Entradas

El Obispo preside el Corpus Christi en la Concatedral de Santa María de Castellón: “el Sacramento del Altar contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es lo más grande que tenemos”

Esta tarde se ha celebrado el Corpus Christi en la Concatedral de Santa María de Castellón, que ha presidido el Obispo, D. Casimiro López Llorente, con una procesión claustral y con aforo limitado, pero no por ello con menos intensidad y alegría.

“Nos congregamos para celebrar la fiesta del Corpus, en su centro está el Misterio Eucarístico, memorial del sacrificio de Cristo en la cruz y de su resurrección, que se nos da como alimento y se queda realmente presente entre nosotros”, ha dicho D. Casimiro al inicio de la homilía, “avivemos y confesemos nuestra fe en Jesucristo vivo y realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar”.

El Obispo ha continuado explicando que “Jesús se hace y está realmente presente en la Eucaristía, en su divinidad y en su humanidad gloriosa, y por ello el Sacramento del Altar contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es lo más grande que tenemos, en ella esta Cristo mismo, nuestra Pascua y Pan de Vida, que se da a los hombres para que tengan vida por medio del Espíritu Santo”.

Ha realizado una invitación a los fieles a contemplar y a adorar el Misterio Eucarístico, “en la Eucaristía el Señor se ha querido quedar real y permanentemente presente entre nosotros, bajo esas sencillas especies del pan y del vino, Él está y se queda realmente entre nosotros, de muchas formas, pero de una forma preeminente y única en la Eucaristía”.

Ha advertido de que “sin la Eucaristía, sin la comunión sacramental de Cristo, el cristiano, los sacerdotes, nuestra fe, nuestra tarea, se debilita y terminan muriendo. No se puede afirmar que para ser un buen cristiano no es necesario asistir a la Santa Misa ni comulgar, y sería como el sarmiento desvinculado de la vid, que se seca y muere”.

“Hoy, en el Corpus celebramos el día de la caridad”, ha continuado, “y la caridad de Cristo, como dice San Pablo, nos apremia, y más en estos tiempos de crisis global, no solo sanitaria o económica, si no también laboral, social, moral y política, a ser testigos comprometidos en la caridad. Nos insta a atender a todos aquellos que están pasando hambre, que se quedan sin trabajo, que pierden sus empresas, a familias enteras sin medios para subsistir”, por ello se ha hecho la colecta extraordinaria de Cáritas.

Al final de la Eucaristía se ha celebrado un procesión dentro de la Concatedral con el Santísimo, hasta la puerta, donde el Obispo ha bendecido a la ciudad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comienza la Semana de la Caridad

Con la solemnidad del Corpus Christi, el próximo domingo 14 de junio, se celebra el Día de la Caridad. Cada año ha sido el momento en que Cáritas presentaba su labor durante una semana. En esta ocasión, aunque se hayan tenido que reducir los actos, la acción caritativa organizada de la Iglesia en Segorbe-Castellón mostrará una vez más la generosidad de la gente, el trabajo que se realiza y, lamentablemente, los muchos desafíos que siguen reclamando la colaboración de todos para que nadie se quede al margen.

Hay muchas iniciativas solidarias en la sociedad. Lo peculiar de Cáritas es que en el centro, en la motivación y en la manera de hacer está Cristo que se sienta a la mesa con la humanidad, y en particular con los pobres, como evoca el lema de esta edición. Como afirma la Subcomisión Episcopal de Acción Caritativa y Social, “el Señor, compadecido de nuestra enfermedad pandémica, de nuestra desesperanza y soledad, nos invita a encontrarnos con Él en el camino y a sentarnos a comer a su mesa”.

­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­ Actos previstos

  • Presentación de la Memoria de Cáritas. Miércoles 10 a las 12h
  • Suplemento acción Cáritas Covid-19. Junto con la memoria se mostrará el compromiso de Cáritas con los afectados por la crisis económica y social provocada por la pandemia.
  • Visita virtual a los recursos de Cáritas.
  • Hora Santa en las parroquias el jueves 11.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

Ante la crisis global, intensificar la caridad

Queridos diocesanos:

A lo largo de la próxima semana nos prepararemos para la celebración del Corpus Christi ayudados por nuestras parroquias y Cáritas diocesana. Lo haremos afectados aún por la pandemia del Covid-19,  y, también, por sus graves consecuencias económicas, laborales, sociales, morales y espirituales. Vivimos una crisis global que abarca los distintos ámbitos de la vida: el personal, el  familiar y el social, en nuestra nación y en el mundo entero. Toda crisis, junto a sus efectos negativos, tiene también una dimensión positiva: ofrece la gran oportunidad para crecer corrigiendo lo que es incorrecto e injusto, purificando lo erróneo y pecaminoso, y dejándonos renovar para construir un mundo más humano. Más que nunca, como cristianos estamos llamados a trabajar por la civilización del amor, a lo que tantas veces nos exhortó san Juan Pablo II.

