El COF Domus Familiae bendice una capilla en el 20 aniversario de su creación

Cuando se inauguró el Centro de Orientación Familiar (COF) en 1999, ya había el proyecto de hacer una capilla en los locales de este servicio diocesano al matrimonio y la familia. Pero los designios de Dios dispusieron que no fuera hasta 20 años después el que se pudiera realizar. Y el día ha sido este último viernes de septiembre. A las siete de la tarde, la sala de conferencias se llenó de voluntarios y amigos para participar en una Eucaristía presidida por Mons. Casimiro López Llorente.

Leer más

Jóvenes madres solteras encuentran apoyo y fe en la VII Semana Nazareth

Una vez concluido el curso y que se han vaciado las aulas del colegio y el Seminario, el Mater Dei se convierte en una casa de veraneo. Entre las familias de muy diversas procedencias que vienen unos días a descansar, el complejo acogió del 22 al 28 de julio a un grupo de jóvenes madres solteras y sus hijos para disfrutar de unos días de vacaciones, formación y espiritualidad. Durante el curso participan en otras actividades, y se les ofrece el recurso del piso de acogida creado en la Diócesis como fruto del Jubileo de la Misericordia.

Leer más

« Varón y mujer los creó ». Documento sobre la cuestión del gender en la educación

CONGREGACIÓN PARA LA EDUCACIÓN CATÓLICA
(de los Institutos de Estudios)

 

PARA UNA VÍA DE DIÁLOGO
SOBRE LA CUESTIÓN DEL GENDER
EN LA EDUCACIÓN

 

1. Se difunde cada vez más la conciencia de que estamos frente a una
verdadera y propia emergencia educativa, en particular por lo que concierne
a los temas de afectividad y sexualidad. En muchos casos han sido estructurados
y propuestos caminos educativos que « transmiten una concepción
de la persona y de la vida pretendidamente neutra, pero que en
realidad reflejan una antropología contraria a la fe y a la justa razón ».1
La desorientación antropológica, que caracteriza ampliamente el clima
cultural de nuestro tiempo, ha ciertamente contribuido a desestructurar
la familia, con la tendencia a cancelar las diferencias entre el hombre y
la mujer, consideradas como simples efectos de un condicionamiento
histórico-cultural.

Leer más

La Hoja del 24 de marzo

La Hoja del 24 de marzo. El valor sagrado de la vida humana

En la Hoja del 24 de marzo:

  • El valor sagrado de la vida humana. Jornada por la Vida. Mons.
  • López Llorente: Acoger y cuidar la vida con amor.
  • Despedida del sacerdote Miguel Aznar.
  • Diumenge d’Hora en La Vall d’Uixó.
  • La religiosidad en al romaría de la Magdalena, por Henri Bouché.
  • Entrevista con el obispo sirio-ortodoxo de Antioquía, mons. Nicolaus Matti Abd Alahad

Puedes leerlo aquí.

Imagen Cartas 320x200

Acoger y cuidar la vida con amor

Queridos diocesanos:

El próximo día 25 de marzo celebramos la fiesta de la Anunciación del Señor, el acontecimiento cuando el ángel Gabriel trasladó a la Virgen María que era la agraciada y elegida por Dios para ser la madre de su Hijo. Gracias al ‘fiat’ (hágase) incondicional de María al amor de Dios, Jesús, el Hijo de Dios, se encarnó en su seno virginal y comenzó su vida humana; fue el de María un “sí” agradecido y gozoso: “proclama mi alma la grandeza del Señor”, cantará más tarde María. Por ello, en este día también la Jornada por la vida, que nos llama a acoger y cuidar con amor toda vida humana.

Leer más

Peregrinación Hogar Nazareth

La Peregrinación Diocesana de San Vicente destinará la colecta al Hogar Nazareth

La peregrinación diocesana a la Catedral de Segorbe con motivo del Jubileo de San Vicente Ferrer, el próximo sábado 9 de marzo, destinará la colecta al proyecto Sí a la Vida – Hogar Nazareth. Esta iniciativa nació en el Año de la Misericordia. El 13 de febrero de 2016, más de mil fieles de los arciprestazgos de Castellón y la Costa iniciaban, como la próxima semana, las peregrinaciones a la Catedral de Segorbe. Al final de la celebración, Mons. Casimiro López Llorente hizo un anuncio: respondiendo a la invitación del Papa para que este jubileo tuviera continuidad en un proyecto concreto, la Diócesis impulsaría una casa de acogida para jóvenes que, a raíz de su maternidad, se encuentran en situaciones complicadas por falta de recursos, exclusión social, rechazo de la familia u otras circunstancias que las hacen vulnerables a la hora de acoger la vida de su bebé.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

La dignidad de toda vida humana

Queridos diocesanos:

            Como fruto visible del Jubileo de la Misericordia, nuestra Diócesis puso en marcha el “Proyecto sí a la vida, Hogar de Nazaret”. Está pensado para acompañar a adolescentes embarazadas y ayudarles en la acogida de la vida que llevan en su seno. Es un compromiso más de nuestra Iglesia en nuestro ‘Sí, a toda vida humana’ en todos los momentos y circunstancias de su existencia terrenal.   

