EL REPORTAJE DEL DOMINGO: La conversión eco-social

Cuando en Google se escribe “Laudato Si’“, en poco más de medio segundo aparecen 5.950.000 resultados. Con razón se dice que la segunda encíclica de Francisco es uno de los documentos papales de mayor difusión dentro y fuera de la Iglesia. Este año se cumple su quinto aniversario, y su celebración se ha asumido por la iniciativa Tiempo por la Creación, que comenzó el 1 de septiembre y se concluye este domingo, 4 de octubre, fiesta de San Francisco de Asís.

“En este período, los cristianos renuevan en todo el mundo su fe en Dios creador y se unen de manera especial en la oración y tarea a favor de la defensa de la casa común”, explicaba el Papa en su mensaje del 1 de septiembre. El objetivo siempre es doble: el cuidado de la creación y de los pobres. Por eso entra naturalmente en la programación pastoral de la Diócesis en este curso dedicado a la Caridad y la Justicia. Es el momento de una conversión eco-social.

En el párrafo 10 de la Laudato Si’, el Papa expone como modelo al Poverello: “Creo que Francisco es el ejemplo por excelencia del cuidado de lo que es débil y de una ecología integral, vivida con alegría y autenticidad. (…) Él manifestó una atención particular hacia la creación de Dios y hacia los más pobres y abandonados”. El respeto de la naturaleza como obra del Creador y, al mismo tiempo, la dimensión de la justicia es un tándem constante en las Sagradas Escrituras y en la tradición de la Iglesia desde siempre.

En las últimas décadas, ha seguido presente. Beato Pablo VI: “Debido a una explotación inconsiderada de la naturaleza, [el ser humano] corre el riesgo de destruirla y de ser a su vez víctima de esta degradación” (en la Carta Apostólica Octogesima Adveniens, de 1971). Y en un discurso ante la FAO, en 1971 aseguraba que el desarrollo siempre debe estar acompañado por un “auténtico progreso social y moral”.

San Juan Pablo II: Llamó a una conversión ecológica global (catequesis del 17 de enero del 2001) y a poner empeño en “salvaguardar las condiciones morales de una auténtica ecología humana” (Carta encíclica Centesimus annus, de 1991, 38). Y Benedicto XVI: invitando al cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede (2007) a “eliminar las causas estructurales de las disfunciones de la economía mundial y corregir los modelos de crecimiento que parecen incapaces de garantizar el respeto del medio ambiente”. También, en la carta encíclica Caritas in veritate (2009, 51), aseguraba que “el libro de la naturaleza es uno e indivisible”, incluyendo el ambiente, la vida, la sexualidad, la familia, las relaciones sociales, etc. por lo que “la degradación de la naturaleza está estrechamente unida a la cultura que modela la convivencia humana”.

Buscar la comunión

En este sentido, se expresa también el magisterio más cercano. En su introducción a la programación pastoral del curso, D. Casimiro López Llorente invita a buscar la comunión con Dios, con los otros, con la tierra y con todo lo creado en nuestra vida personal y comunitaria: “Cuidemos el medio ambiente, y aseguremos una mejor calidad de vida, cambiemos nuestros estilos de vida, promovamos el consumo austero y razonable, eduquémonos y eduquemos en hábitos que conduzcan al respeto y cuidado de la casa común, defendamos las políticas por un desarrollo sostenible, reflexionemos sobre el sentido de la economía y su finalidad, busquemos una ‘ciudadanía ecológica’, potenciemos las redes comunitarias”.  En definitiva, concluye el Obispo, “aprendamos a amar y cuidemos este medio privilegiado en que vivimos, conscientes de que la mano amorosa de Dios, que lo creó, solicita la nuestra para preservarlo”.

Documentos de referencia

  • Laudato Si’. Carta Encíclica. (24 de mayo de 2015) “Espero que esta Carta encíclica, que se agrega al Magisterio social de la Iglesia, nos ayude a reconocer la grandeza, la urgencia y la hermosura del desafío que se nos presenta”.
  • Querida Amazonia. Exhortación Apostólica Postsinodal (2 de febrero de 2020) “Deseo aportar un breve marco de reflexión que encarne en la realidad amazónica una síntesis de algunas grandes preocupaciones que ya expresé en mis documentos anteriores y que ayude y oriente a una armoniosa, creativa y fructífera recepción de todo el camino sinodal”.
  • Mensajes para la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación. (el 1 de septiembre desde 2016) “Hacemos un llamamiento urgente a quienes ocupan puestos de responsabilidad social y económica, así como política y cultural, para que escuchen el grito de la tierra y atiendan las necesidades de los marginados, pero sobre todo para que respondan a la súplica de millones de personas y apoyen el consenso del mundo por el cuidado de la creación herida” (Mensaje conjunto del Papa Francisco y el Patriarca Ecuménico Bartolomé, en 2017).

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.