Nules acoge la 29 edición del pregón de Semana Santa

La vigésimo novena edición del Pregón diocesano de Semana Santa se celebró el pasado sábado 9 de marzo en la Iglesia de San Bartolomé y San Jaime de Nules, presidido por Monseñor López Llorente, Obispo de la Diócesis. En esta ocasión la Junta local de Cofradías de la localidad de la Plana Baja ha sido la encargada de organizarlo. El pregón de este año ha sido pronunciado por Federico Jiménez de Cisneros y ha girado en torno a la Semana Santa de Nules y -por extensión- a la Semana Santa de toda la Diócesis. El pregonero hizo un recorrido de las procesiones y las tradiciones de la localidad, con especial referencia al besapiés de la imagen del Cristo yacente, animando a hacerlo este año como expresión de agradecimiento al Corazón de Cristo, y la devoción a la Virgen de la Soledad, patrona de Nules, “que es quien nos acerca a su Hijo Jesucristo”. Leer más

Cientos de fieles de la Diócesis participan en la peregrinación del Año Jubilar Vicentino y veneran la reliquia

Monseñor López Llorente ha presidido la peregrinación diocesana que -con motivo del Año Jubilar Vicentino, que conmemora los 600 años de la muerte de san Vicente Ferrer- se ha celebrado esta mañana en Segorbe y que ha congregado a numerosos sacerdotes y fieles de la diócesis en la capital del Alto Palancia. Don Casimiro ha dado gracias a Dios “por este año tan hermoso en el que hemos podido recordar la figura del dominico universal, un hombre de paz y concordia en la sociedad y de unidad en la Iglesia, así como su carisma de predicador itinerante. Un gran santo y un hombre de Dios”, ha subrayado. Leer más

Don Casimiro celebra la tradicional reunión mensual con los sacerdotes jóvenes de la Diócesis

Monseñor López Llorente ha celebrado su tradicional reunión mensual con el clero joven de nuestra diócesis. En esta ocasión, nuestros sacerdotes se han reunido con el Obispo de Segorbe-Castellón en la Parroquia de Santo Tomás de Villanueva de Castellón y han reflexionado sobre la importancia de la Penitencia. Don Jaime Sancho, rector de la Basílica de la Mare de Déu dels Desamparats, ha sido el encargado de impartir la charla formativa y ha comenzado glosando para los presentes los momentos y autores más importante en la historia de la dicho sacramento, a fin de comprenderlo y reactivarlo en el momento presente.

Leer más

Monseñor López Llorente: “La Cuaresma tiene un sentido penitencial que nos prepara para la Pascua”

Don Casimiro López Llorente ha celebrado la Santa Misa del Miércoles de Ceniza en la Catedral de Segorbe, que ha congregado a numerosos fieles entre los que se encontraban los alumnos de los colegios diocesanos de La Milagrosa y el Seminario Menor, así como el equipo docente de ambos centros educativos. El Obispo de Segorbe-Castellón ha reflexionado en la homilía de dicha celebración eucarística sobre el sentido del Tiempo de Cuaresma que se inicia hoy –ha explicado- y que “posee un sentido penitencial que nos introduce y prepara para la Pascua”. Leer más

Mons. López Llorente se reúne con profesores y párrocos de los dos arciprestazgos de Castellón

Monseñor López Llorente se reunió los pasados 19 y 20 de febrero con los profesores de religión y los párrocos de los dos arciprestazgos de la capital de La Plana – Santa María de Lledó y Santísima Trinidad– con motivo de la visita pastoral que ha realizado a dichos territorios. El principal objetivo de dicho encuentro fue alentar pastoralmente a los dos grupos para que haya una mayor relación entre ambos y crezca, así, el apoyo mutuo en la tarea de formar cristianos creyentes y discípulos misioneros. Leer más

Monseñor López Llorente en Atzeneta: “Recuperar el patrimonio artístico significa recordar el patrimonio espiritual”

El Obispo de Segorbe-Castellón ha bendecido esta mañana la torre-campanario de la Parroquia de San Bartolomé de Atzeneta del Maestrat, acompañado del párroco de la localidad de la comarca del Alcalatén, Francisco Francés, y numerosos fieles adzanetenses, que también han participado en la Santa Misa de acción de gracias, presidida por Don Casimiro.

Monseñor López Llorente ha manifestado en la homilía que “recuperar el patrimonio artístico significa recordar el patrimonio espiritual, porque es expresión de la fe de nuestros antepasados. Fruto de esa fe surge el patrimonio, una casa para escuchar la palabra, celebrar los sacramentos y vivir la vida de la comunidad”.

