Entradas

Infancia misionera

La Infancia Misionera convoca a 500 niños en el Mater Dei

El Encuentro Diocesano de la Infancia Misionera es siempre una fiesta. Este sábado se han reunido 500 niños de más de 20 parroquias, colegios y entidades de diversas poblaciones para esta jornada organizada por la Delegación Diocesana de Misiones y que tenía por lema “Con Jesús, a Belén. ¡Qué Buena Noticia!”. El día ha comenzado con la celebración de la eucaristía. En la homilía el Obispo se ha centrado en tres palabras: ir, encontrar y anunciar.

Durante la eucaristía se ha rezado por el pequeño Julen Roselló, cuyo cuerpo han encontrado los equipos de rescate en el fondo del pozo donde cayó hace doce días en Totalán. Todos lo conocían, pero muchos no sabían la noticia aún cuando Mons. Casimiro López Llorente ha hecho una oración por él: “Vamos a pedir, que seguro que es así, para que Jesús que vive porque ha resucitado y está en la vida eterna, también a él le de la felicidad para siempre”. 

En primer lugar ha invitado a pequeños y mayores a “ponerse en marcha, saliendo de nuestra comodidades”. “¿Para qué?”, se preguntaba Mons. López Llorente: “Para encontrarse con Jesús”. Y el lugar por excelencia es la misa, para que Cristo “nazca en nosotros, cambie nuestro corazón y podamos amar a los demás”. Así se llega al tercer paso: anunciar a los demás el encuentro con Jesús, como hicieron José y María con los pastores y los magos.

Al acabar la ceremonia religiosa, los participantes han pasado por activades organizadas por las parroquias de San Jaime y Santos Evangelistas de Vila-real, y Ntra. Sra. de los Ángeles de Bechí, junto con la Consolación y la ONG Ameáfrica.Los talleres de esta edición se han centrado en la infancia de Jesús – anunciación, llagada a Belén y epifanía-.

La Infancia Misionera da fe que “los niños ejercen como pequeños misioneros y desde su humildad, creatividad y sencillez, son protagonistas de la Evangelización”. Así lo vivió el obispo Forbin-Janson en 1843 cuando acudió a los niños de su diócesis en Francia para ayudar a sus semejantes necesitados en China. Solo nueve años después, la iniciativa llegó a España de la mano de la reina Isabel II. En 1922, el Papa Pío XI la hizo suya y le dio el carácter de Pontificia.Para favorecer el despertar y compromiso misionero, este año la Infancia Misionera inicia un recorrido que durará cuatro cursos siguiendo el crecimiento de Jesús. El primero comienza en Belén. El objetivo es descubrir el sentido misionero de la Buena Noticia del nacimiento del Mesías. Los años siguientes se presentarán la huida a Egipto con el lema “Siempre en marcha”, la vida en Nazaret como “Somos familia”, y la peregrinación a Jerusalén como “Tenemos una misión”

Preparados para el Encuentro Diocesano de la Infancia Misionera en el Mater Dei

Mañana sábado 26 de enero, víspera del Domingo de la Infancia Misionera, la Delegación de misiones organiza el XVIII Encuentro Diocesano en el que cada año participan centenares de niños. El lema es “Con Jesús, a Belén. ¡Qué Buena Noticia!” y comenzará a las 9:45 de la mañana en el Seminario Mater Dei de Castellón. El viernes la Delegación diocesana de Misiones tenía inscritos 488 niños.

El programa incluye la celebración de la Eucaristía, que estará presidida por el Obispo, mons. Casimiro López Llorente.  Los talleres de esta edición se centrarán en la infancia de Jesús – anunciación, llagada a Belén y epifanía-, organizados por las parroquias de San Jaime y Santos Evangelistas de Vila-real, y Ntra. Sra. de los Ángeles de Bechí, junto con la Consolación y la ONG Ameáfrica.

Capaces de Dios

La Jornada Mundial de la Infancia Misonera, el domingo, se trata de un día en el que se pone de relieve este apostolado, incluido dentro de las Obras Misionales Pontificias, y que promueve la ayuda recíproca de los niños del mundo. Desde la Delegación nacional aseguran que es importante hablar de la misión a los pequeños porque “los niños son capaces de Dios, y lo son desde su más temprana edad. Desde esta capacidad de conocer y encontrar a Dios en sus vidas, nace otra capacidad intrínseca: son capaces de la misión”.

