Días de encuentro con el Pastor

Queridos diocesanos:

El próximo domingo, 21 de enero, comenzaré la visita pastoral a las parroquias y otras comunidades eclesiales de la Ciudad de Castellón de Plana.

La visita pastoral es el encuentro del Obispo como pastor – de ahí el nombre visita pastoral- con los fieles y las comunidades eclesiales, que integran la Iglesia diocesana. Se inscribe en una antigua tradición, que arranca de los Apóstoles.

Leer más

Agradecer y vivir nuestro bautismo

Queridos diocesanos:

En la Fiesta del Bautismo de Jesús, este domingo,7 de enero, con la que concluye el tiempo de Navidad, revivimos el bautismo de Jesús a orillas del río Jordán de manos de Juan Bautista. Jesússe deja bautizar como uno más por Juan y transforma el gesto deeste bautismo de penitencia en una solemne manifestación de su divinidad. “Apenas salió del agua, vio rasgarse el cielo y al Espíritu bajar hacia él como una paloma. Se oyó una voz del cielo:Tú eres mi Hijo amado, mi preferido” (Mc 1, 11). Son las palabras de Dios-Padre que nos muestra a Jesús como su Hijo unigénito, su Hijo amado y predilecto, al inicio de su vida pública: Jesús es el Cordero que toma sobre sí el pecado del mundo y que ahora comienza públicamente su misión salvadora; Él es el enviado por Dios para ser portador de justicia, de luz, de vida y de libertad. En el Jordán se abre una nueva era para toda la humanidad. Este hombre,aparentemente igual a todos los demás, es Dios mismo, que viene para liberar del pecado y dar el poder de convertirse “en hijos de Dios, a los que creen en su nombre; los cuales no nacieron de sangre, ni de deseo de hombre, sino que nacieron de Dios” (Jn 1, 12-13).

Leer más

Fiesta de la Sagrada Familia. Jornada de la Familia

 

Basílica del Lledó, Castellón – 30 de diciembre de 2017

****

(Si 3,2-6.12.14; Sal 127; Col 3,12-21; Lc 2.41-52)

 

Amados todos en el Señor, queridos niños, matrimonios y familias!

Dentro de la octava de Navidad celebramos la Fiesta de la Sagrada Familia. Porque la Navidad es la Fiesta del Amor de Dios que se hace hombre para hacer partícipes a todos los hombres de su amor y de su vida y es en el seno de una familia, la Sagrada Familia, donde es acogido con gozo, nace y crece el Hijo de Dios, hecho hombre. Como, ya señaló Benedicto XVI, “Jesús se hizo hombre para traer al mundo la bondad y el amor de Dios; y lo hizo [en la familia] allí donde el ser humano está más dispuesto a desear lo mejor para el otro a desvivirse por él y a anteponer el amor por encima de cualquier otro interés y pretensión”. Por ello, en esta Fiesta celebramos también la Jornada de la familia.

Leer más

Día de Navidad

 Castellón de la Plana, S.I. Concatedral, 25 de diciembre de 2017

****

(Is 52,7-10; Sal 97; Hb 1,1-6; Jn 1,1-18)

 

Amados hermanos y hermanas en el Señor!

 

Os anuncio una gran alegría… hoy os ha nacido, en la ciudad de David, un Salvador, el Mesías, el Señor” (Lc 2,10-11). Estas palabras del ángel a los pastores proclaman el gran acontecimiento, que hoy celebramos: el nacimiento de Jesús en Belén. El es el Mesías esperado, el Salvador de toda la humanidad, el Señor de tierra y cielo, de la historia y del universo. Jesús nace en una familia pobre, pero rica en amor. Nace en un establo, porque para Él no hay lugar en la posada (cf. Lc 2,7); es acostado en un pesebre, porque no tiene una cuna; llega al mundo ignorado de muchos, pero acogido y reconocido por los humildes pastores, que reciben con asombro el anuncio del ángel. Los ángeles revelan el misterio escondido en el nacimiento de este Niño y proclaman “gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor” (Lc 2,14). La alabanza a lo largo de los siglos se hace oración que sube del corazón de todos aquellos, que siguen acogiendo al Hijo de Dios.