La palabra de Dios que hemos escuchado hoy –ha continuado- nos marca algunas pautas para ello. La primera lectura muestra a Dios creador que sale al encuentro de Adán y Eva. “El Dios en que creemos no es un Dios lejano, que haya creado el mundo y lo haya dejado caminar a su libre albedrío, sino un Dios que está presente, que lo ha creado por amor y para la vida”.

El maestro del coro cantó el salmo del día.

El pecado original que hemos escuchado del libro del Génesis no es sino el querer vivir al margen de Dios, ser como dioses. “Quizás sea la primera tentación que tenemos los cristianos hoy, dentro de un contexto de secularización, es decir, de prescindir de Dios en nuestra vida”. Nuestros primeros padres quisieron ser como dioses, conocer el bien y el mal sin tener en cuenta la ley natural, que está inscrita en el corazón de cada uno, lo que Dios nos va mostrando.

“Es otra de las tentaciones de hoy”, ha resaltado: “cada uno, según su arbitrio, quiere decidir lo que es bueno y lo que es malo; incluso cuando va en contra de la naturaleza humana. Ahí reside el origen del mal moral como algo que es hechura de los humanos. Cuando nos alejamos de Dios, cuando seguimos nuestro camino, cuando lo suplantamos, se rompe la relación. No solo con Él, sino también entre el hombre y la mujer”.

Un momento de la Santa Misa.

La mayor pobreza de nuestro tiempo es la ausencia de Dios

Monseñor López Llorente también se ha referido a uno de los grandes males de nuestro tiempo, la ausencia de Dios en la vida de las personas. El Obispo de la Diócesis ha seguido comentando el pasaje del libro del Génesis y ha llamado a los presentes a “recuperar a Dios en nuestras vidas, como el Dios que nos crea por amor y nos llama a vivirlo en plenitud”. “Él sale a nuestro encuentro y no se olvida de nosotros; atiende nuestras necesidades porque es compasivo y misericordioso”, ha recordado.

Glosando el evangelio del día, el milagro de la multiplicación de los panes y los peces, Don Casimiro ha narrado como Jesús también sale al encuentro hoy de nosotros “como lo hizo con aquella multitud que le seguía desde hacía tres días, y en la que ve su necesidad de alimentarse y la atiende, para que sintamos la presencia de Dios en nuestra vida, para que en Él encontremos el camino para volver al Padre”.

Don Casimiro durante la distribución de la sagrada comunión.

Finalmente, el Obispo de Segorbe-Castellón ha profundizado en el significado del mencionado milagro de la multiplicación de los panes y los peces que nos narra san Marcos, pues nos remite a la Eucaristía, “que es el pan vivo bajado del cielo, que es Dios mismo que se nos da como alimento para fortalecernos y ayudarnos a seguir caminando hacia el encuentro definitivo con El Señor”.

Tras la Misa de acción de gracias y la bendición del recién restaurado campanario, Don Casimiro ha inaugurado junto al alcalde la localidad la exposición sobre las obras de restauración, que cuenta con numerosas fotografías y un vídeo que narra cómo se han desarrollado las obras. A continuación, los asistentes han degustado dulces tradicionales de la localidad como colofón a una mañana de ambiente festivo.

El Obispo de Segorbe-Castellón bendijo la torre-campanario.
Así ha quedado la torre-campanario tras la restauración.

El Obispo preside la reunión de Arciprestes, celebrada en el Palacio Episcopal de Castellón

Esta mañana se ha celebrado la reunión de Arciprestes, que ha tenido lugar en el Palacio Episcopal de Castellón y que ha estado presidida por el Obispo de la diócesis de Segorbe-Castellón, Monseñor López Llorente. Los asistentes al encuentro han comenzado con el rezo de la hora intermedia. A continuación, el Vicario de Pastoral, Miguel Abril, ha entregado una memoria resumen del Encuentro Diocesano de Apostolado Seglar –celebrado el pasado sábado 2 de febrero en el Seminario Mater Dei- en la que se detallan tanto los temas tratados en el comienzo de la fase diocesana preparatoria del Congreso Nacional del Laicado, que se celebrará en Madrid en el año 2020, como las personas que participaron en dicho encuentro.

Posteriormente, los diferentes arciprestes han estado dialogando a propuesta de Don Casimiro sobre cómo seguir trabajando el material proporcionado por la Conferencia Episcopal Española en las parroquias hasta el mes de noviembre de este año 2019, fecha en la que está prevista que termine dicha fase preliminar con la celebración de un encuentro que tendrá lugar en torno al Día de la Iglesia Diocesana y que servirá para aportar las conclusiones.

