Entradas

Imagen Cartas 320x200

El Domingo de la Palabra de Dios

Queridos diocesanos:

Este veintiséis de enero celebraremos por primera vez el Domingo de la Palabra de Dios. Así lo estableció el Papa Francisco el pasado 30 de septiembre con su Carta Apostólica, titulada Aperuit illis; estas palabras están tomadas del Evangelio de Lucas, donde se narra que Jesús, el Señor resucitado, antes de su Ascensión se aparece a los discípulos reunidos, parte el pan con ellos y “les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras” (Lc 24,45).

Esta Jornada, que celebraremos todos los años el III Domingo del Tiempo Ordinario, estará dedicada a la celebración, reflexión y divulgación de la Palabra de Dios (n. 3). El Papa desea, sobre todo, que la Iglesia reviva el gesto del Resucitado con sus discípulos que abre también para nosotros –sus discípulos de hoy- el tesoro de su Palabra para que comprendamos y podamos anunciar por todo el mundo su riqueza inagotable; porque “si el Señor no nos introduce es imposible comprender en profundidad la Sagrada Escritura” (n. 1). La Palabra de Dios, contenida en la Biblia, es una palabra viva y siempre eficaz. Es la Palabra del Dios vivo que nos sigue hablando y actuando aquí y ahora: cuando la leemos, proclamamos, estudiamos, meditamos o contemplamos es el Señor resucitado quien nos habla y actúa en nosotros y para nosotros. Tampoco el Antiguo Testamento se hace viejo: sigue latiendo en el Nuevo, transformado por el único Espíritu Santo que ha inspirado a ambos. La Sagrada Escritura se hace eficaz en aquel que la escucha, trata de compartirla con otros y hacerla vida para vivir en profundidad nuestra relación con Dios y con nuestros hermanos.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

Encuentro diocesano de Infancia Misionera

Queridos diocesanos:

El cuarto domingo de enero, el día 26, celebramos en España la Jornada de la Infancia Misionera. En nuestra Diócesis está precedida por el encuentro anual de Infancia Misionera, el sábado anterior, el día 25. Es muy reconfortante y un verdadero gozo encontrarse cada año con más de 500 niños y jóvenes, venidos de todos los rincones de la Diócesis, acompañados por padres, catequistas, profesores y sacerdotes. Los pequeños intuyen muy bien y celebran con alegría que ellos también son Iglesia y que están también llamados a la misión de anunciar el Evangelio; ellos quieren ser “pequeños misioneros” (san Juan Pablo II) aquí y ahora; ellos saben que su testimonio misionero, por pequeño que sea, es importante. La experiencia del encuentro nos anima a todos, pequeños y mayores, a ser misioneros con la fuerza y el coraje necesarios para poder anunciar el Evangelio en medio de las dificultades.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

Celebración cristiana de la Navidad

Queridos diocesanos:

Podría parecer obvio hablar de celebración cristiana de la Navidad. Pero los hombres somos capaces de adulterar todo. Es palpable la creciente pérdida del sentido propio y originario de la Navidad. Los mismos cristianos nos dejamos contagiar por el ambiente exterior y el consumismo de estos días, o por el silenciamiento cada vez mayor del sentido cristiano de la Navidad en las iluminaciones y adornos anodinos y las tarjetas sin motivo religioso alguno. Aumenta la voluntad de borrar el sentido propio de la Navidad excluyendo el belén y los villancicos de lugares públicos. So capa de tolerancia ante el pluralismo religioso, algunos promueven entre nosotros el silencio y la exclusión del cristianismo que contrasta con el trato exquisito de otras religiones.

