Los centros académicos diocesanos se ponen al servicio de la misión

Los centros académicos diocesanos, el Superior de Estudios Teológicos (CSET) Mater Dei y el Instituto Diocesano de Ciencias Religiosas (IDCCRR), están al servicio de la misión. Lo afirma Mons. Casimiro López Llorente, argumentando que “el cristiano se ha de formar para ser misionero”. El Obispo concluía el acto de apertura del curso – el miércoles 18, fiesta de San Lucas – exhortando a dar a conocer la “vida académica que lleva la Diócesis”. Este año se forman medio centenar de personas entre seminaristas, candidatos al diaconado permanente y seglares.

En un discurso que insiste en los objetivos del Plan Diocesano de Pastoral, Mons. López Llorente aseguraba en la homilía de la Misa al inicio del acto que se trata de hacer discípulos-misioneros: “Aunque la actividad académica es muy importante, no se puede desligar del resto de la formación. Es una dimensión que tiene su fundamento en la unión con Cristo. Solo Él nos forma y conforma para prepararnos a la misión”.

 

El Obispo ha recomendado el IDCCRR para los seglares, en particular los que asumen un ministerio en la Iglesia, como los catequistas o los profesores de religión: “Cada día va a ser más necesaria la formación en una realidad que ya no es cristiana”.

 

En el acto de ayer, concluyeron el ciclo de tres años cinco personas. Patricia y Loli, catequistas en Vilafamés y Castellón respectivamente, dan testimonio de lo que les ha aportado estos cursos para transmitir la fe a los catecúmenos. Lidón y Héctor consideran que han satisfecho su deseo de profundizar. Laura y Lidón son maestras y acabarán este curso: “El Instituto nos aporta una formación mucho más completa que la universidad para ser docentes de religión”.

Trece seminaristas

El Obispo ha retomado del evangelio de la fiesta de San Lucas tres actitudes “para la vida de la formación y la misión”: la oración para mantener la mirada en Dios, la obediencia desde la escucha, la acogida y el seguimiento de la Palabra de Dios, y la pobreza para experimentar desde la austeridad que “estamos en las manos de Dios”.

 

En esta dinámica entrarán particularmente los trece seminaristas del Mater Dei y del Redemptoris Mater. En éste último, dos acabarán los estudios al final del curso. También están asociados al CSET los siete candidatos al diaconado permanente. En referencia al Seminario Menor, ya están inscritos como internos tres adolescentes y hay un grupo de jóvenes alrededor que siguen actividades como externos.

Lección inaugural

En la parte académica de la apertura de curso, D. José Antonio Morales impartió la lección inaugural sobre la maternidad subrogada y los vientres de alquiler. El ponente advirtió que son prácticas contrarias a la dignidad de la persona ya que “están ligadas a técnicas de reproducción asistida con muchos problemas éticos y otros tantos intereses económicos”. La respuesta que la Iglesia da a los matrimonios que desean tener hijos es la adopción y el avance científico para remediar la infertilidad. En todo caso insiste en el respeto de la vida desde el inicio y la especificidad de nacer de una relación de amor.

 

El Obispo ha aprovechado para recordar que desde julio hay cuatro leyes admitidas a trámite que atentan contra la moral natural y la moral cristiana imponiendo una ingeniería social. Mons. López Llorente ha vuelto a valorar la formación para dar respuesta a las cuestiones que plantean los vientres de alquiler, la ideología de género o la eutanasia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.