A continuación, los asistentes han tratado el punto del orden del día referente al funcionamiento de los Consejos pastorales Arciprestales y Parroquiales, sobre si están constituidos, las dificultades que se están encontrando para constituir los que todavía no lo han hecho, cuestión que ha llevado a analizar cuál es el estado actual del clero y el estudio de su situación.

Finalmente, el Vicario del Clero, Marc Estela, ha explicado a los presentes en qué consistirá la peregrinación a la Catedral de Segorbe que, con motivo del Año Jubilar Vicentino, se celebrará el próximo día 9 de marzo en la capital del Alto Palancia.

Monseñor López Llorente: “Si el Estado se arroga el derecho de educar a sus ciudadanos podemos caer en un totalitarismo”

Monseñor López Llorente ha manifestado esta mañana -en el transcurso de la presentación de la campaña #yoelijo, que reclama el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos- que si el Estado se arroga el derecho a educar a sus ciudadanos, suplantando el derecho originario de las familias, podemos caer en un totalitarismo. El Obispo de Segorbe-Castellón ha recordado que el derecho de educar corresponde, en primer lugar, a los padres; “no al Estado, sino a los padres”, ha recalcado. “Es un derecho que la propia Constitución Española reconoce. Es algo propio de los padres educar a sus hijos según sus convicciones religiosas y morales. Y para que ello sea efectivo, se crean varias opciones para que puedan elegir en libertad. El primer pacto educativo lo tenemos en el artículo 27 de la Constitución Española, que fue votada por una inmensa mayoría de los españoles”.

“No se trata solo de la posibilidad –ha continuado Don Casimiro- de elegir entre un colegio de titularidad pública o privada, sino que también los padres puedan educar en sus convicciones. Porque este derecho afecta también a los centros de titularidad pública. El eslogan, escuela única, laica y pública no es constitucional porque no les ofrece a los padres que eligen la pública la posibilidad de educar a sus hijos desde la libertad. La escuela de titularidad pública, por ser publica, tiene que ser conforme a la sociedad, que es plural. Esto hay que conectarlo con el artículo 16 de la Constitución, que obliga al Estado y a todas las instituciones públicas a ser neutrales ideológicamente. Por tanto, también en las escuelas públicas, los padres tienen derecho a que sus hijos sean educados conforme a sus convicciones”, ha finalizado.

La manopla con el lema de la campaña.

Por su parte, el delegado diocesano de Enseñanza de Segorbe-Castellón y portavoz de la campaña, Mauro Soliva, ha afirmado que “la libertad de enseñanza, así como la creación de centros docentes y de educar a los hijos conforme a las propias convicciones, deben asegurarse a través de los conciertos educativos o mediante otro tipo de ayudas dirigidas a los colegios de iniciativa social. Los poderes públicos tienen la obligación de promover las condiciones para que la libertad e igualdad en materia educativa sean reales y efectivas, y no levantar barreras que impidan y dificulten el ejercicio pleno del derecho que tienen los padres sobre la educación de sus hijos”.

Asimismo, ha recordado que dentro de unas semanas comenzará el proceso de admisión del alumnado para el próximo curso, y las familias “se van a encontrar con esos muros levantados por la administración como la eliminación del criterio de demanda social o el tema de la zonificación, que impide a los padres elegir otro colegio que no sea el que tienen al lado de su casa, entre otros”, ha concluido.

Varios directores de colegios acudieron a la presentación de la campaña.

La campaña #yoelijo que se ha presentado hoy en Castellón, ha contado con la participación de directores de centros, profesores y padres, que representan a más de 14.000 familias y 36 centros educativos de la provincia y ha logrado más de 10.000 firmas en los seis días que han transcurrido desde su lanzamiento en toda la Comunidad Valenciana. “Esta rápida respuesta demuestra la gran preocupación social que existe sobre el actual modelo educativo y la disconformidad con unas políticas que vulneran la enseñanza en libertad”, ha señalado Vicente Morro, portavoz de dicha iniciativa.

Actualmente, en España hay más de dos millones de niños escolarizados en colegios concertados. En el caso de la Comunitat Valenciana, según datos del Ministerio, el número supera los 200.000, lo que supone un 26%, aunque la Consellería de Educación reconoce que, en el último curso, del total de nuevos alumnos escolarizados con tres años, un 34% pidieron centros concertados (ocho puntos porcentuales más). Esto supone que 13.280 nuevos alumnos solicitaron colegios concertados, de los cuales un 18% no pudo entrar en la opción seleccionada, según datos de la propia Conselleria.

Varios asistentes ya han firmado el manifiesto.