Menos mal que también somos capaces de darnos cuenta y rectificar. El papa Francisco acaba de regalarnos una hermosa carta en la que nos alienta a mantener viva la costumbre de hacer el belén en nuestros hogares y de ponerlo en los lugares de trabajo, en las escuelas, en los hospitales, en las cárceles, en las plazas. Es una tradición que nos ha de ayudar a recuperar y fortalecer la celebración cristiana de la Navidad. Personal, familiar y comunitariamente hemos de centrar nuestra celebración en el Misterio que nos recuerda el belén, y evitar todo derroche, todo dispendio y tantos otros excesos, contrarios al significado profundo de esta Fiesta.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

Acogida de la Luz de Belén

 

Queridos diocesanos:

Cercana la Navidad nos disponemos a acoger la conocida como “Luz de la Paz de Belén”. En la ciudad de Belén, situada hoy en el territorio palestino de Cisjordania, hay una basílica donde, según la tradición, nació Jesús. Es una iglesia pequeña y sencilla. En ella, una estrella de plata señala el lugar exacto del nacimiento. A su alrededor hay muchas lámparas permanentemente encendidas en recuerdo de la natividad del Hijo de Dios. Desde 1986, los Scouts de Austria envían cada año a un joven o una joven unas semanas antes de Navidad a la gruta de Belén a encender una lámpara, que es trasladada a Viena como mensaje de paz y de vida, de amor y de esperanza. Una vez en Viena, en una ceremonia ecuménica con presencia de delegaciones de Scouts de todo el mundo, la Luz de Belén se distribuye entre los participantes. Ellos la llevarán a su vez a países de los cinco continentes para que llegue a las parroquias y a las familias, a los niños y a los jóvenes, a los ancianos, a los enfermos y a los más pobres y necesitados.

Este año tenemos la dicha de acoger la “Luz de la Paz de Belén” en nuestra Diócesis de Segorbe-Castellón que será traída desde Viena para distribuirla desde aquí a toda España. Será el domingo, 15 de diciembre, en la Concatedral de Santa María de Castellón a las 17:00 horas. Os invito a todos a este sencillo, pero emotivo acto.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

Tiempo de Adviento

Queridos diocesanos:

Este domingo comenzamos el tiempo litúrgico del Adviento. Es el tiempo que la Iglesia nos ofrece para prepararnos a la celebración de la Navidad, la ‘primera’ venida en la historia en Belén de Jesús, el Hijo de Dios, el Mesías esperado durante siglos por el Pueblo de Israel y anunciado por los Profetas. Por otra parte, en este tiempo dirigimos nuestra mirada hacía la ‘segunda’ venida de Jesucristo al final de los tiempos, con poder y con gloria para juzgar a vivos y muertos.

Esta doble perspectiva hace del Adviento el tiempo de la alegría y de la esperanza. Nuestra vida cristiana, la vida de la creación y de la humanidad entera adquieren sentido a partir de estos dos momentos históricos: la entrada de Dios mismo en nuestra historia, con el nacimiento de su Hijo, para desvelarnos que Dios es amor y comunicarnos este amor, perdonar nuestros pecados y devolvernos a la vida de Dios; y su Parusía, su venida al final de los tiempos, que llevará su obra de Salvación a su total cumplimiento.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

Jesucristo Rey del Universo

Queridos diocesanos:

Este Domingo, último del Año Litúrgico, celebramos la solemnidad de Jesucristo Rey del Universo. Esta fiesta nos muestra que Jesucristo es como la piedra angular sobre la que se edifica el mundo creado y la historia de la humanidad y la clave que los cerrará como Juez de vivos y muertos, cuando vuelva con poder y gloria al final de la historia. Su confesión ante Pilatos “Soy Rey”, queda completada por San Pablo al decir que Jesús es “imagen de Dios invisible, primogénito de toda criatura, Cabeza del Cuerpo, que es la Iglesia, reconciliador de todas las cosas” (cf. Col 1,12-20). Cristo es el centro de la creación, del pueblo de Dios y de la historia de la humanidad.

Leer más

Carta de Mons. López Llorente invitando al acto de consagración de la Diócesis al Corazón de Jesús

Castellón de la Plana, 30 de octubre de 2019

 

Queridos todos en el Señor: laicos, religiosos, diáconos permanentes y sacerdotes:

Como sabéis, este año estamos celebrando el Centenario de la Consagración de España al Corazón de Jesús por el Rey Alfonso XIII el 30 de junio de 1919. Nuestra Diócesis se ha unido a esta efeméride con distintos actos, que queremos culminar con la Consagración de toda nuestra Iglesia diocesana al Corazón de Jesús, invitando a todos a consagrarse personalmente a Él.