La Infancia Misionera da fe que “los niños ejercen como pequeños misioneros y desde su humildad, creatividad y sencillez, son protagonistas de la Evangelización”. Así lo vivió el obispo Forbin-Janson en 1843 cuando acudió a los niños de su diócesis en Francia para ayudar a sus semejantes necesitados en China. Solo nueve años después, la iniciativa llegó a España de la mano de la reina Isabel II. En 1922, el Papa Pío XI la hizo suya y le dio el carácter de Pontificia.

Nuevo itinerario siguiendo el crecimiento de Jesús

Para favorecer el despertar y compromiso misionero, este año la Infancia Misionera inicia un recorrido que durará cuatro cursos siguiendo el crecimiento de Jesús. El primero comienza en Belén. El objetivo es descubrir el sentido misionero de la Buena Noticia del nacimiento del Mesías. Los años siguientes se presentarán la huida a Egipto con el lema “Siempre en marcha”, la vida en Nazaret como “Somos familia”, y la peregrinación a Jerusalén como “Tenemos una misión”.

Escucha en El Espejo de hoy la entrevista con el Delegado diocesano de Misiones, Miguel Abril, que explica la Jornada de la Infancia Misionera

La Hoja del 20 de noviembre

La Hoja del 20 de enero

En La Hoja del 20 de enero:

  • Crecer y anunciar con Jesús. Jornada de la Infancia Misionera.
  • Mons. López Llorente: “Los niños, misioneros de la Buena Noticia”.
  • Colecta Infancia Misionera 2018.
  • Misión Calcuta, nuevo proyecto de la Delegación de Juventud.
  • Entrevista con Pep Sastre, director de La Ocho Mediterraneo TV

Puedes leerlo aquí.

Imagen Cartas 320x200

Los niños, misioneros de la Buena Noticia

Queridos diocesanos:

Todavía está viva la celebración de la Navidad en nuestro corazón. Y la Jornada de la Infancia Misionera, el domingo, día 27 de enero, nos invita a volver de nuevo nuestra mirada a Belén. Junto con los niños de Infancia Misionera, acompañaremos a José y a María en su “peregrinación” de Nazaret a Belén; y como los pastores y los Magos de Oriente, iremos al portal de Belén para contemplar y adorar al Niño, el Hijo de Dios, recién nacido. En ese Nino frágil y pobre podemos contemplar el amor humilde e infinito de Dios que quiso visitar a su pueblo para santificarlo, darle su amor y su vida. A cuantos lo acogen con fe, les llena de su amor, de su paz y de alegría y dan testimonio de la alegría del Evangelio en medio del mundo. El Niño nacido en Belén es la Buena Noticia de Dios para todo hombre y mujer de todo tiempo y lugar, que, una vez encontrada y contemplada, como los pastores y los Magos, es anunciada a todos. Es lo que resalta el lema de la Jornada de este año. “Con Jesús a Belén. ¡Qué Buena Noticia!”. 

Despertar el sentido misionero en los niños bautizados es primordial, ya que, por el bautismo, todos somos misioneros, o, en palabras del papa Francisco, “discípulos misioneros” de Jesús, la Buena Noticia para el mundo. Sí, también los niños lo son por su bautismo; y ellos también están llamados a ser con su palabra y con su vida discípulos misioneros del Señor. Esta es la razón honda y la propuesta educa­tiva de Infancia Misionera: dar al niño el protagonismo misionero que le corresponde por razón de su bautismo. Para ello, los niños de Infancia Misionera están invitados, en primer lugar, a encontrarse personalmente con Jesús, para contemplarle, adorarle y rezarle, entregarle su ofrenda con amor, como los pastores y Magos de Oriente. La alegría de este encuentro con Jesús, el sentirse amado por Dios en ese Niño Dios, pobre y humilde, les impulsará a llevar a otros niños al encuentro con Jesús y a ofrecer su pequeña ofrenda para que la Buena Noticia llegue también a los niños de países de misión. Quien recibe el don tan hermoso de la amistad con Jesús siente la necesidad de transmitirlo a los demás. La llamada que sienten los niños a la misión hace que crezca en ellos un espíritu de amor al prójimo, generosidad, solidaridad y entrega que les acompañará toda la vida.