Para defender el derecho de los padres, así como el de los titulares a crear centros y el de los docentes a desarrollar su labor en un centro de su elección se ha lanzado esta campaña, que busca visibilizar la preocupación de la comunidad educativa por el actual sistema de enseñanza español y las políticas que se están realizando hacia la imposición y uniformidad. “Necesitamos una verdadera educación en libertad que forme personas libres, conscientes y creadoras, como servicio a la sociedad y al bien común”, señalan los impulsores de esta iniciativa, desarrollada por 730 colegios y más de 150.000 familias de la Comunidad Valenciana y que agrupa además a un amplio colectivo de ciudadanos a través de la Federación de Centros Educativos de Valencia (Feceval), Escuelas Católicas Comunitat Valenciana, CONCAPA Comunidad Valenciana, Arzobispado de Valencia, los Obispados de Segorbe- Castellón y de Orihuela-Alicante, la Universidad Católica San Vicente Mártir, la Universidad CEU Cardenal Herrera y los Colegios Diocesanos de Valencia, Segorbe-Castellón y Orihuela-Alicante.

Para más información, puede visitar la página web: https://yoelijoeducacion.com/

Los participantes en el acto de presentación de #yoelijo.

Monseñor López Llorente se reúne con el clero joven de la diócesis, en Nules

Monseñor López Llorente ha celebrado la tradicional reunión mensual con el clero joven de la Diócesis, que este mes de febrero ha tenido lugar en la Parroquia de san Bartolomé y san Jaime de Nules. La jornada comenzó con el rezo de la hora intermedia en la capilla de la Adoración Eucarística Perpetua de la localidad de la Plana Baja y continuó con la conferencia impartida por Santiago Bohigues, director del Secretariado de Espiritualidad de la diócesis de Valencia, que disertó sobre la espiritualidad sacerdotal de la que –recordó- tiene que brotar el manantial del que bebe la vida de un presbítero: “El sacerdote debe estar unido a Jesucristo, que nos eligió y que siempre nos acompaña”, ha subrayado.

La conferencia ha estado dividida en dos partes. Primero, el ponente ha reflexionado sobre la espiritualidad del sacerdote, de cómo el Concilio Vaticano II subsanó la mentalidad de secularización e historicidad que extendió una concepción falsa de lo que significa la santidad sacerdotal: “Nuestra santidad –ha afirmado- consiste en conocer el amor de Dios y cómo lo desarrollamos por medio de la Palabra, la Eucaristía y la caridad pastoral. La santidad no consiste solo en celebrar la Santa Misa, sino en vivirla; la caridad pastoral consiste en dar a cada persona el tiempo que necesite; la oración es el medio a través del cual llego a todos y en la eucaristía me ofrezco por todos”.

A continuación, Santiago Bohigues ha hablado sobre la realidad sacerdotal. El sacerdote es un hombre en relación con el Padre por medio del Espíritu, que se considera hijo de Dios. Esto le lleva a personificarse existencialmente con Jesucristo. “El sacerdote no es un francotirador; es partícipe de un cuerpo”. Está unido al obispo y a un presbiterio y se relaciona con una comunidad a la que santifica y que le santifica. La Gracia prima sobre la mera acción. El desánimo, la amargura, la falta de generosidad y entrega, son elementos que anulan la fraternidad. “Un sacerdote que no experimenta la misericordia de sus pecados no puede ser nunca misericordioso. Debemos experimentar la misericordia de Dios constantemente; si no, estaremos ideologizados y nuestra palabra no tendrá ningún fruto porque predicaremos de la misericordia de libro y no sobre la fe, que es una realidad encarnada”, ha destacado. También ha hablado de la relación del sacerdote con la sociedad, que debe ver que está implicado en una misión pero sin dejar que el mundo le engulla.

Por su parte, Monseñor López Llorente ha manifestado la necesidad de la presencia del sacerdote en la vida de la diócesis y en sus principales hitos, como es el caso de las reuniones de los arciprestazgos: “La diócesis es más que un elemento jurídico; la patria espiritual del sacerdote a la que se siente unido y por la que forma parte de un cuerpo que forma la Iglesia universal”.

La reunión ha finalizado con la habitual comida de fraternidad y un rato de animada y agradable tertulia.

Monseñor López Llorente: “Quien no olvida el pasado para mirar al presente, puede proyectar el futuro con firmeza”

Monseñor López Llorente ha conmemorado esta mañana el Centenario de la Caixa Rural de Vila-real con la celebración de la Santa Misa de acción de gracias en la Iglesia Arciprestal de la localidad de la Plana Baja. El obispo de Segorbe-Castellón ha animado a los miembros de dicha institución a “no olvidar el pasado para mirar al presente y poder, así, proyectar el futuro con firmeza para caminar desde esos principios que están en su origen, que tan sabiamente percibieron los fundadores, y que se pueden resumir en tres palabras: vocación, misión y el camino del amor”.