Leer más

La Buena Noticia de la familia

 

 Queridos diocesanos:

En Navidad, el Hijo de Dios hecho hombre, nos muestra a Dios y nos ofrece su amor; y, a la vez, el Niño Dios nos muestra quién es elser humano, su verdadero rostro, su origen y su destino, según el proyecto de Dios. En Jesús queda renovada la creación entera y el ser humano, hombre y mujer; todas las dimensiones de la vida humana han sido desveladas e iluminadas en su sentido más profundo por Él;además han quedado sanadas y elevadas. En el Hijo de Dios,el matrimonio y la familia han adquirido también su verdadero sentido, y toda vida humana, don y criatura de Dios, llamada a participar sin fin de su amor, ha adquirido una dignidad y un valor inalienables.

Fiel a Jesús y a suevangelio del matrimonio y de la familia, la Iglesia proclama que la familia se funda, según el querer de Dios, en la unión indisoluble entre un hombre y una mujer, quienes, en su mutua entrega, han de estar responsablemente siempre abiertos a una nueva vida y a la tarea de educar a sus hijos. Para quien se abre a Dios y a su gracia, es posible vivir esteevangelio del matrimonio y de la familia.

En este domingo después de la Navidad celebramos la Fiesta de la Sagrada Familia y, con esta ocasión, la Jornada de la familia. Porque fue en el seno de una familia, la familia de Nazaret, donde fue acogido con gozo, nació y creció Jesús, el Hijo de Dios, hecho hombre. La familia de Nazaret, formada por José, María y Jesús, es un hogar en que cada uno de sus integrantes vive el designio amoroso de Dios para con cada uno de ellos: José, su vocación de esposo-padre;María, la de esposa-madre y Jesús, la de Hijo de Dios, enviado para salvar a los hombres.En este hogar es donde Jesús pudo educarse, formarse y prepararse para la misión recibida de Dios. La Sagrada Familia es una escuela de amor recíproco, de acogida y de respeto, de diálogo y de comprensión mutua, y es una escuela de oración; es el modelo donde todas las familias cristianas pueden encontrar la luz para vivir de acuerdo con la voluntad de Dios.

San Pablo, en su carta a los Colosenses (3,12-21), nos muestra la unidad de vida yde comunión en el amor que ha de darse en la familia cristiana. Un amor que ha de ser siempre recíproco y fiel, entregado y respetuoso; un amor, que para ser verdadero, incluye necesariamente el perdón: ‘Sobrellevaos mutuamente y perdonaos’. Este es el verdadero amor, que es, a su vez, el único vínculo capaz de mantener unidos a los esposos y a la familia más allá de cualquier dificultad o problema. Este amor es el verdadero alimento de la familia, que ayuda a crecer a los esposos y a los hijos, yque preserva a la familia de la desintegración. Este amor no es mera simpatía, ni un sentimiento volátil o una pasión pasajera. Este amor no es egoísta, ni individualista, porqueno es búsqueda de sí mismo.El verdadero amor es donación y entrega desinteresada, que busca siempre el bien del otro.

El papa Francisco en su carta para el IX Encuentro Mundial de la Familia en Dublín,en 2018, escribe: “Nos podríamos preguntar: ¿El Evangelio sigue siendo alegría para el mundo? Y también: ¿La familia sigue siendo una buena noticia para el mundo de hoy?”; y responde: “¡Yo estoy seguro de que sí! Y este ‘sí’ está firmemente fundado en el plan de Dios. El amor de Dios es su ‘sí’ a toda la creación y al corazón de la misma, que es el hombre. Es el ‘sí’ de Dios a la unión entre el hombre y la mujer, abierta a la vida y al servicio de ella en todas sus fases; es el ‘sí’ y el compromiso de Dios con una humanidad a menudo herida, maltratada y dominada por la falta de amor. La familia, por lo tanto, es el ‘sí’ del Dios Amor. Sólo partiendo del amor la familia puede manifestar, difundir y regenerar el amor de Dios en el mundo. Sin amor no se puede vivir como hijos de Dios, como cónyuges, padres y hermanos”.