Es lo que pretende la Obra de la Infancia Misionera, que nació para que los niños pudieran ayudar a los niños de los países de misión. En1843, el obispo francés Forbin-Janson, de acuerdo con Paulina Jaricot, pensó que los niños podían hacerlo y les propuso un reto: “Podéis ayudarme a salvar a los niños de China rezando un avemaría cada noche y ofreciendo por ellos una limos­na”. Así de sencillo. De este modo co­menzó esta obra quecontó siempre con el apoyo de los Papas. En 1950, Pío XII instituyó el Domingo Mundial de la Infancia Misionera, que celebramos el domingo próximo.

La Infancia Misionera no está pasada de moda. Cuantos trabajamos en la iniciación cristiana sabemos que es vital y decisivo para su futura vida cristiana que los niños bautizados tengan la experiencia de un encuentro personal con Jesús en su más tierna infancia. Sólo desde ahí podrán crecer como discípulos misioneros de la Buena Noticia. A esto les ayuda la obra de Infancia Misionera llevándoles al encuentro con Jesús y haciéndoles protagonistas de la misión, como “pequeños misioneros” con los de cerca –amigos, padres, compañeros- y con los de lejos. 

Por ello os invito a todos los niños de todas las parroquias y colegios a nuestro encuentro anual de Infancia Misionera el sábado, 26 de enero, por la mañana en el Seminario diocesano Mater Dei. Los varios centenares de niños y niñas que participan cada año en el encuentro son testigos de la alegría que da compartir la fe y la misión, de ser amigos de Jesús para llevar a otros el amor de Dios que él nos ha traído. Animo a todos –niños y niñas, catequistas y profesores, parroquias, movimientos y comunidades eclesiales, a todos los sacerdotes- a participar en el encuentro. No os defraudará. 

Queridos niños y niñas de Infancia Misionera: ¡Gracias por vuestra implicación! ¡Continuad así! ¡Sed amigos de Jesús! ¡No perdáis vuestro espíritu misionero! Los adultos os apoyamos con nuestra oración y aliento, y con nuestra aportación económica.

Con mi afecto y bendición,

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Más de 600 niños viven la misión en el Encuentro de la Infancia Misionera

Más de 600 niños de cerca de 30 parroquias y colegios de la Diócesis han participado en el XVII Encuentro Diocesano de la Infancia Misionera en el Seminario Mater Dei. Como escuela de solidaridad, esta institución pontificia nacida hace 175 años enseña a los más pequeños a ser generosos y a ser sensibles a las injusticias como la pobreza, el hambre o las enfermedades que sufren muchos niños en todo el mundo. Mons. Casimiro López Llorente ha presidido la Eucaristía, y en la homilía ha animado a los niños a atreverse a ser misioneros, como rezaba el lema de este año.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

Los niños: llamados al compromiso misionero

Queridos diocesanos:

Cada cuarto domingo de enero, este año el día 28, celebramos la Jornada de Infancia Misionera. Estará precedida y preparada en nuestra Diócesis por el encuentro anual de Infancia Misionera, el día anterior, el sábado 27. En Navidad acabamos de contemplar a Dios en la fragilidad de un niño; fragilidad y fortaleza para vivir intensamente la misión que Dios Padre le ha confiado. Es allí, en Belén y en Nazaret, donde podemos descubrir la fuerza y el vigor de los niños, a quienes más tarde Jesús propondrá como camino para el Reino de los cielos. Es en ellos y en su colaboración donde el obispo Forbin-Janson descubrió el manantial de esta cooperación misionera. Leer más

La Jornada de la Infancia Misionera reúne a 600 niños en un acto de colaboración diocesana

Después de XVI ediciones, la Jornada Diocesana de la Infancia Misionera ha dejado de ser noticia por la asistencia. Ya no es novedad porque la alta participación es una constante. El sábado pasado participaron 600 niños de diferentes poblaciones de la Diócesis, y el secreto está en la colaboración de parroquias, movimientos y congregaciones en esta iniciativa de la Delegación de Misiones. El lema del 2017 ha sido Sígueme, a partir del cual el Obispo ha invitado los niños a un encuentro con Cristo.

Leer más