Misión sin alforjas

Un grupo de sacerdotes y fieles de las parroquias de Santa María de Castellón, y Santo Tomás de Villanueva de Castellón y Benicasim han hecho una experiencia de misión sin alforjas junto con más de 300 jóvenes del Camino Neocatecumenal. Por sorteo los misioneros fueron enviados a diversas zonas de España “sin alforja ni dinero”, dependiendo enteramente de la providencia para su sustento. Los castellonenses evangelizaron en Cataluña, Aragón, Navarra y País Vasco.

Los misioneros explican que su método es “anunciar el Evangelio de Jesucristo muerto y resucitado  desde la propia experiencia, dando testimonio del Amor de Dios y de cómo esta Palabra verdaderamente se ha hecho carne en la propia vida”. La experiencia ha durado siete días, y además de poder dar testimonio han puesto a prueba “el poder dejar todas las seguridades por amor a la Iglesia”.

 

Esta misión ha sido impulsada por los iniciadores del Camino Neocatecumental y se realiza en muchos países del mundo. Los organizadores aseguran que responde “al deseo del Papa Francisco así como a ponerse en situación de que se cumplan en nuestras vidas las palabras de Jesucristo”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *