El volteo general de campanas introduce el anuncio del Obispo de que por la resurrección de Cristo “es posible superar los miedos”

A las 12h de este domingo de Pascua las iglesias han volteado sus campanas. Ha sido un modo de manifestar  que por la resurrección de Cristo es posible “superar nuestros miedos y poner nuestra confianza en Dios, porque es eterna su misericordia”, como aseguraba el Obispo en la Misa Pascual celebrada a esa hora en la Concatedral de Santa María de Castellón. Al final de la celebración ha declarado que “el Señor está en medio de nosotros para que tengamos la esperanza de salir pronto de esta pandemia, y sobre todo sepamos que Dios nunca nos abandona”.

En la homilía, D. Casimiro López Llorente ha insistido en que la resurrección es un hecho real, histórico, aunque sea mayor y rompa las coordenadas del tiempo y espacio. Esta noticia ha llegado a la actualidad por la palabra de los apóstoles y fundamenta la fe cristiana: “A los testigos se les cree en función de la confianza que se les tiene. ¿Hay mayor credibilidad que la de un testigo que está dispuesto a entregar su vida por sostener lo que ha visto?”.

De este modo el anuncio llega a nosotros:  “Hoy también Cristo sale a nuestro encuentro y nos invita a reencontrarnos con él para fortalecer la alegría”. Y especificaba: “Este encuentro es posible hoy en su Palabra, en la Eucaristía, en la oración, en la comunidad de sus discípulos, en los pobres y en los contagiados con los que él se identifica”.

Vivir haciendo el bien

La clave, precisaba el Obispo en la homilía, “es una acto de fe que brota de la experiencia del encuentro con Cristo resucitado”. Y aseguraba que por el bautismo, del que “tenemos que hacer hoy una memoria agradecida”, hemos quedado insertados en este misterio y es posible vivir sin miedo al a muerte y “de un modo distinto, y como Él pasar por esta vida haciendo el bien dejando que la caridad inunde nuestros corazones”.

Con esta celebración se concluye una Semana Santa “celebrada este año en la soledad y el silencio, pero no menos intensa”, aseguraba D. Casimiro López Llorente al final de la Eucaristía de Pascua. El Obispo también ah aprovechado para agradecer a las personas que han seguido los oficios desde casa, así como a las televisiones de Castellón, locales y redes del Obispado que lo han hecho posible.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.