Entradas

Los sacerdotes jóvenes ganan el Jubileo Vicentino en La Vall d’Uixó

El clero más joven de la Diócesis de Segorbe-Castellón ha celebrado su tradicional reunión mensual, que ha tenido lugar en la localidad de La Vall d’Uixó, y a la que también ha acudido Monseñor López Llorente. En esta ocasión, los organizadores han elegido la ermita dedicada a San Vicente Ferrer situada en la localidad de la Plana Baja -un templo construido por los Padres Dominicos para venerar al santo valenciano de su Orden, que data del siglo XVII- y en la que han aprovechado también para ganar el Jubileo Vicentino.

La jornada ha dado comienzo a las 11:00 horas de la mañana con una charla sobre la Epifanía y su significado en la vida del presbitero, impartida por el rector del “Redemptoris Mater”, Pablo Vela. Este sacerdote ha destacado que el movimiento hacia la gruta de Belén, tanto de los pastores como de los Magos de Oriente, estuvo motivado por algo venido del Cielo y que, como ocurre con el ministerio sacerdotal, todo les fue dado como un regalo, e instó a sus hermanos presentes a verse necesitados del Niño-Dios para manifestarlo al mundo.

Pablo Vela en un momento de la charla.

Seguidamente, los asistentes a la reunión fraternal han rezado la hora intermedia y han cantado el “Te Deum” para agradecer al Señor las gracias recibidas en 2018 y para encomendarle las intenciones de los presentes y de todos los miembros de nuestra comunidad diocesana en este año que comienza. Asimismo, los sacerdotes más jóvenes de la diócesis participaron en una “rueda de experiencias” con la que se ha pretendido evaluar el estado actual de su vocación y observar detenidamente en qué puntos deben insistir y cuáles son los que tienen que mejorar.

Los asistentes comieron en un “maset” propiedad de unos feligreses de La Asunción.

La reunión mensual finalizó con una comida de fraternidad que se celebró en un maset propiedad de Pascual y Pedro, ambos feligreses de la Parroquia de la Asunción de la Vall. El clero reunido en la Ermita de Sant Vicent Ferrer ha estado atendido en todo momento por miembros de L’Associació Vicentina de La Vall d’Uixó, que se dedican a la difusión del santo valenciano y a la conservación del mencionado templo.

Don Casimiro y los sacerdotes jóvenes posan junto con las “vicentinas” que posibilitaron que la reunión fuera todo un éxito.

Don Casimiro: “Santa Genoveva Torres recibió el carisma para acompañar a las personas que sufrían soledad”

Monseñor López Llorente ha celebrado la Santa Misa en la Iglesia de los Santos Juanes de Almenara en honor de Santa Genoveva Torres Morales, de la que ha afirmado que recibió el don de Dios para acompañar a las personas que sufrían soledad y abandono. Un carisma – ha recordado a las Hermanas del Sagrado Corazón y de los Santos Ángeles- “que no pertenece al pasado, ya que tiene una actualidad permanente en nuestro tiempo. Solo hay que afinar, como lo supo hacer nuestra santa, la antena de la fe y de la sensibilidad religiosa para percibir tanta soledad que se sufre en nuestro tiempo”. Una enfermedad, la soledad, muy actual: “Somos una sociedad de individualistas que, pese a estar interconectados a través de la tecnología, estamos cada vez más solos, sin dialogar, sin abrir el corazón”, ha recalcado.

Don Casimiro también se ha referido a la necesidad de encontrarse con el Niño-Dios, que ha nacido para darnos su paz y su justicia, la esperanza y la fuerza en nuestro caminar. Él desea que nos dejemos llenar del amor y de la misericordia de Dios en nuestra vida. “En Navidad nace Dios, nace El Salvador que nos lleva a la vida en plenitud, que nos lleva a la santidad, a la que estamos llamados todos, cada cual según sus circunstancias. Ese encuentro personal es necesario para dejarnos salvar por Él; es decir, ser hijo de Dios en su hijo, llegar a la perfección del amor: vivir ese don que Dios nos da en la persona de su hijo”, ha manifestado.

