La Residencia Mare de Déu del Lledó vive la reclusión con tranquilidad y asegurando el contacto con las familias de los ancianos

La madre Lucía, superiora de la comunidad de 10 hermanitas de los Ancianos Desamparados en Castellón, asiste a una residente que va a hacer una video conferencia. Toda emocionada, la anciana exclama: “Voy a ver a mi hija”.  A medida que pasan los días, los 128 internos de la Residencia Mare de Déu del Lledó echan en falta las visitas, salir a pasear o a comer con los familiares. Pero lo viven con tranquilidad: “Demasiado bien lo han entendido y se lo han tomado. Pensábamos que podrían estar más nerviosos o con preocupación, pero va bien”, asegura la religiosa.

Con alivio, la madre Lucía explica que todos están bien en la residencia. Aplican las medidas preventivas, y por ejemplo se han suspendido las actividades conjuntas. Las familias mantienen el contacto directamente por los teléfonos móviles, o bien a través de las religiosas y el personal. “Tanto familias como residentes se hacen cargo de la situación, saben que se han tomado todas las medidas y cuando pase, pasará”, declara la superiora.

Desde el inicio del confinamiento ya viene el sacerdote a celebrar Misa a las nueve menos cuarto. En su lugar, las hermanas rezan el Via Crucis y lo retransmiten a través de la megafonía interna para que quien quiera lo pueda seguir. También hacen lo mismo con la oración del Papa por la pandemia, y novenas: a San Roque que seguirá con otra a la Virgen del Carmen.

Confianza y cercanía

La historia de las hermanitas de los Ancianos Desamparados ha conocido otros episodios como el actual. En la epidemia de cólera en Valencia de 1885, se cerraron las puertas de la residencia, pero al acoger a un anciano que había salido, con él entró la peste y murieron varios internos y religiosas. En la  pandemia actual, aseguradas las medidas preventivas, las religiosas abogan por seguir orando “para mantener confianza y para que tantísimas familias y los que están en los hospitales sufriendo se sientan sostenidos”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.