“El Congreso de Laicos abre una etapa preciosa y esperanzadora”

En la homilía de la Eucaristía de clausura del Congreso Nacional de Laicos, el cardenal Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal, levantó un momento los ojos de los papeles e improvisó: “Estamos al comienzo de una etapa preciosa y esperanzadora para nuestras iglesias”. Es el mejor resumen de lo vivido durante el fin de semana por los 2.000 congresistas representantes de las diócesis españolas. Próximamente se definirá el modo de trasladar la vivencia a la Diócesis.

En la ponencia final, dirigida mano a mano por el obispo auxiliar de Barcelona, Mons. Toni Vadell, y la periodista de TRECE, Ana Medina, se expusieron las primeras conclusiones: el Espíritu Santo mueve a la conversión y envía en misión, es fuente de comunión y relación con los otros, ilumina para asumir la propia responsabilidad como bautizados, capaces de mirar la realidad con los ojos de la fe, y transforma una pastoral de mantenimiento en pastoral misionera.

Concretando en los cuatro itinerarios – primer anuncio, acompañamiento, procesos formativos y presencia en la vida pública– se ha reconocido como una prioridad valorar la importancia del anuncio kerigmático y crear ámbitos para favorecerlo, asumir el acompañamiento como actitud pastoral básica, ofrecer una formación sin discontinuidad desde la infancia a la edad adulta, poniendo una atención especial a la Doctrina Social de la Iglesia, y favorecer el diálogo con la sociedad civil, cuidando al mismo tiempo a los fieles que se comprometen en la vida pública.

Acontecimiento de discernimiento sinodal

El Congreso no impone un proyecto o modo de hacer. Ha sido un acontecimiento de discernimiento conjunto – “sinodal” es el concepto en auge- que ha definido actitudes y procesos para ser “Pueblo de Dios en salida” que anuncia la Buena Noticia de Jesucristo con alegría y en comunión. Ahora tocará a cada iglesia local definir las realizaciones concretas. Esta es la labor que pretende la Delegación de Apostolado Seglar. Según han explicado Francisco Pérez, delegado diocesano, y Miguel Abril, Vicario de Pastoral, en los próximos días se encontrarán los congresistas para preparar esta transmisión.

Una fecha en el horizonte será, precisamente, la Jornada de Apostolado Seglar, el día de Pentecostés. Se está pensando en que sea la ocasión de transmitir la experiencia del Congreso a los fieles de Segorbe-Castellón. Pero desde su regreso, esa será ya la labor de cada uno de los congresistas. Además de los 16 enviados por la Diócesis, también colaborarán otras personas que han participado a través de realidades o movimientos a nivel nacional (HOAC, Adoración Nocturna Femenina, Comunidad de las Bienaventuranzas, y Comunión y Liberación).

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.