Disposiciones para la celebración de los sacramentos durante las restricciones por el Covid-19

Introducción

Con fecha 19 de marzo de 2020, desde la Vicaria General fueron enviadas a los sacerdotes de nuestra Diócesis de Segorbe-Castellón las Sugerencias para la administración de sacramentos en tiempos emergencia Covid-19, de la Conferencia Episcopal Italiana.

Ante la expansión y recrudecimiento de la pandemia del coronavirus y ante las dudas acerca de cómo administrar los sacramentos durante la vigencia del estado de alarma por la crisis sanitaria se ofrecen las siguientes disposiciones y orientaciones para la celebración de los sacramentos.

En todo caso, ha de tenerse en cuenta:

– Las limitaciones establecidas por las autoridades civiles.

– La valoración, en cada caso, sobre si existe una grave necesidad que recomiende no postergar la administración del sacramento.

– La consulta a la Vicaria General o a la Delegación diocesana de Liturgia en caso de duda, evitando actuar sin criterio adecuado.

 

Administración del Bautismo

 

  1. En las situaciones en que la administración del Bautismo no pueda ser pospuesta a una fecha posterior al cese de la emergencia sanitaria (por ejemplo en el caso de niños con enfermedades que entrañen peligro mortal), procédase a la misma según el Ritual del Bautismo de Niños.

 

  1. El ministro manténgase a una distancia oportuna del bautizando y de sus padres y padrinos.

 

  1. Para la unción con el óleo de los catecúmenos y con el santo crisma, el ministro deberá emplear un bastoncillo de algodón.

 

  1. Se omitirá la signación en la frente en los ritos de acogida y el rito del effetà en los explicativos.

 

  1. En casos de particular urgencia o emergencia, se debe considerar la posibilidad de celebrar el rito abreviado.

 

Administración del sacramento de la Penitencia

 

  1. Cuando su administración tenga lugar en lugares de culto, hágase en espacios amplios y aireados. Durante la escucha de las confesiones habrá de guardarse una distancia de al menos un metro entre el confesor y el penitente, solicitando a cualquier otro fiel que excepcionalmente pudiese estar presente en el templo que se mantenga alejado con el fin de garantizar la debida reserva. Para protegerse a sí mismo y al penitente, el sacerdote deberá emplear una mascarilla protectora adecuada.

 

  1. En caso de confesión auricular en el domicilio de un enfermo o de una persona anciana, el sacerdote deberá guardar las mismas precauciones que se indican para la administración de la Unción de los Enfermos.

 

Administración de la Unción de los enfermos

 

  1. El ministro que acuda al domicilio de un enfermo que ha solicitado la Unción de los Enfermos deberá llevar la protección adecuada, especialmente mascarilla, y, si es necesario, también un par de guantes de un solo uso de vinilo o látex o gel hidroalcohólico.

 

  1. Antes de iniciar el rito, el ministro se pondrá los guantes y administrará el óleo con el dedo pulgar, teniendo mucho cuidado de no tocar luego la superficie del guante con los dedos descubiertos.

 

  1. En la administración de la santa Unción se mantendrá una distancia prudencial con el enfermo y se evitará saludar con cualquier contacto físico, tanto con el enfermo como con sus familiares.

 

  1. El óleo se puede administrar con un bastoncillo de algodón evitando el contacto directo con el enfermo. En caso de necesidad, la unción puede hacerse sólo en la frente. Se utilizará el rito breve.

 

Administración del Viático a los moribundos

 

  1. En la medida de lo posible, conviene que sea el ministro ordenado, y no un ministro extraordinario, el que administre el Viático. Se utilizara el rito abreviado.

 

  1. El ministro que acuda al domicilio de un moribundo para administrarle el Viático deberá llevar consigo la protección adecuada, especialmente mascarilla, y, si lo considera oportuno, un par de guantes de un solo uso de vinilo o latex o gel hidroalcohólico.

 

  1. Durante las plegarias se mantendrá una distancia prudencial con el enfermo y se evitará saludar con cualquier contacto físico, tanto con el enfermo como con sus familiares.

 

  1. El ministro deberá tener especial cuidado en el momento de dar la comunión al enfermo. Se lavará las manos antes y después de administrar el sacramento, bien con agua y jabón, bien con gel hidroalcohólico.

 

Visitas domiciliarias a los enfermos

 

  1. Sólo deben realizarse en caso de urgente necesidad.

 

  1. El ministro que acuda al domicilio deberá llevar consigo la protección adecuada, especialmente mascarilla, y, si lo considera oportuno, un par de guantes de un solo uso de vinilo o latex o gel hidroalcohólico.

 

  1. Durante la visita se mantendrá una distancia prudencial con el enfermo y se evitará saludar con cualquier contacto físico, tanto con el enfermo como con sus familiares.

 

  1. Si se debe administrar la Sagrada Comunión, se deben seguir las mismas indicaciones que para la administración del Viático.

 

 

Dado en Castellón de la Plana, a veintinueve de marzo de dos mil veinte.

 

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

 

Doy fe

Ángel E. Cumbicos Ortega

Canciller-Secretario General

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.