Estas palabras nos urgena los cristianos a acoger, vivir y proclamar sin miedos ni complejos la verdad y la belleza de la familia, según el plan de Dios, como una comunión de vida y amor, fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, abierta al don de la vida humana,y para siempre. Y hemos de hacerlo conscientes de vivir en un contexto social, político y legislativocontrario al verdadero matrimonio y a la familia. A la vez, hemos de pedir para la familia, célula básica de la sociedad, el respeto y el apoyo económico, social, político y mediático que en justicia se merece.

Vivamos y anunciemos la Buena Noticia del matrimonio yde la familia.

Con mi afecto y bendición,

+ Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Navidad: El Hijo de Dios se hizo carne

Queridos diocesanos:

Un año más celebramos la Navidad. Fijemos nuestra mirada en el gran misterio que celebramos: Jesús, el niño que nace en Belen, es Dios mismo quien se encarna y se hace un hombre como nosotros para abrirnos el camino hacia la comunión plena con Él, hacia la salvación. Este es el núcleo de la Navidad, lo que los cristianos celebramos antes de todo en la Navidad; este es el motivo de nuestra alegría navideña y de nuestros gestos y buenos deseos en estos días. Lo recuerdo de nuevo, aunque a muchos les pudiera parecer innecesario, por obvio; pero muchos lo olvidan o lo ocultan. Leer más

El Obispo felicita la Navidad a los 53 misioneros de la Diócesis

El Obispo de Segorbe-Castellón, Mons. Casimiro López, ha felicitado la Navidad a todos los misioneros y familias en misión de la Diócesis pocos días antes de celebrar la Natividad del Señor, con la que ha querido mostrarse cercano y agradecido por “la dedicación en la misión ad gentes para llevar la cercanía de Dios a todos”.

El pasado 22 de octubre, toda la Iglesia católica celebró la Jornada Mundial de las Misiones: el día del Domund, bajo el lema “Sé valiente, la misión te espera”. Cada año, dijo el Obispo en su carta semanal, esta Jornada es una “ocasión privilegiada para que todos los integrantes del Pueblo de Dios tomemos conciencia de la permanente validez del mandato misionero de Jesús de hacer discípulos suyos a todos los pueblos”.

El Obispo los anima a “ser valientes”

En la Diócesis, actualmente, hay 53 misioneros: cuatro sacerdotes, cinco familias en Chile, EE UU, Francia, Hungría y Ucrania, y religiosos y seglares. A todos ellos, Mons. Casimiro López les anima a ser valientes y “salir de nuestra comodidad para encontrarnos con el otro y llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio”. Y de una forma especial, en estos días cercanos a la Navidad, el Obispo invita a todo cristiano a “cultivar la conciencia misionera en nuestras comunidades parroquiales”.

Un dato importante que confirma la sensibilidad del pueblo de Segorbe-Castellón por la evangelización es que, en la Campaña del Domund de 2016, se recaudó un total de 102.787 euros destinado a las misiones.

 

Felicitación navideña del Sr. Obispo a los misioneros

¡¡¡FELIZ Y SANTA NAVIDAD¡¡¡

 

 Castellón de la Plana, 20 de diciembre de 2017

 

Queridos hermanos misioneros y familias en misión:

 

Desde la distancia física pero con cercanía espiritual recibid todos y cada uno de vosotros un afectuoso saludo de vuestro Obispo y de esta querida Iglesia Diocesana de Segorbe-Castellón. En la Nochebuena de 2014 nos decía el papa Francisco: “Cuando nos damos cuenta de que Dios está enamorado de nuestra pequeñez, que él mismo se hace pequeño para propiciar el encuentro con nosotros, no podemos no abrirle nuestro corazón y suplicarle: Señor, ayúdame a ser como tú, dame la gracia de la ternura en las circunstancias más duras de la vida, concédeme la gracia de la cercanía en las necesidades de los demás, de la humildad en cualquier conflicto” (24.12.2014).

