Unos 20 adolescentes participan en el curso afectivo sexual “Aprendamos a amar”

La Delegación de Familia y Vida junto con la fundación Desarrollo y Persona han puesto en marcha el taller de educación afectivo sexual “Aprendemos a amar” para niños de entre 12 y 14 años.

Este curso de dos sesiones impartido por María Luísa Olmos ha proporcionado a técnicas a los jóvenes para conocerse mejor, descubrir la sexualidad como dimensión positiva de la persona y ser conscientes de las propias necesidades de afecto y de la conveniencia de establecer relaciones interpersonales basadas en una madurez afectiva. Durante estas sesiones también se han trabajado las nuevas emociones y sentimientos que surgen durante la pubertad y favorecer el diálogo padres-hijos como pilar fundamental.

El propio Papa Francisco dice “Sí a la educación sexual”, en uno de los apartados de su Exhortación Apostólica sobre la Familia, “La alegría del amor” (Amoris Laetitia) (AL, 280). Los niños y los adolescentes, conforme avanza la edad, y teniendo en cuenta su progreso psicológico, hay que informarles sobre la sexualidad de las personas, la cual es una “educación para el amor, para la donación mutua”. De este modo el lenguaje de la sexualidad no se ve empobrecido, sino iluminado”.

Lo importante en la educación sexual es “enseñarles un camino en torno a las diversas expresiones del amor, al cuidado mutuo, a la ternura respetuosa, a la comunicación rica de sentido. Porque todo eso prepara para un don de sí íntegro y generoso” que desembocará en el compromiso de entrega total de los cuerpos en el matrimonio

La Misericordia imprenga la fiesta del Lledó

Las fiestas de la Virgen del Lledó de este año han tomado una tonalidad acorde con el Jubileo de la Misericordia. Ya en la oración colecta de la misa pontifical, domingo pasado, Mons. Casimiro López Llorente subrayó junto a “Mare de Déu del Lledó” la advocación “Madre de Misericordia”. Durante la homilía calificó a María como “profetisa de la misericordia”, y exhortó a los fieles que llenaban la basílica a experimentar y ser testigos de esa misericordia divina.

El Obispo tuvo un recuerdo particular hacia las situaciones que en el mundo no dejan indiferente al que ha experimentado la misericordia de Dios: desde los enfrentamientos, hasta el drama de los refugiados y pueblos empobrecidos, pasando por los choques ideológicos: “La ideología no puede ser para aniquilar al contrario sino para construir juntos una sociedad mejor”. Leer más

El Director de Pastoral Penitenciaria señala el acceso al trabajo y la familia como claves de la inserción

Representantes de la Pastoral Penitenciaria de las tres diócesis valencianas, más una participación de miembros de Tortosa, han celebrado este último sábado de abril la XVI Jornada Regional en el Seminario Mater Dei de Castellón. Florencio Roselló, capellán del centro de Castellón I y Director Nacional del Secretariado en la Conferencia Episcopal, ha animado a seguir “hablando de valores fundamentales de la persona como el acceso al trabajo, la libertad o la familia, ya que son los factores que después de la prisión permiten una reinserción”.160430 - Jornada Regional Pastoral Penitenciaria 3_Fotor

 

Mons. Casimiro López Llorente ha presidido la eucaristía, en la que ha invitado a ser apóstoles de la misericordia en la prisión. Precisamente, Florencio Roselló ha afirmado en su ponencia que el reto es hacer realidad la misericordia tanto en la labor de capellanes y voluntarios, como entre los mismos internos y las administraciones.

Roselló ha advertido del ries160430 - Jornada Regional Pastoral Penitenciaria 4_Fotorgo de “acostumbrarse al fracaso”, pero cuando aparentemente falla lo humano la persona se apoya en la trascendencia: “Se de muchos que rezan por la noche, y que me dicen ‘Padre, yo se que Dios es un juez justo que me hará misericordia’”, aseguraba. También ha afirmado que hay que seguir trabajando en la misericordia hacia las víctimas, y alababa el éxito de experiencias en las que se ha mostrado a los internos las consecuencias de sus actos en una persona e historia concreta.

