Peregrinación Hogar Nazareth

La Peregrinación Diocesana de San Vicente destinará la colecta al Hogar Nazareth

La peregrinación diocesana a la Catedral de Segorbe con motivo del Jubileo de San Vicente Ferrer, el próximo sábado 9 de marzo, destinará la colecta al proyecto Sí a la Vida – Hogar Nazareth. Esta iniciativa nació en el Año de la Misericordia. El 13 de febrero de 2016, más de mil fieles de los arciprestazgos de Castellón y la Costa iniciaban, como la próxima semana, las peregrinaciones a la Catedral de Segorbe. Al final de la celebración, Mons. Casimiro López Llorente hizo un anuncio: respondiendo a la invitación del Papa para que este jubileo tuviera continuidad en un proyecto concreto, la Diócesis impulsaría una casa de acogida para jóvenes que, a raíz de su maternidad, se encuentran en situaciones complicadas por falta de recursos, exclusión social, rechazo de la familia u otras circunstancias que las hacen vulnerables a la hora de acoger la vida de su bebé.

Un año después, en abril de 2017, comenzaba la acogida con una madre y su hija de tres años en un  piso cedido por Cáritas Diocesana. Hoy, ha conseguido ser independiente, un trabajo fijo y crecer: “Para mi, Hogar Nazareth ha supuesto dar a mi hija la vida que merecía y no la que estábamos pasando, el crecer como madre, ver que soy buena madre, que soy capaz de llevar una familia, y sobretodo mucha confianza”, declara agradecida.

El proyecto está confiado a la Comunidad de las Bienaventuranzas, que desde 2013 había comenzado un apostolado con jóvenes madres solteras y sus hijos, organizando en verano unas jornadas de ocio, formación y evangelización con jóvenes madres solteras y sus hijos. A demanda de las propias madres, la Semana Nazareth se fue ampliando a otras actividades durante el curso con apoyo y acompañamiento, o catequesis para preparar bautizos y confirmaciones.

Obras son amores

En la actualidad, el Hogar Nazareth es el único recurso de la Diócesis para acoger a madres jóvenes en situación de desamparo. El piso tiene capacidad para tres familias. En las peregrinaciones del Jubileo de la Misericordia se recogieron 14.000 que han servido para comenzar las reformas que adecúen la vivienda a la acogida de las madres con niños pequeños. Para completar las obras se necesitan 5.000 € más, sin contar los gastos de mantenimiento y de ayudas puntuales a las madres para adquirir autonomía.

“Porque obras son amores y no buenas razones”, declaraba el Obispo cuando hizo el anuncio del proyecto en la Catedral. Actualmente hay una madre, pero en las últimas semanas han llegado varias peticiones que superan la capacidad de tres plazas. Ahora,  la Misericordia y el celo evangelizador de San Vicente se unen para que el amor siga realizando una obra de vida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.