“Estáis llamados, como lo estuvieron vuestros fundadores, a vivir desde la fe, en el compromiso cristiano, unidos, para favorecer a todos aquellos que trabajan en el campo. Una caja que se denomina católica no puede estar dirigida solo por el lucro, sino que debe tener también esta sensibilidad social, como la que tenéis y debéis mantener vosotros. Porque en el centro de la obra cooperativa debe estar la persona, para que se desarrolle en todas sus dimensiones, porque así es como colaboráis a la construcción del bien común, generando aquellas condiciones que favorecen el desarrollo de las personas”, ha manifestado.

Proclamación del Evangelio.

Compromiso cristiano en la vida económica y social

El obispo de Segorbe-Castellón ha recordado que estos 100 años de historia de la Caja Rural y la Cooperativa no pueden entenderse sin la presencia del Sindicato Agrario Católico: “Hoy recordamos a aquellos catorce jóvenes que el día 30 de enero de 1919 se reunían en el Círculo de la Inmaculada de Jóvenes Obreros para fundar el Sindicato Agrario Católico y su Caja Rural. Y lo hacían desde su fe, su compromiso cristiano, llevados por las exigencias de la doctrina social de la Iglesia, alentados por el padre jesuita Vicent. Ellos tenían muy presente la doctrina social de la Iglesia, plasmada en la magna encíclica ‘Rerum Novárum’ (‘De las Cosas Nuevas’) de León XIII y, también, la ‘Quadragésimo Anno’ (‘En el Cuadragésimo Año’) del Papa Pío XI. Todo lo que, como fruto y derivación de la fe, impulsa a un cristiano a vivir su compromiso en la vida económica y social, porque la fe no pertenece al ámbito privado sino que impulsa el compromiso con los demás”.

La finalidad de la puesta en marcha del Sindicato Agrario Católico y la Caja Rural –ha subrayado- “fue ayudar a los agricultores para que accedieran a maquinaria, a plantas, a fertilizantes y para que los menos pudientes pudieran acceder a préstamos. Ese impulso social les llevó también a ampliar el sindicato, donde no solo entraron agricultores sino obreros y la misma patronal. En un momento donde la Seguridad Social no existía, ellos se preocupaban de que a los socios pobres y enfermos no les faltara dinero ni atención médica. Consideraron también como deber suyo la promoción cultural, por lo que surgió la escuela gratuita nocturna, a la que llegaron a asistir entre 150 y 200 personas. También su implicación en las obras sociales que surgían en la ciudad y su ayuda a la Iglesia de la Sangre y a la reconstrucción de San Pascual. Eso es lo que hay que recordar y agradecer”.

Vista general de los asistentes a la celebración.

Asimismo, se ha felicitado de que los actuales responsables de la institución centenaria hayan adaptado la Caja Rural y la Cooperativa a los nuevos tiempos y necesidades, al tiempo que han hecho posible el acceso a medios para el trabajo de los agricultores en un mundo globalizado, así como no haber olvidado nunca su dimensión social,”no sólo para vuestros socios de la cooperativa, sino para otras entidades como la Cruz Roja, la Joventut Antoniana y Cáritas”, ha recalcado.

Finalmente, Monseñor López Llorente se ha referido al camino del amor que nos muestra hoy san Pablo en la segunda lectura de la Santa Misa: “Ya podíais ser inmensamente ricos; si no tenéis amor, no sois nada. El amor debe ayudar también al trabajo comunitario, cooperativo, con vuestro consejo rector. Y, cuando hablamos de amor, hablamos del “agapé”, que no es hacer una simple caridad. Fijaos que san Pablo se dirige a aquella comunidad de Corinto donde los más débiles estaban marginados, y les llama la atención porque aquella situación es la que generaba envidia, avaricia, codicia, el deseo de marginar, oprimir y excluir a aquel que no tenía una condición social determinada. Por eso hemos rogado al principio de la eucaristía que El Señor nos conceda la gracia de amarle para que, así, desde Él, podamos amar a los demás. Ese mandamiento nuevo que también tiene que estar presente en vuestra cooperativa y en la caja rural. Que esta magna obra que tantos frutos ha dado en Vila-real y en toda su comarca, siga produciendo frutos de bien para todos. Que aquella andadura que comenzó hace ahora cien años siga con la bendición del Señor por muchos años más, pero sin olvidar la raíz, la condición católica. Cada uno por todos y Dios para todos”, ha concluido.