 

 

Precisamente entre los 130 asistentes estaba  Olga Ballesteros, directora del centro de la capital de la Plana, quien ha reconocido la labor de la pastoral penitenciaria en las diversas realidades del mundo de la cárcel. Por su parte, Sonia Barreda, delegada diocesana y coordinadora regional, ha valorado la alta participación en la jornada así como el alto grado de implicación de todos los voluntarios.

Jubileo de Enfermos en LLedó

Ciento cuarenta personas han recibido este viernes la unción de enfermos en la Basílica de la Virgen del Lledó con motivo del Jubileo de los Enfermos. Mons. Casimiro López Llorente ha afirmado que “cada vez que nos reunimos para una celebración del Jubileo, estamos invitados a contemplar, experimentar y dejarnos transformar por la Misericordia de Cristo”.

 

El acto ha comenzado con una procesión por el exterior de la Basílica, y al entrar por la puerta principal los participantes han venerado la Cruz. A este gesto vivido con “fe y devoción” se ha referido el Obispo en su homilía: “La Misericordia es el Nombre de Dios, manifestado en la historia de la salvación, en Jesucristo, y en la cruz de una forma suprema por excelencia; al venerarla sabemos que ahí tocábamos la Misericordia misma”.

Leer más

El Seminario Mater Dei: “el corazón de la Diócesis”

Aquí para ver el vídeo

Queridos diocesanos:

Durante el presente curso hemos celebrado el 50º Aniversario de la inauguración de las instalaciones de nuestro Seminario Diocesano Mater Dei en Castellón, que concluye el próximo día 7 mayo con una Misa solemne de  acción de gracias en la capilla mayor del Seminario. Ese mismo día del año 1966 era bendecido por Mons. Pont i Gol el complejo actual del Mater Dei destinado a albergar los Seminarios Diocesanos Mayor y Menor. El Seminario, la institución en que se forman los futuros sacerdotes, es una comunidad de tal importancia, que bien la podemos llamar, como han dicho los Papas, “el corazón de la Diócesis”.

La celebración de esta  efeméride ha suscitado en nosotros un doble sentimiento: por un lado, el gozo y la acción de gracias por esos 50 años dando buen fruto; y, por otro, la preocupación ante la escasez actual de nuevas vocaciones sacerdotales. La situación de hace cincuenta años, caracterizada por un “considerable aumento de alumnos, provocado por el cambio de límites” de la Diócesis (Pont i Gol), era bien distinta a la actual sequía vocacional; pero esto no nos debe llevar a la tristeza o al pesimismo paralizante y estéril, sino al compromiso cargado de esperanza. A ello nos exhortaba el papa Francisco a los Obispos españoles en la visita ad limina de 2014: el trabajo en la pastoral vocacional -nos dijo el Papa- es una deber y la responsabilidad de toda la Iglesia diocesana; y, en especial, del obispo, que lo “debe poner en su corazón como absolutamente prioritario”.

Si nuestro seminario es el corazón de la Diócesis, cuantos la formamos hemos cuidarlo con sumo esmero y con cariño, porque de su estado de salud depende también el estado de salud de todo el cuerpo, de nuestra Iglesia diocesana. El momento actual nos urge a implicarnos todos en la promoción de nuevas vocaciones al sacerdocio para que no se seque el corazón de la diócesis. Esto significa ponernos al servicio del nacimiento y discernimiento de las vocaciones sacerdotales así como del crecimiento y formación de los seminaristas.

¿Cómo hacerlo? Hemos de poner especial hincapié en la oración de nuestros niños y jóvenes, porque en la oración se da el encuentro con Cristo, que es quien llama a su corazón para hacerlos participes de la vocación sacerdotal al servicio de la Iglesia y de toda la humanidad. Además toda nuestra Iglesia debe acoger cada día la invitación persuasiva de Jesús de orar por las vocaciones;  Él nos pide que roguemos “al dueño de la mies que envíe obreros a su mies” (Mt. 9, 3 8). Obedeciendo al mandato de Cristo, la Iglesia hace, antes que nada, una humilde profesión de fe, pues al rogar por las vocaciones, reconoce que son un don de Dios y, como tal, hay que pedirlo con súplica incesante y confiada.