Aspecto general del templo

Asimismo, el Obispo de Segorbe-Castellon ha destacado la misericordia como tercera virtud necesaria. Dios se encuentra con nosotros también a través del pobre y del necesitado para que acojamos su amor amando a aquellos que salen a nuestro encuentro. Acogiendo el amor de Dios, en ese Niño que nos ha nacido en Belén, ha señalado, “acogemos a los hermanos también en su misericordia porque Dios sufre con nosotros, se compadece, para que le imitemos y hagamos lo mismo con nuestros prójimos. Eso es lo que fue aprendiendo Genoveva, de rodillas ante la Eucaristía, de rodillas ante el Sagrado Corazón de Jesús, en su devoción a la Virgen: el ser compasiva y misericordiosa con las personas frágiles, necesitadas, especialmente con aquellas que sufrían soledad”.

Por otra parte, Monseñor López Llorente ha glosado la figura de la santa para que, a través de ella, “El Señor nos indique el camino a seguir en nuestra vida como cristianos”. Santa Genoveva Torres Morales nació el 3 de enero de 1870 en Almenara y, al día siguiente, era bautizada. Aquí comenzó a dar los primeros pasos en la fe. Si bien no pudo acudir a la escuela siempre, nunca faltó a la doctrina cristiana, a la catequesis para –poco a poco- encontrarse con El Señor. Quedó huérfana de padre cuando tenía un año y de madre cuando tenía 8, por lo que tuvo que coger las riendas de su casa con su hermano. A los 12 años tuvo la fatalidad de que le amputaran una pierna. Pero todo ello no fue obstáculo, más bien al contrario, para que fuera configurándose en Cristo crucificado en la cruz. Más tarde fue a Valencia, a la Casa de la Misericordia, donde surgió su vocación religiosa; pero dadas sus limitaciones no fue acogida.

El coro que acompaño con sus cantos la celebración de la Santa Misa

Dios, sin embargo, tiene sus caminos y quiso que al acoger a dos personas viudas, que sufrían la soledad, fuera surgiendo el Instituto de las Hermanas del Sagrado Corazón y de los Santos Ángeles. Una realidad que fue creciendo hasta extenderse por todo el mundo. Santa Genoveva se trasladó a Zaragoza, donde encomendó su alma al Señor el 5 de enero de 1956. Su fama de santidad hizo que Juan Pablo II la proclamara santa el 4 de mayo de 2003.s

Monseñor López Llorente celebrará la Santa Misa de Nochebuena y Navidad en Segorbe y Castellón

D. Casimiro López Llorente oficiará los próximos días 24 y 25 de diciembre la Santa Misa de Nochebuena  y de la Natividad de Nuestro Señor en Segorbe y Castellón. La primera de las celebraciones -la Santa Misa de Nochebuena- tendrá lugar en la S.I. Catedral de Segorbe a las 18:00 horas. Posteriormente, el señor Obispo se trasladará a la Residencia de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados en Castellón para celebrar también, a las 20:30 horas, la Eucaristía.

Finalmente, el 25 de diciembre, día del nacimiento del Niño-Dios, Monseñor López Llorente oficiará la Santa Misa del Día de Navidad en la S.I. Concatedral de Castellón a las 12:00 horas del mediodía.

El Obispo de Segorbe-Castellón felicita la Navidad a los sacerdotes y delegaciones diocesanas en Castellón

Monseñor López Llorente ha felicitado las próximas fiestas de Navidad a numerosos sacerdotes de nuestra diócesis, así como a diversas delegaciones y entidades de nuestra provincia eclesiástica. El Obispo ha centrado el parlamento que ha dirigido a los presentes en dos desafíos: La transmisión de la fe a los hijos con la implicación de los padres y el mantenimiento de los pilares que sustentan una sociedad cristiana: Jerusalén, como garante de la Fe, Atenas como la civilización de la razón y Roma, como representante de la ley y el derecho. Leer más

Monseñor López Llorente preside la Junta Diocesana de Cofradías en Segorbe

La Junta Diocesana de Cofradías, Hermandades y Asociaciones de Semana Santa de Segorbe-Castellón ha celebrado el sábado 15 de diciembre la Asamblea General Extraordinaria. Previamente, Don Casimiro López Llorente ha celebrado la Eucaristía en la Iglesia del Seminario Conciliar, en la que insistió en la importancia de prepararse interiormente para celebrar  el inminente nacimiento del Niño Dios. Leer más