El Corpus Christi nos lleva a la raíz y la fuente de la civilización del amor. En el centro de esta fiesta está la Eucaristía, el Sacramento del amor; en él Cristo Jesús nos ha dejado el memorial de su sacrificio y entrega total en la Cruz por amor a toda la humanidad y a la creación. Cristo nos ha redimido del pecado y ha restaurado el orden original de amistad y comunión con Dios, con los demás y con la naturaleza entera. En la Eucaristía, el mismo Jesús se nos da como alimento de Vida y de Amor, que cambia y transforma;  Él se queda realmente presente entre nosotros para que, en adoración, contemplemos su amor supremo y nos dejemos empapar de él. La Eucaristía es central y vital para la Iglesia y para cada cristiano; es la fuente de la que nos nutrimos y el motor para vivir el día a día desde el amor de Dios; es el anticipo de la vida eterna y el inicio de la nueva tierra  y los nuevos cielos, cuando todo quede restaurado en Cristo.

En la Eucaristía, el Señor mismo nos invita a su mesa y nos sirve; Él se nos da a sí mismo en el pan partido y repartido; nos muestra así que amar es servir, y que el servicio es no solo dar sino darse. La comunión del Cuerpo de Cristo une a los cristianos con el Señor y crea la unión de unos con otros. La Eucaristía crea y recrea la nueva fraternidad que es expansiva y que no conoce fronteras.  Por ello, la Eucaristía tiene unas exigencias concretas para el vivir cotidiano, tanto de la comunidad eclesial como de los cristianos; de ella brota el mandamiento nuevo del Amor: “Amaos los unos a los otros como yo os he amado”. Y Cristo nos ha amado dándose a sí mismo por puro amor, de forma totalmente gratuita y desinteresada. La Iglesia y cada cristiano estamos llamados a dejarnos empapar por este amor entregado de Cristo y a vivirlo  de tal modo que este amor llegue a todos, pues a todos está destinado.

Por todo ello, en la Fiesta del Corpus Christi celebramos el Día de la Caridad. “La caridad de Cristo nos apremia” (2Cor 5,14). Ante la profunda crisis, que padecemos, el Señor nos apremia a ser testigos comprometidos de la caridad. Nos urge a orar por el eterno descanso de los fallecidos y por el consuelo de sus familiares; nos insta a atender a aquellos que en número creciente pasan hambre, se quedan sin trabajo, pierden sus empresas o negocios; nos urge a atender a familias enteras sin medios para subsistir o pagar los gastos corrientes y el alquiler. El mandamiento nuevo del amor nos llama a redoblar nuestro compromiso personal y nuestra generosidad para con los necesitados entre nosotros, a través de nuestras cáritas y de nuestra aportación al fondo diocesano ante el Covid-19; y también a ayudar a los más pobres de la tierra a través de  Manos Unidas y de la Delegación diocesana de Misiones.

El Señor Jesús nos apremia a vivir la caridad para reconstruir entre todos el tejido económico, laboral y social, tan castigado y debilitado por la pandemia, en el que todos puedan encontrar un trabajo digno. Y nos urge a vivir la caridad en la verdad para construir un orden social y político, basado en la verdad, en el encuentro y el diálogo constructivo entre todos, superando la mentira, el rencor, el insulto, la exclusión del diferente, el sectarismo y la imposición de ideologías. Necesitamos recuperar la categoría del bien común para crear entre todos las condiciones necesarias para que personas, familias y grupos puedan desarrollarse y alcanzar su perfección. Este debería ser objetivo de todos y, en especial, de los servidores  públicos.

Así esta crisis global se convertirá en oportunidad para crear un mundo más humano, más fraterno y más solidario. A ello nos apremia la caridad de Cristo.

Con mi afecto y bendición

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

El Obispo, D. Casimiro, celebrará el Corpus Christi en la Catedral, en Segorbe, y en la Concatedral, en Castellón.

A pesar de las limitaciones por el coronavirus, el Obispo de Segorbe-Castellón, D. Casimiro López Llorente, no quiere dejar de celebrar la Solemnidad del Corpus Christi, como es costumbre, tanto en la Catedral diocesana en Segorbe como en la Concatedral de Santa María en Castellón de la Plana.

En la Víspera del Corpus, el sábado día 13, presidirá a las 19:00 horas la santa Misa en la Concatedral y a continuación la procesión claustral en el interior de la iglesia con la bendición del Santísimo a la Ciudad y la diócesis a la puerta del templo.

Y ya el día del Corpus, el Domingo día 14, también a las 19:00 horas lo celebrará del mismo modo en la Catedral diocesana en Segorbe, con la santa Misa, procesión claustral y bendición con el Santísimo a toda la diócesis a la puerta del templo.