Es necesaria una predicación directa sobre el misterio de la vocación en la Iglesia, sobre el valor del sacerdocio y sobre su urgente necesidad para el pueblo de Dios. Una catequesis orgánica y difundida a todos los niveles en la Iglesia, además de disipar dudas sobre la vocación sacerdotal, abre los corazones de los creyentes a la espera del don y crea condiciones favorables para el nacimiento de nuevas vocaciones.

Ha llegado el tiempo de hablar y trabajar valientemente de las vocaciones al sacerdocio, como de un valor inestimable y una forma espléndida y privilegiada de vida cristiana. Conscientes de que cada uno tiene una vocación en la Iglesia, hemos de proponer a cada niño y joven que se plantee personalmente cuál es su vocación y si Jesús le llama al sacerdocio, ofreciéndoles formar parte de grupos vocacionales a crear en las parroquias, a participar en las actividades que organiza el Seminario para monaguillos o en el Seminario en familia, o a ingresar en nuestro Seminario Menor o Mayor, si han descubierto que Jesús les llama al sacerdocio.

Pongamos bajo la intercesión y la protección de la Virgen Marí toda nuestra pastoral vocacional y nuestro Seminario Mater Dei.

Con mi afecto y bendición,

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Carta Mons. Casimiro López Llorente: “50º ANIVERSARIO DEL SEMINARIO DIOCESANO MATER DEI”

A TODOS LOS FIELES CRISTIANOS DE SEGORBE-CASTELLÓN:

SACERDOTES, DIÁCONOS, CONSAGRADOS Y SEGLARES

Escudo_episcAmados todos en el Señor:

El próximo día 7 mayo se cumplen 50 años de la bendición de las instalaciones de nuestro Seminario Diocesano Mater Dei por Mons. Pont i Gol en 1966, destinadas a albergar los Seminarios Diocesanos Mayor y Menor. Como es conocido, durante el presente curso hemos estado celebrando este 50º Aniversario con distintas acciones con el fin de dar a conocer y acercar a toda la Iglesia diocesana nuestro Seminario diocesano, que, como han dicho los Papas, es “el corazón de la Diócesis”.

La celebración de esta efeméride ha suscitado en nosotros un doble sentimiento: por un lado, el gozo y la acción de gracias por esos 50 años dando buen fruto; y, por otro, la preocupación ante la escasez actual de seminaristas y de nuevas vocaciones sacerdotales. La situación de hace cincuenta años, caracterizada por un “considerable aumento de alumnos, provocado por el cambio de límites” de la Diócesis (Mons. Pont i Gol), era bien distinta a la actual sequía vocacional; pero esto no nos debe llevar a la tristeza o al pesimismo paralizante y estéril, sino al compromiso cargado de esperanza en la promoción de nuevas vocaciones.

Si nuestro Seminario es el corazón de la Diócesis, cuantos la formamos -sacerdotes, religiosos y seglares- hemos de cuidarlo con sumo esmero y con cariño, porque de su estado de salud depende también el estado de salud de todo el cuerpo, de nuestra Iglesia diocesana. El momento actual nos urge a implicarnos todos en la vida de nuestro Seminario y en la promoción de nuevas vocaciones al sacerdocio para que no se seque el corazón de la Diócesis. Es nuestro Seminario. Es la comunidad donde se forman nuestros futuros sacerdotes, que la hemos de sentir y amar como algo muy nuestro estando cercanos y compartiendo sus alegrías, preocupaciones y desvelos.

Por todo ello os invito a todos a la Misa de acción de gracias el sábado, día 7 de mayo, a las 11:00 horas en la Capilla Mayor del Seminario Mater Dei en Castellón. A continuación se presentará el libro Apuntes para la Historia del Seminario Diocesano Mater Dei. Terminaremos compartiendo un vino de honor.

Ruego que la presente carta sea dada a conocer en todas las parroquias de la Diócesis en la Misas del Domingo, día uno de Mayo, también en la Misas de Víspera, para que llegue a todo el Pueblo de Dios de Segorbe-Castellón. Unámonos a esta celebración de acción de gracias y de oración a Dios por intercesión de la Virgen María por nuestros Seminarios Menor y Mayor Mater Dei y por las vocaciones al sacerdocio.

