El Obispo invita en la presentación de los Grupos Parroquiales de Matrimonios a que den razón de su fe con sus vidas

El obispo de Segorbe-Castellón ha presidido esta mañana la reunión de presentación de los grupos parroquiales de matrimonios, una iniciativa que cuenta con una tradición previa en nuestra diócesis a través de diferentes realidades eclesiales, y que ahora cobra especial importancia como manera de “dar razón de fe y esperanza de los esposos” en nuestra sociedad, con su participación activa en la vida de las parroquias.

Don Casimiro ha afirmado que la pastoral de la familia debe ser algo orgánico, ya que muchas personas excluyen sus convicciones religiosas a la hora de vivir su vocación al amor esponsal y ha insistido en la necesidad de que los matrimonios católicos se impliquen en la tarea de conseguir que muchas familias vuelvan a la Iglesia.

El método que propone el Obispo consiste en mostrar la belleza y el contenido del amor conyugal, así como fomentar la amistad entre los miembros de los grupos parroquiales de matrimonios. “Nuestras comunidades parroquiales serán vivas y evangelizadoras, si aportáis gratis a los demás lo que gratis habéis recibido en la parroquia”, ha destacado. Una tarea que, por otra parte, consiste más en vivir que en hacer.

Tras la intervención de nuestro obispo, varios matrimonios que integran algunos grupos parroquiales de la diócesis han ofrecido su testimonio a los asistentes, donde se ha comprobado la diversidad existente en función de cada realidad. Entre las ideas que se han comentado destacan la necesidad del encuentro con otras parejas, que potencian el crecimiento personal y conyugal, que ayudan a superar las rutinas del matrimonio que aplanan la relación, así como a que “las bolas no se hagan más grandes” y relativizar los problemas que surgen en la convivencia diaria. También se ha hecho especial hincapié en la verdadera amistad que surge en este tipo de grupos parroquiales, donde se comparten experiencias que ayudan al crecimiento espiritual de sus integrantes.

Al finalizar la sesión, don Casimiro ha invitado a los presentes a buscar un día, que no sea el de la fiesta de la Sagrada Familia, para celebrar una reunión de todos los grupos parroquiales como una gran fiesta de las familias.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.