Tres parroquias celebran 50 años de servicio y testimonio

Las parroquias de San Vicente Ferrer de Almassora, San Bartolomé de Onda y Santa Sofía de Vila-real celebran este fin de semana su 50 años de servicio y testimonio. Mons. Casimiro López Llorente  presidirá la eucaristía en Vila-real el sábado por la mañana, a las 12:30h, y por la tarde, a las 19h, en Almassora. El domingo será el turno de San Bartolomé de Onda. Estos aniversarios llegan en un curso en el que el impulso de comunidades parroquiales vivas, evangelizadas y evangelizadoras, es una de las prioridades pastorales de la Diócesis.

 

Alrededor de la celebración litúrgica, las tres comunidades han organizado diversos actos de conmemoración y acción de gracias.

Para Santa Sofía, la ciudad se ha volcado en los festejos. La parroquia tiene un reconocimiento más allá del estrictamente religioso por su labor social y educativa, a través del colegio Diocesano Bisbe Pont. El sábado anterior se organizó un concierto en la Caixa Rural a cargo de la Coral Sant Jaume. En la misa del sábado participarán en las ofrendas la feligresa más anciana y la más joven, María, un bebé de seis meses. El domingo la eucaristía está especialmente pensada para la participación de los niños de catequesis.

 

San Vicente Ferrer aprovechará la visita del Obispo para bendecir los nuevos salones parroquiales que se acabaron en junio tras dos años de obras. Los preparativos han tenido un marcado tono pastoral: en octubre se realizó una asamblea parroquial, y durante este mes se han organizado una mesa redonda y una conferencia, además de un concierto inaugural. Desde el miércoles un triduo de acción de gracias pone de relieve la identidad de Pueblo de Dios, el papel de los seglares y la pertenencia como parroquia. El 10 de diciembre un segundo concierto recordará los 50 años de la primera Navidad en la parroquia, y durante el resto del curso se convocarán otros actos que muestren cómo la Iglesia está vinculada con la vida de las personas.

 

Por su parte, San Bartolomé de Onda ha querido convertir este fin de semana en una escuela de oración porque considera que es la mejor manera de dar gracias a Dios. El viernes se celebrará un rosario contemplativo. El sábado se organiza un tiempo de oración de alabanza a partir de las 10:30h seguido de un juego de mesa creado para enseñar a rezar que han titulado “Los huesos muertos”, en referencia a la profecía de Ezequiel 37. Por la noche está prevista la exposición del Santísimo y el domingo, la eucaristía de acción de gracias, en la que se bendecirán un cáliz y una patena del 50 aniversario.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.