Con mi afecto y bendición,

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

8 razones para marcar la X de la Iglesia en la Declaración de la Renta

1.- Ayudas a sostener el desarrollo de sus actividades: mantener al clero, el anuncio del Evangelio, la vivencia de la fe y la inmensa labor asistencial que desarrolla en España y en todo el mundo.

2.- Es absolutamente gratis. Ni te cobran más, ni devuelven menos.

3.- Es una forma sencilla. No implica trámites engorrosos, basta con marcar la casilla de la Iglesia.

4.- Con este gesto demuestras a la sociedad que somos muchos los que valoramos la labor que realiza la Iglesia.

5.- Supone decir claramente “Sí” a la libertad religiosa y a su ejercicio pleno en una sociedad plural y democrática.

6.- No perjudica a nadie.

7.- Puedes marcar simultáneamente las casillas de Iglesia católica y de otros fines sociales.

8.- Es el dinero mejor invertido.

 

Xtantos16Gracias a los contribuyentes que marcaron la X, en 2014 fue posible

– atender a más de 26.000 víctimas de la violencia.

– celebrar 9 millones de eucaristías.

– asistir a 4.800.000 personas en los 8.490 centros sociales y asistenciales católicos.

– mantener 163 centros para migrantes y refugiados.

– acompañar a 200.000 personas en hospitales y en sus casas.

– dispone de 2.453 Colegios católicos concertados, 324 de educación especial.

– cuenta con 13.000 misioneros en 128 países de los 5 continentes.

– conservar 3.168 bienes inmuebles de interés cultural.

El Mater Dei prepara los actos de cierre de su 50 Aniversario

Desde que en octubre comenzó el recorrido de la exposición itinerante sobre los 50 años del Seminario Mater Dei, muchos fieles, y entre ellos numerosos grupos de jóvenes, han vuelto los ojos a esta institución que es como el pulmón de la Diócesis. Conocer, compartir experiencias y orar han sido los ejes fundamentales. El 7 de mayo mons. López Llorente concluirá las celebraciones con una eucaristía.

El viernes 6 de mayo, habrá un nuevo encuentro con ellos para un encuentro de oración por la vocaciones a las 20h30 en el Mater Dei. Dos horas después, tomará el relevo la Adoración Nocturna con una Vigilia.

Al día siguiente, coincidiendo con los 50 años de la inauguración oficial del complejo del Mater Dei, el Obispo presidirá una eucaristía a las 11h. En esta celebración también se recordará la consagración del templo, que se realizó en octubre de 1966 y de la que se ha encontrado documentación gráfica inédita gracias al archivo de D. José Aguilella

Entrevista D. Miguel Abril, rector Seminario Mayor Mater Dei

“No se puede entender una diócesis sin seminario”

Don Miguel Abril, rector del Seminario Mayor Mater Dei

Don Miguel Abril, rector del Seminario Mayor Mater Dei

– ¿Qué balance hace de estos 50 años del Seminario?

Va a la par del balance de la vida de la Iglesia diocesana, en el sentido de que el Seminario es reflejo de lo que se vive en la diócesis. La cercanía del seminario a las parroquias y las familias es algo que se ha ido trabajando.

No se puede entender una diócesis sin seminario y a la par, el Seminario es reflejo de la diócesis.

– Usted en su día también fue seminarista del Mater Dei y ahora de nuevo aquí, aunque de rector…

Ves que Dios es el Señor de la historia y que va conduciéndolo providencialmente todo y lo ves como un servicio. La Iglesia a través del señor obispo te pide esto como antes te ha pedido otras cosas.

Cuando se celebró el 25 aniversario yo estaba entonces de seminarista aquí.

– ¿Cómo vivió sus años de seminario?

Entonces éramos 12 ó 13. Teníamos un ambiente majo, como también ahora lo hay. Yo recuerdo que una de las cosas que vivíamos con bastante normalidad era el buen humor, las bromas.

– Cada uno con su carisma, con su manera de ser… ¿Cuáles tienen que ser las características del sacerdote de hoy?

Ya nos lo dice el papa Francisco: sacerdotes cercanos, pastores con olor a oveja, hombres de Dios, enamorados de Jesucristo por supuesto, accesibles, que formen comunidades vivas, que genere comunión, que cuiden la fraternidad sacerdotal, capaces de corregir fraternalmente y con  una devoción fuerte a la Virgen María.

