Los sacerdotes diocesanos asisten, junto al Obispo, al retiro mensual del mes de mayo

Esta mañana, los sacerdotes diocesanos han participado en el retiro mensual del mes de mayo en el
Palacio Episcopal de Castellón, al que también ha asistido Monseñor López Llorente. El rector del
Seminario Diocesano “Mater Dei”, Juan Carlos Vizoso, ha sido el encargado en esta ocasión de la
predicación, que ha versado sobre las tres crismaciones que el sacerdote recibe a lo largo de su vida. Las dos primeras, igual que todo cristiano, en el Bautismo y la Confirmación, y la tercera en la ordenación sacerdotal.

Partiendo de un texto de san Pablo a los Corintios, en el que el santo afirma que los cristianos llevamos el “bonus odor Christi” (el buen olor de Cristo), ha hablado de cómo la gracia de Dios hace buena nuestra vida y nos permite vivir en Esperanza. La primera de las señales, la que recibimos todos en el Bautismo, representa la victoria de Cristo sobre el mal y nos permite afrontar todas las dificultades con la conciencia de que son una ocasión para el bien, para nuestra conversión y la de los que nos rodean.

La segunda crismación que recibimos al confirmarnos, nos remite a la misma situación en la que estuvieron los primeros cristianos: ser testigos de dicha Esperanza en el mundo, lo que a menudo conlleva malentendidos, persecuciones, el hecho de ser rechazados, pero los textos de los Hechos de los Apóstoles que leemos ahora en la Pascua subrayan que esas contrariedades en los cristianos significan alegría.

 

La tercera crismación que reciben los sacerdotes en su ordenación les convierte en ungidos para ungir, utilizando una frase del Papa Francisco, pronunciada en la última homilía crismal de este año. Reconocer cómo Dios puede actuar para bien en la vida de los demás, a través  de ellos, por lo que se convierten de alguna manera en fragancia de Dios que hace buena la vida de los demás.

A continuación hubo un tiempo de oración silenciosa ante el Santísimo expuesto y el retiro ha concluido con una comida de fraternidad en la Casa Sacerdotal.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.