            El derecho a la vida es un derecho universal, que corresponde a todo ser humano. El primer derecho de una persona humana es su vida; es el bien fundamental, condición para todos los demás. Las cosas tienen un precio y se pueden vender, pero las personas tienen una dignidad que no tiene precio y que vale más que cualquier otra cosa. Por el sólo hecho de haber sido querido por Dios y creado a su imagen y semejanza, todo ser humano tiene una dignidad innata e inalienable que pide y merece ser reconocida, respetada y promovida por parte de todos. La vida de todo ser humano, en cualquier fase de su desarrollo, desde su fecundación hasta su muerte natural es inviolable. El respeto y la defensa de toda vida humana es la primera expresión de la dignidad inviolable de toda persona humana. 

            Toda vida humana siempre ha de ser acogida y protegida -ambas cosas juntas: acogida y protegida- desde la concepción hasta la muerte natural, y todos estamos llamados a respetarla y cuidarla. Por otro lado, es responsabilidad del Estado, de la Iglesia y de la sociedad acompañar y ayudar concretamente a quienquiera que se encuentre en situación de grave dificultad, para que nunca sienta a un hijo como una carga, sino como un don, y no se abandone a las personas más vulnerables y más pobres. Muchas veces nos hallamos en situaciones donde vemos que lo que menos vale es la vida de un ser humano. Por esto la atención a la vida humana en su totalidad se ha convertido en los últimos años en una auténtica prioridad del Magisterio de la Iglesia, particularmente a la más indefensa, o sea, al discapacitado, al enfermo, al que va a nacer, al niño, al anciano, que es la vida más indefensa.

            Entre nosotros se extiende la así llamada ‘cultura de la muerte’, basada en el egoísmo individualista. A nuestra sociedad le aqueja una grave incoherencia, un doble lenguaje y una doble vara de medir a la hora de reconocer, respetar y promover el derecho a la vida. En la cultura del culto al cuerpo, se subraya la importancia y el valor de la vida de los sanos, pero no se valora igual la vida de los enfermos incurables, ni de los discapacitados, ni la de los ancianos, ni la de los niños no nacidos. Una mentalidad muy difundida de lo útil, la “cultura del descarte” -en palabras del papa Francisco-, esclaviza los corazones y las inteligencias de muchos. Esta “cultura” pide eliminar seres humanos, sobre todo si son física o socialmente más débiles e improductivos. 

            Nuestra respuesta a esta mentalidad es un ‘sí’ decidido y sin titubeos a la vida. La vida de todo ser humano es un bien en sí mismo. Además, en el ser humano frágil cada uno de nosotros está invitado a reconocer el rostro del Señor, que en su carne humana experimentó la indiferencia y la soledad a la que a menudo condenamos a los más pobres, débiles e indefensos. Cada niño no nacido, pero condenado injustamente a ser abortado, tiene el rostro de Jesucristo, que antes aún de nacer, y después recién nacido, experimentó el rechazo del mundo. Y cada enfermo, cada discapacitado, y cada anciano, aunque esté enfermo o al final de sus días, lleva en sí el rostro de Cristo. No nos pueden ser indiferentes ni pueden ser marginados o descartados.

            Los cristianos estamos llamados a sertestigos y difusores de la cultura de la vida humana frente a los desafíos de nuestro tiempo. Cada vida es un don de Dios y una responsabilidad nuestra. El futuro de la libertad y de la humanidad de nuestra sociedad depende del modo en que sepamos responder a estos desafíos. No podemos eludir estas cuestiones ni silenciarlas. Son aspectos irrenunciables de la misión de la Iglesia y pertenecen al núcleo de lo que nos ha sido transmitido por el Señor. Esto no sólo requiere palabras sino también hechos; y pide conquistar espacio en el corazón de los hombres y en la conciencia de la sociedad. Es éste un compromiso de evangelización que requiere a menudo ir a contracorriente. El Señor cuenta con nosotros para difundir el “Evangelio de la vida”.

            Con mi afecto y bendición,

            +Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón 

pre-matrimoniales La Vall d'Uixó

Los cursillos pre-matrimoniales llegan a La Vall y Segorbe se prepara para recibirlos

Esta tarde 25 parejas de novios participarán en la tercera sesión de los cursillos pre-matrimoniales que la Delegación de Familia y Vida organiza en la Vall d’Uixó. Es la segunda vez que se organiza en la localidad. Mientras, en Segorbe se están preparando para acoger por primera vez estas sesiones de preparación al sacramento del matrimonio.

Estos cursillos pre-matrimoniales se llevan realizando varios años en la Diócesis con una creciente aceptación. Este curso se impartirá por primera vez en cuatro lugares: comenzó en Castellón, siguen La Vall d’Uixó, y Segorbe y concluirá, de nuevo, en marzo en la capital de la Plana.

En estos encuentros la Delegación de Familia ofrece a los novios la revista “Sí quiero”, editada por el Obispado, y que contiene indicaciones muy útiles para preparar la boda tanto a nivel práctico como en las actitudes profundas que sostienen el sacramento.