– ¿Qué pueden hacer las familias, los  laicos por las vocaciones?

Las vocaciones no salen por arte de magia, salen de las familias cristianas. En primer lugar con la apertura a la vida, con una iglesia doméstica. Y luego, sabiendo valorar a los sacerdotes,  viéndolos como servidores de la Palabra de Dios, de los sacramentos…

– ¿Qué es Amigos del Seminario?

Una asociación para todas las personas que quieren tener una colaboración con el Seminario, estar informadas y vivir esa cercanía. Alentar y animar a que se incremente el número de socios. Es una manera de apoyar y animar una iglesia viva e ir acompañando a los seminaristas hacia el sacerdocio.

– ¿A qué retos se enfrenta el Seminario?

El reto más grande que tenemos es la apertura del Seminario Menor, cuyas obras ya están a punto de terminarse; la consolidación del Seminario mayor y la necesidad de nuevas vocaciones.

Más de la mitad de las familias siguen apostando por la asignatura de Religión en la educación de sus hijos

En la diócesis de Segorbe-Castellón 4 de cada 7 alumnos estudian la asignatura de Religión. El 55,82% de los padres continúan eligiendo esta materia en la educación de sus hijos.

Este curso 2015-2016 ha aumentado el número de alumnos de Bachillerato un 15,92% con respecto al curso pasado, alcanzando un 49,22% de estudiantes de primero de Bachiller que estudian esta materia, lo que en cifras absolutas representan 1.517 jóvenes.

En la franja de Secundaria, la cifra ha aumentado levemente un 0,83%, alcanzando de este modo el 53,21% del alumnado, mientras que en Primaria e Infantil hay un ligero descenso del 2,28% en los primeros, y del 1,46% en los más pequeños, aunque en esta franja también ha habido una disminución de alumnado.

El Obispo, mons. Casimiro López, recuerda que “la enseñanza religiosa es fundamental en la formación integral de los alumnos para lograr el pleno desarrollo de su personalidad, del que no se puede excluir la dimensión trascendente y religiosa connatural a toda persona”. Y añade: “la clase de Religión ayuda a conocer y comprender la propia cultura: las fiestas religiosas y patronales, las templos y catedrales, el arte y la literatura de nuestro país…; tantas y tantas expresiones culturales, artísticas y sociales presentes en nuestra vida cotidiana, que no pueden ser entendidas y valoradas adecuadamente sin tener en cuenta sus raíces y contenidos cristianos”.

Enfermos y cuidadores celebran su Pascua y Jubileo en Lledó

Este viernes los enfermos y cuidadores están invitados a participar en su Pascua y Jubileo en la Basílica del Lledó. La celebración pone el foco en la Virgen María que intercede en las bodas de Caná, lo que da pie al Papa Francisco a hablar en su mensaje de la experiencia de fe en el sufrimiento y del papel de los que atienden a los faltos de salud: “La misma ternura de Dios se hace presente en la vida de muchas personas que se encuentran al lado de los enfermos y saben captar sus necesidades”. La celebración en la Basílica de la Patrona de Castellón comenzará a las 17.30h y está prevista una procesión y eucaristía con unción de enfermos.

Francisco afirma que “aunque el encuentro con el sufrimiento será siempre un misterio, Jesús nos ayudará a revelar su sentido”, ya que si por un lado “la fe es puesta a prueba, al mismo tiempo revela toda su potencialidad positiva”. Es así que si lo primero que se pide para los seres queridos es la salud física, “el amor animado por la fe hace que pidamos para ellos algo más grande: una paz, una serenidad de la vida que parte del corazón y que es don de Dios, fruto del Espíritu Santo que el Padre no niega nunca a los que le piden con confianza”.

La Campaña del Enfermo que se concluye el VI Domingo de Pascua se inició el 11 de febrero, festividad de Nuestra Señora de Lourdes, y pretende implicar a los afectados por dolencia y sus familias, así como a los profesionales de la salud, instituciones socio-sanitarias, toda la comunidad cristiana y la sociedad en general. Para recibir el sacramento de la unción de enfermos con esta ocasión, los interesados pueden solicitarlo en sus parroquias o dirigirse a la Delegación Diocesana de Pastoral de la Salud en el teléfono 657 357 956.