El cuidado de la creación, en el centro de la campaña de Manos Unidas

“Quien más sufre el maltrato al planeta no eres tú”, este es el lema con el que Manos Unidas invita a tomar una aguda toma de conciencia sobre la dramática situación de destrucción que afecta a la «casa común», con la consiguiente desaparición de ecosistemas, el deterioro del territorio, y la fragilidad de las comunidades más pobres.

En Castellón, la ONG católica acaba de lanzar su campaña anual para el año 2020, en un acto que ha contado con la presencia de la presidenta-delegada diocesana, Amparo Faulí, del Obispo, Casimiro López Llorente, así como de Marcel Bikongnyuy, sacerdote camerunés que ha explicado los proyectos que Manos Unidas desarrolla en su país.

Faulí ha explicado que «en esta ocasión, la delegación de Castellón se ha propuesto llevar a cabo dos proyectos, los dos sanitarios, uno de ellos en Haití, para equipar las salas materno-infantiles de un centro de salud, y el otro en Baalseng’la, Camerún, con el que ampliar la formación sanitaria, construir un quirófano, y mejorar los espacios de acogida y atención sanitaria». En total se necesita reunir 155.507 € para poder atender a todas las personas beneficiadas por ambos proyectos, alrededor de 13.000.

Por su parte, Bikongnyuy ha hecho un recorrido por los principales problemas con los que se encuentra la población rural de Camerún, siendo los pobres y necesitados los principales afectados, en especial los niños y las mujeres, «disponen de agua contaminada y enferman, pero además pueden llegar a recorrer distancias de hasta 60 Km para buscar y trabajar una tierra productiva, con el desgaste físico que ello conlleva».

Mons. López Llorente ha defendido que «como católicos debemos sentirnos interpelados sobre las causas de esta crisis ecológica y de las desigualdades sociales, y debemos ser colaboradores a través de nuestros hábitos de vida y de consumo, pues lo que hacemos aquí repercute allí».

«La casa común, la creación, el mundo, se nos ha dado como un don, no para esquilmar, sino para cuidar con responsabilidad, con justicia y con solidaridad – continuaba – y el cambio que necesitamos debe comenzar por la mente y el corazón para terminar en acción».

 

La crisis climática tiene un rostro humano

“Manos Unidas lucha contra el hambre y promueve el desarrollo humano integral de todas las personas – se puede leer en la web de la ONG – Este 2020 es momento de luchar por un planeta sostenible, contra la pobreza y por el cuidado del medio ambiente, nuestra casa común”.

«El modelo de vida dominante, nuestro consumismo, las estructuras de poder y la cultura del derroche en la que vivimos, provocan el actual deterioro medioambiental y las crisis humana y social que lo acompañan», explica el papa Francisco en Laudato Si’, su segunda encíclica.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.