 

Haciendo nuestras estas sentidas palabras del Papa Francisco, quisiera mostraros mi cercanía a cada uno de vosotros y mi gratitud por vuestra entrega y dedicación en la misión ad gentes para llevar la cercanía de Dios a todos en sus circunstancias y necesidades. Para todos nosotros, Iglesia peregrina en Segorbe-Castellón, vosotros, los misioneros, sois un estímulo que nos fortalece; nos recordáis la esencial y constitutiva dimensión misionera de nuestra Iglesia, que nos llama a todos -fieles y comunidades- a la renovación y transformación para vivir y comunicar a todos la alegría del Evangelio, como nos exhorta el Santo Padre. Damos gracias a Dios por vosotros, por vuestra vocación, por vuestro testimonio y por vuestra entrega.

 

Navidad no pertenece al pasado sino que es una realidad presente. En la Misa de Nochebuena repetiremos como estribillo del Salmo responsorial estas palabras: «Hoy nos ha nacido el Salvador». Este «hoy» se refiere al acontecimiento del nacimiento de Jesús y a la salvación que la Encarnación del Hijo de Dios viene a traer. En la liturgia ese acontecimiento se vuelve actual y presente; su efecto perdura, a pesar del paso de los días, de los años y de los siglos. Este Nacimiento de Jesús afecta e impregna toda la historia, sigue siendo también hoy una realidad y está destinado a todos. A nosotros, los creyentes, la celebración de la Navidad nos renueva la certeza de que Dios está realmente presente con nosotros: aun estando con el Padre, está cercano a todos. En ese Niño nacido en Belén, Dios se ha acercado al hombre: nosotros lo podemos encontrar ahora, en un «hoy» que no tiene ocaso para mostrarlo a los demás.

 

Que el espíritu de la Navidad, del Dios con nosotros, nos impulse a todos en la tarea de cultivar la conciencia misionera en nuestros fieles y en nuestras comunidades parroquiales, de la que cada uno de vosotros sois testigos, estímulo y fruto.

 

Me pongo a vuestra disposición con la convicción de contar también con vuestra cercanía y oración. Unidos en la oración ante el misterio del Niño Dios y reiterándoos mi gratitud, cercanía y felicitación navideña, recibid mi bendición,

 

 

+ Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

El Niño Jesús nace en la Concatedral

Ayer, 19 de diciembre, la S.I Concatedral Santa María de Castellón acogió a multitud de pequeños, adultos y mayores para celebrar uno de los actos más esperados de la Navidad: el Belén viviente. Los niños y niñas que representaron el nacimiento del Niño Jesús eran alumnos de colegios públicos de la ciudad de la Plana, ayudados de voluntarios y profesores de religión de diferentes centros públicos y privados.

El delegado diocesano de Enseñanza, Mauro Soliva, fue quien abrió este acto, y se dirigió especialmente a los niños para explicarles el verdadero sentido de la Navidad y que “el mejor regalo es recibir a Jesús”. El Obispo, Mons. Casimiro López Llorente, acudió también a vivir y presidir esta conmemoración del nacimiento de Jesús, y les explicó a los más pequeños que “Natividad significa nacimiento, y estas Navidades celebramos el de Jesús, que vino al mundo porque nos ama”.

Adornar las casas en Navidad

El Obispo les animó a adornar las casas con el belén, que conmemora el nacimiento; con el árbol, que nos recuerda la cruz y el árbol de la vida; y con las luces, como la estrella que nos guía hasta Jesús.

Para finalizar la representación, el Obispo bendijo a todos los presentes, y los niños se acercaron a adorar y besar al Niño. Mientras, la Delegación de Enseñanza, organizadora de este acto, obsequió a los presentes con la Palabra de Dios, el Evangelio del próximo año 2018, y como novedad, regaló también las bendiciones para la mesa en Nochebuena y el Belén de las casas.

 

Institución del Catecumenado Bautismal de Adultos y su Normativa Diocesana

 

CASIMIRO LÓPEZ LLORENTE,

POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SEDE APOSTÓLICA

OBISPO DE SEGORBE-CASTELLÓN

******

 

El Concilio Vaticano II ordenó que se restaurase el Catecumenado bautismal de adultos (cf. Sacrosanctum Concilium, 64), como la institución que, en el seno de la pastoral de la Iniciación Cristiana de la Diócesis, está al servicio del proceso de formación en la fe y en la vida cristiana de aquellos personas que desean recibir el bautismo y su inserción al misterio de Cristo e incorporación a la Iglesia.

Leer más