La Hoja del 2 de diciembre

La Hoja del 2 de diciembre

En La Hoja del 2 de diciembre:

  • “Responsables de una herencia” 140 aniversario del Colegio Diocesano La Milagrosa de Segorbe.
  • Mons. López Llorente: El domingo, centro del Año litúrgico.
  • 50 años del anuncio del Evangelio desde San José de Almazora.
  • Celebraciones de la Purísima en nuestra Diócesis.
  • Entrevista con sor Soledad Zulet, hija de la Caridad y delegada de la Asociación de La Milagrosa.

Puedes leerlo aquí.

Samuel Uchechukwu: «Dios ha puesto en mi camino a personas que me han ayudado recobrar el sentido de mi vida»

Samuel es un participante de la acogida de Cáritas Parroquial de Santo Tomás de Villanueva. Este nigeriano, que era un gran sastre en su país de origen, sufrió un infarto cerebral y perdió el habla, que ahora está recuperando gracias a la Fundación Ateneo y la inestimable ayuda de Nieves y Yolanda, sus dos ángeles de la guarda en Castellón junto a la también nigeriana Tesi, que es como su hermana en nuestra ciudad. Leer más

Por los que han apagado su voz. Conmemoración de los Fieles Difuntos

Mons. Casimiro López oficiará mañana, 1 de noviembre, la Eucaristía en el Cementerio de Castellón a las 10:30h y en el de Segorbe a las 16h

 

El próximo viernes, día 2 de Noviembre, la Iglesia celebra – como cada año – la Conmemoración de los Fieles Difuntos. Esto es, un recuerdo que la Iglesia hace en favor de todos los que han muerto en este mundo – los fieles difuntos -, pero aún no pueden gozar de la presencia de Dios porque están purificando, en el purgatorio, los efectos que ocasionaron sus pecados. Leer más

Imagen Cartas 320x200

Noviembre: mes de todos los santos y difuntos

Queridos diocesanos

En la fiesta de Todos los Santos, el día 1 de noviembre, recordamos a esa muchedumbre innumerable de hombres y mujeres de todo tiempo y nación, edad, estado y condición –laicos, matrimonios, religiosos y consagrados a Dios y pastores- que han alcanzado la santidad como regalo y gracia de Dios. Ellos acogieron con humildad y generosidad el amor y la vida de Dios en su vida terrena. De la mayoría no conocemos su nombre, porque no han sido canonizados por la Iglesia, es decir, no han sido reconocidos como santos ni propuestos a todos los fieles como ejemplos de santidad y vida cristiana. Pero por la fe sabemos que gozan ya para siempre del amor y la gloria de Dios. A todos los une haber encarnado en su existencia terrenal las bienaventuranzas con la ayuda y el impulso del Espíritu Santo. Todos ellos viven ya con Dios, gozando de Él e intercediendo por nosotros. Ellos son para nosotros referentes de vida cristiana y ejemplo de santidad; a ellos nos encomendamos continuamente en nuestro camino hacia el cielo, nuestra verdadera meta. Hemos sido creados para el cielo, es decir para estar con Dios gozando de su amor para siempre, sin posibilidad de perderlo nunca jamás. El cielo es la situación en que amaremos con todo nuestro ser a Dios y a los hermanos. Leer más