Entradas

La iniciación cristiana de niños centra las Jornadas Nacionales de Catecumenado

El fin de semana pasado se celebró el XIV Encuentro de delegados y responsables de Catecumenado, en el que participó el Delegado de la Diócesis, Carlos Asensi. El tema que ha centrado esta asamblea organizada por la CEE ha sido la iniciación cristiana de niños no bautizados en la infancia, una cuestión que se corresponde con el objetivo del Plan Diocesano de Pastoral sobre la iniciación cristiana y la reciente publicación del Decreto sobre el catecumenado. Sobre estas mismas cuestiones se hablará en las reuniones de catequistas que los arciprestazgos de Burriana, Onda y Albocásser las próximas semanas.

Leer más

La Diócesis expone la situación de los niños sirios refugiados

El pasado martes, don Juan Crisóstomo, organizador de las acciones de la Diócesis por la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, abrió una conferencia cuyo tema era muy explícito: La situación de los niños sirios refugiados en Grecia.

Y lo hizo explicando, en primer lugar, el cartel de la Conferencia Episcopal Española (CEE) de este año para la jornada mundial, bajo el lema “Menores migrantes, vulnerables y sin voz. Reto y esperanza”. En este cartel, aparecen un niño y una niña vergonzosos que se esconden del flash de la cámara por no querer ser fotografiados. “La iglesia quiere estar al lado de estos menores migrantes”, aseguró don Juan Crisóstomo, y apeló a las palabras del Papa Francisco, que dicen: “Nadie es extranjero en la comunidad cristiana”. Leer más

Niños de la parroquia Jesús Obrero de la Vall d’Uixó pasan 4 días de convivencia, diversión y fe en plena naturaleza

Este domingo 40 niños y 12 monitores de la Parroquia Jesús Obrero de La Vall d’Uixó terminaban el campamento de 4 días en pleno corazón del Alto Mijares, en Torrechiva, que este año tenía por lema “Sé buena tierra”. Con la parábola del sembrador como hilo conductor, “niños, jóvenes y mayores hemos descubierto cómo ser esa buena tierra donde la Palabra de Dios pueda germinar y dar fruto abundante, en nuestras familias, en la parroquia y en el mundo”, ha explicado el párroco, don Vicente Esteller.

Días de alegría, risas, juegos, baños en la piscina y en el río y muchos momentos para compartir como una gran familia el gran tesoro de ser cristianos, que concluyeron con la Eucaristía con los padres y la comida. Don Vicente asegura que un año más terminan todos “con ese buen sabor de boca y con ganas de más” y ya miran al próximo verano: “El año que viene, si Dios quiere, nos espera una nueva cita”.

Los niños de la Acción Católica exploran el medio ambiente

Los niños de la Acción Católica General (ACG) han participado en unos campamentos centrados en el respeto y el cuidado de la creación. Los 40 participantes de entre 9 y 14 años, junto con los 15 monitores, se alojaron en Pereroles (Morella), cada día ha estado organizado en torno a un tema: la creación, el agua, los bosques y animales, y el reciclaje. D. Manuel Agost, consiliario diocesano de la ACG, desea que sirva para tomar conciencia de cuestiones que el Papa Francisco presenta en la Laudato Si, como que los recursos no son infinitos, o que la naturaleza es un don de Dios.

La elección del tema y su ambientación fue resultado del propio trabajo de los chicos, que lo empezaron a preparar en Pascua. Con la pedagogía de educar en una actitud activa, durante el campamento los niños también han participado cada día en una asamblea al final de la jornada para revisar las actividades y mejorarlas: Ver, juzgar y actuar en lo concreto, como reza el conocido lema del movimiento.

En la Diócesis hay varios grupos de niños de Acción Católica. Y nuevas parroquias se han interesado a partir de la presentación que hizo el presidente nacional, Antonio Varó, el mes pasado a los sacerdotes y fieles.

Unos 20 adolescentes participan en el curso afectivo sexual “Aprendamos a amar”

La Delegación de Familia y Vida junto con la fundación Desarrollo y Persona han puesto en marcha el taller de educación afectivo sexual “Aprendemos a amar” para niños de entre 12 y 14 años.

Este curso de dos sesiones impartido por María Luísa Olmos ha proporcionado a técnicas a los jóvenes para conocerse mejor, descubrir la sexualidad como dimensión positiva de la persona y ser conscientes de las propias necesidades de afecto y de la conveniencia de establecer relaciones interpersonales basadas en una madurez afectiva. Durante estas sesiones también se han trabajado las nuevas emociones y sentimientos que surgen durante la pubertad y favorecer el diálogo padres-hijos como pilar fundamental.

El propio Papa Francisco dice “Sí a la educación sexual”, en uno de los apartados de su Exhortación Apostólica sobre la Familia, “La alegría del amor” (Amoris Laetitia) (AL, 280). Los niños y los adolescentes, conforme avanza la edad, y teniendo en cuenta su progreso psicológico, hay que informarles sobre la sexualidad de las personas, la cual es una “educación para el amor, para la donación mutua”. De este modo el lenguaje de la sexualidad no se ve empobrecido, sino iluminado”.

Lo importante en la educación sexual es “enseñarles un camino en torno a las diversas expresiones del amor, al cuidado mutuo, a la ternura respetuosa, a la comunicación rica de sentido. Porque todo eso prepara para un don de sí íntegro y generoso” que desembocará en el compromiso de entrega total de los cuerpos en el matrimonio

Una familia misionera de Castellón vive en Ucrania el drama de la guerra

La semana pasada, 200 personas se enfrentaron en una de las principales plazas de Odesa, Ucrania. A un lado pro-rusos. Al otro, pro-europeos. Es la tensión en la que vive una sociedad que aunque ya no sufre bombardeos, sí siente el peso de un conflicto que puede resurgir en cualquier momento. Muy cerca de donde tienen lugar los enfrentamientos viven David Rubio, María Millán y sus 6 hijos, familia misionera de Castellón. El domino, las parroquias de Segorbe-Castellón hicieron una colecta especial para ayudar a la población afectada por la guerra que se ha cobrado 9.000 vidas y ha dejado desamparados a 200.000 niños.

David y Marí bautizaron en Pascua a su sexto hijo, Francisco Javier. Los otros cinco, comparten sus aulas con numerosos desplazados que han huido de Donets, a unos 450 kilómetros al nor-este, donde aún hay combates aislados. Se calcula que un millón y medio de personas han tenido que huir de sus hogares para buscar refugio.

Para el conjunto de la población, el conflicto ha supuesto una enorme inflación, que ha doblado el precio de productos básicos como el pan o la leche: “En el día a día se nota muy fuerte el impacto económico en toda Ucrania. La grivna, moneda nacional, ha caído mucho, y la clase baja y media ha perdido considerablemente su estabilidad de vida porque los salarios valen la mitad”, explica el padre de familia en misión.

David Rubio asegura que el país sigue dividido. En este contexto, la Iglesia católica, que representa una minoría del 10% (8% greco-católicos y 2% latinos), está comprometida en una labor de pacificación. “Cuando la gente me habla –explica el misionero castellonense-  intento no encenderlos más. Eso es lo que hace la Iglesia: decir que hay que amar al enemigo, no enfrentar más a la gente y pedir la paz”.