recursos, acción social, promoción de la salud… escuchando, acompañando, acogiendo, curando, enseñando, educando, viviendo entre los hermanos.

Coronavirus: La situación del país

En marzo se puso en contacto conmigo el delegado de Misiones, Salva Prades, pero desde entonces la situación ha cambiado, gracias a Dios, aunque tenemos que seguir estando en alerta porque el respeto a las medidas para detener la propagación del virus no es siempre una prioridad.

La situación en el país, según las últimas estadísticas publicadas del Ministerio de la Salud, (30 de mayo) son: 883 casos confirmados, 741 personas curadas y 53 fallecidos. Los nuevos casos, desde hace una semana están disminuyendo, incluso hay días que no hemos tenido ningún contagio. La pandemia ha tocado solo a 13 ciudades.

Actualmente siguen cerradas las fronteras y el aeropuerto, y el toque de queda se levantó el miércoles pasado, 3 de junio, en las zonas que fue instaurado por el Covid-19. En las otras zonas del país, donde lleva mucho tiempo instaurado por cuestión de seguridad, no se ha levantado; los ataques terroristas siguen siendo una de nuestras grandes preocupaciones, yo diría la mayor debido al número de muertes y desplazados.

El 5 de mayo comenzó el trasporte de pasajeros, solo durante el día por el toque de queda, y con ello se terminó la cuarentena en la que estábamos las ciudades con casos confirmados. Las mascarillas son obligatorias, así como las otras medidas para impedir la propagación.

El 11 de mayo, algunas universidades y escuelas superiores reanudaron las clases, donde el efectivo es menor, y el 27 de mayo se dio por validado el año escolar 2019-2020 para preescolar, primaria, secundaria y liceo, que no tienen que pasar un examen de estado.

Reapertura del culto en las iglesias

El 20 de mayo, vísperas de la fiesta de la Ascensión, ya se pudo celebrar la Eucaristía con público y se abrieron las parroquias guardando todas las medidas prescritas por el gobierno para impedir la propagación de la enfermedad, el distanciamiento ha hecho que tengan que aumentar el número de Misas los domingos, porque gracias a Dios las Iglesias están llenas.

Mari Carmen Alfonso, Hermana de la Consolación en Eslovaquia: “Descubrí que la única razón de mi existencia era vivir por Dios  y para Dios”

Mari Carmen Alfonso pertenece a la Congregación de Hermanas de Ntra. Sra. de la Consolación, es de Onda, aunque lleva casi 10 años en la ciudad eslovaca de Žilina, en el norte del país.

¿Cómo conociste a las Hermanas de la Consolación?, ¿Por qué elegiste el carisma de Consolar?

Conozco a las hermanas desde muy pequeña, ya que estudié en nuestro colegio, y allí María Rosa Molas se convirtió en alguien muy cercano para mí, en alguien que alentaba y empujaba mi vida a ser mejor y a amar más. Fui a los grupos del COM (etapa juvenil), me comprometí como monitora, y poco a poco el Carisma de la Consolación se convirtió en un estilo de vida, un ideal y una necesidad urgente que veía y experimentaba, tanto en mí como en los otros. Sencillamente… era el mío.

¿Hermana de la Consolación?, ¿Por qué una decisión así?

En la universidad estudié Trabajo Social, y allí pude acercarme más a la pobreza y al sufrimiento de la gente, tuve momentos de crisis en los que las respuestas eran pocas, y solo las pude encontrar en Dios. Después de una Pascua, el sentido de mi vida cambió, y poco apoco fui profundizando en este nuevo mirar y vivir desde una esperanza y confianza en Dios y en el hombre.

Tras la Jornada Mundial de la Juventud de Roma comprendí en mi interior que en mi vida faltaba algo, me sentía tan llena de Dios y de los otros (familia, amigos…), que no podía más que darlo todo para que otros también puedan conocer lo que yo había descubierto. Y aunque me costó bastante dar el paso descubrí que la única razón de mi existencia era vivir por Dios  y para Dios.

¿Qué significa para ti ser hermana de la Consolación?, ¿Cómo vives tu vocación hoy?

Actualmente estoy en Eslovaquia, llevo casi 10 años aquí, acercándome a la realidad de la gente de la calle y con la misión de Consolar a esta gente, lo que no es nada fácil. Todo lo que he vivido hasta ahora hace descalzarme para escuchar el grito de los que, por circunstancias de la vida y malas elecciones, se encuentran en las encrucijadas del abandono, de la soledad, de la dependencia, de la falta de esperanza, de la pérdida de un horizonte mejor.

Para mí, ser hermana hoy  es caminar y acercar al Dios del Consuelo a estas realidades concretas, porque sólo Él es el que da sentido, y llena de esperanza y caridad nuestros gestos y palabras.

¿Qué les dirías hoy a los jóvenes?

 

Que tengan grandes ideales, que no se cansen de luchar por un mundo mejor, que no se cansen de soñar y que confíen en ese Dios de la Consolación que nos ayuda, nos alienta, y nos enseña a mirar, a entender, a acoger y a amar como Él…, porque  siguiéndole a Él somos la mejor versión de nosotros mismos.

 

 

 

 

Las Hermanas de la Consolación, distinguidas con el mérito a la Solidaridad de la Diputación en el Día de la Provincia

Esta mañana la Diputación Provincial de Castellón ha entregado a las Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación del Hospital Provincial la Distinción al Mérito Solidario en la celebración del Día de la Provincia, con el que se reconoce “su servicio impagable a la sociedad castellonense desde 1860 a través de la fe, el cuidado emocional y el dar esperanza a miles de castellonenses cuando más lo necesitaban y por su labor durante siglo y medio en el que han acompañado a centenares de enfermos dando humildad, afecto y proximidad”, han destacado desde la institución supramunicipal, así como “por haber impregnado al Hospital Provincial de su carisma y dotarlo de una personalidad propia reconocida por su excelente trato al paciente”. Leer más

Movimiento Consolación Castellón

El Movimiento Consolación de Castellón se va de campamentos

La primera quincena de julio 92 niños y adolescentes del Movimiento Consolación de Castellón han participado en un campamento en el Centro La Salle de Llíria. Se trata de la actividad de verano de un proyecto educativo que durante el año implica a 300 personas alrededor del Colegio de las Hermanas de la Consolación de la Plana. También hay otros grupos vinculados a las comunidades de Vila-real, Onda, Burriana, Nules y L’Alcora.

Leer más