Como el mismo Obispo ha comunicado hoy en una circular dirigida al Pueblo de Dios, la celebración del Corpus de este año ha de ser distinta, pero no por ello menos gozosa e intensa. “Si me apuráis, -escribe- este año deberíamos dejar que se acreciente nuestra fe y nuestra devoción en la presencia real de Cristo en la santa Eucaristía para que aumente así también nuestra caridad”. Por ello exhorta a los fieles a mostrar su caridad con los más necesitados colaborando con generosidad en la colecta extraordinaria de Cáritas de este día que ha de hacerse en todas las iglesias abiertas al culto público.

D. Casimiro invita de modo especial a los sacerdotes de la zona de Segorbe y a los párrocos y otros sacerdotes de la Ciudad de Castellón a participar en las respectivas celebraciones.

Ante la Solemnidad del Corpus Christi

Castellón de la Plana, 4 de junio de 2020

 

A todo el Pueblo de Dios de Segorbe-Castellón:

Sacerdotes, diáconos, religiosos/as y seglares. 

 

Queridos todos en el Señor:

 

Aún afectados por la pandemia del coronavirus y por las limitaciones establecidas para su control nos disponemos a celebrar la Solemnidad del Corpus Christi, el próximo día 14 de junio; en la Víspera, el día 13 por la tarde, presidiré como otros años la santa Misa y la procesión en la Concatedral de Santa María en Castellón. También la celebración del Corpus de este año será distinta, pero no por ello menos gozosa e intensa. Si me apuráis, este año deberíamos dejar que se acreciente nuestra fe y nuestra devoción en la presencia real de Cristo en la santa Eucaristía para que aumente así también nuestra caridad.

Leer más

Celebraciones de Corpus Christi presididas por Mons. López Llorente

Las calles de los pueblos y ciudades de la Diócesis asistirán este fin de semana al paso solemne de la Eucaristía con ocasión de la solemnidad del Corpus Christi. Mons. Casimiro López Llorente presidirá los actos de la S.I. Concatedral de Castellón, el sábado 22 a las 19h y de la S.I. Catedral de Segorbe, el domingo 23 también a las siete de la tarde.

En su carta de la semana pasada, el Obispo explicaba que las procesiones manifiestan “nuestra fe en que Jesús está presente, camina con nosotros en nuestra vida diaria; y así mostramos también nuestra adhesión al deseo de Jesús de acercarse a todos par que la vida que Él nos da entre en nuestros hogares y transforme nuestra relación con los demás”.

Imagen Cartas 320x200

Corpus Christi: “Dadles vosotros de comer”

Queridos diocesanos.

El próximo Domingo celebramos la fiesta del Corpus Christi. Su centro es la Eucaristía, en la que Jesús nos ha dejado el memorial de su entrega total en la Cruz por amor a toda la humanidad; en la Eucaristía, Él mismo se ha quedado para siempre entre nosotros, para dársenos en Comida y para que, postrados en adoración, contemplemos y acojamos su amor llevado hasta el extremo y alimentemos nuestro amor fraterno.

Jesús, ascendido al cielo, sigue en medio de nosotros en la Eucaristía. El evangelio del milagro de la multiplicación de los panes y los peces, que la prefigura, ilustra muy bien el deseo de Jesús de estar cerca de los hombres y de sus necesidades. Los discípulos quieren despedir a la multitud porque se sienten desbordados y no saben cómo atenderlos. Pero Jesús dice: “Dadles vosotros de comer”. Jesús no se desentiende de las necesidades de los hombres. Al contrario. Por eso se hizo hombre y por eso quiere permanecer en la Eucaristía. Con el mandato a sus apóstoles, Jesús quiere introducirnos en el dinamismo de su amor. Ellos no pueden dar de comer a la multitud, pero Él sí puede darles de comer y quiere que sus discípulos se unan a Él en ese amor. Con el tiempo, los discípulos descubrirán que la Eucaristía los alimenta y sostiene en ese amor al prójimo porque los mantiene unidos a Jesús.

Leer más

Amigos del Corpus Carroza Santa María

La Asociación Amigos del Corpus entrega la carroza ostensorio a Santa María

Una representación de la Asociación de Amigos del Corpus de Castellón se ha reunido esta mañana – 6 de noviembre – con Mons. Casimiro López Llorente para hacer acto de donación de la carroza ostensorio a la parroquia de Santa María de Castellón. Estaba presente en el acto el párroco, Miguel Simón. La entrega se ha realizado una vez que se ha pagado la construcción, valorada en 55.000 €. El Obispo ha agradecido la donación y ha invitado a seguir colaborando en la organización de la fiesta.

Leer más

Cristo en la calle. La Diócesis celebra el Corpus Christi

Durante este fin de semana las parroquias de la Diócesis celebran el Corpus Christi. Cristo en la calle. En Castellón el Santísimo salió en procesión por la tarde del sábado desde la Concatedral de Santa María. En la homilía de la Eucaristía, Mons. Casimiro López Llorente invitó a vivir esta solemnidad desde el “amor, la comunión y el compromiso”. El domingo a las 19h será la Eucaristía y procesión en Segorbe.

Leer más