Juchitán, aún en el dolor y el miedo, agradece la ayuda de la Diócesis

“En nombre de los fieles de la Parroquia y en nombre propio le agradezco profundamente la solidaridad”. D. Lucio Santiago Santiago, párroco de San Vicente Ferrer de Juchitán, iglesia hermanada con la Asunción de La Vall d’Uixó, y desde noviembre Administrador Diocesano de Tehuantepec, ha respondido la carta de Mons. Casimiro López Llorente. El Obispo le comunicaba el envío de ayuda para los afectados por el terremoto y manifestaba la cercanía de Segorbe-Castellón con los afectados.

El Administrador Diocesano explica que los últimos meses en su Diócesis “han sido una experiencia muy fuerte; Primero el terremoto de 8.2, las miles de réplicas (que continúan hasta el día de hoy), las lluvias intensas, el frío intenso y ahora el viento huracanado (de hasta 240 km por hora). Cientos de familias han sido afectadas en su patrimonio (casas destruidas, fisuradas, agrietadas) y mucho dolor por la pérdida de familiares y el miedo permanente a estos fenómenos naturales”.

D. Lucio Santiago denuncia que “a la situación anterior se suma la angustia de la indiferencia gubernamental y hay desesperación porque la gente está viviendo en la intemperie y su clamor a las ayudas no tiene eco”. En contraste, los sacerdotes están acompañando a “nuestra gente a través de Cáritas y del Equipo de emergencia que se conformó para llevar alimentos, comida, lonas, cobijas, ropa, catres, etc., a la gente, tratar de mitigar un poco su dolor”.

Corazón de Juchitán

El mismo párroco de San Vicente Ferrer ha sufrido personalmente las consecuencias del terremoto ya que la casa parroquial y la iglesia han quedado casi en escombros. Mientras, los trabajos de reconstrucción son muy lentos. “Para Juchitán el Templo San Vicente Ferrer es el corazón del Pueblo, un lugar de encuentro comunitario y el ver destruido su Templo aumenta el dolor para los fieles”, explica D. Lucio Santiago. La cuenta de Cáritas diocesana para los donativos sigue abierta.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.