Con este acto de Consagración no se trata de reivindicar con nostalgia una situación sociopolítica del pasado, sino de confiar a toda nuestra Diócesis – a sus miembros, familias, comunidades e instituciones- al Corazón del Hijo de Dios, hecho hombre, pues queremos que a todos llegue el amor de Dios que se nos ha revelado en el Corazón de Jesús. En el amor de Dios está la fuente indispensable para nuestra renovación personal, comunitaria, pastoral y misionera y dar respuesta a las exigencias evangelizadoras del presente.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

Personas sin hogar

Queridos diocesanos:

Este domingo, 27 de octubre, celebraremos la Jornada dedicada a las personas sin hogar, bajo el lema “Ponle cara”. Porque estas personas tienen un nombre y un rosto propio; no es un mero fenómeno sociológico, el llamado ‘sinhoragismo’. Estas personas no nos pueden ser indiferentes. Como tú y como yo, tienen la dignidad propia e inalienable de hijos o hijas de Dios. Por ello las personas sin hogar nos interpelan a todos y cada uno personalmente, como cristianos y como ciudadanos, como comunidad cristiana y como sociedad. De ahí la pregunta permanente de la campaña: “¿Y tú qué dices? Di basta. Nadie sin Hogar”.

Se estima que sólo en España 40.000 personas sin hogar son acompañadas por Cáritas española; muchas de ellas están entre nosotros. Los cristianos no podemos ignorarlas, cuando sabemos bien que el hogar es una condición necesaria para que el hombre o la mujer pueda venir al mundo, crecer, desarrollarse, para que pueda trabajar, educar y educarse, para que los hombres puedan constituir esa unión más profunda y más fundamental que se llama ‘familia’. No tener hogar es más que no tener una casa una vivienda digna; implica también verse privado de cosas fundamentales para el desarrollo y el bienestar de todo ser humano como las relaciones personales, el sentido vital, el acceso a derechos fundamentales como la atención sanitaria y otros.

Son muchas las causas que intervienen para que una persona no tenga hogar. Cada una tiene su propia historia. Sin embargo, hay algunas causas que aparecen en los procesos de la mayoría de estas personas, como son la falta de recursos económicos y de ayudas sociales o la falta de un trabajo digno; a veces son circunstancias personales como la enfermedad, las adicciones, las relaciones familiares rotas o los hábitos; otras veces tienen que ver con la soledad; y al final, con la ausencia de acceso al derecho a una vivienda. Los que no tienen hogar constituyen una categoría de pobres todavía más pobres, a quienes debemos ayudar, convencidos de que una casa es mucho más que un simple techo, y que allí donde el hombre realiza y vive su propia vida, construye también, de alguna manera, su identidad más profunda y sus relaciones con los otros.

Varios documentos de carácter internacional afirman claramente entre otros derechos propios de la persona humana, el derecho a la vivienda. La misma Constitución española declara “todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada” y que “los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación” (art. 47). Ahora bien, estas formulaciones jurídicas tratan de expresar la verdadera dimensión de la carencia de vivienda. No es sólo un hecho de carencia o privación. Es la carencia o privación de algo debido y, por consiguiente se trata de una injusticia cuando una persona sin culpa suya directa carece de una vivienda.

Por su parte la Iglesia, que siempre ha estado cerca de los que sufren, de los pobres y los empobrecidos, porque ellos son los preferidos de su Señor, también se ha manifestado reiteradamente a este respecto, abogando por el derecho a la vivienda digna: es exigencia del bien común y del derecho a disfrutar de los bienes de la tierra justamente distribuidos como consecuencia del destino universal de los mismos.

La Iglesia, participando “los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren” (GS 1), considera grave deber suyo asociarse a cuántos operan con dedicación y desinterés para que las personas sin hogar encuentren soluciones concretas y urgentes.

Para todo cristiano y la Iglesia, la realidad de las personas sin hogar es un llamamiento a la conciencia y una exigencia a poner remedio. En cada persona que carece de hogar, el cristiano debe identificar al mismo Cristo: “fui forastero y no me hospedasteis; estuve desnudo y no me vestisteis” (Mt 25, 43). En estas palabras se puede ver justamente, en cierto modo, la situación real de las personas sin hogar, en los cuales es necesario identificar al Señor.

Trabajemos unidos como sociedad y como comunidad cristiana, en la solución y la prevención del problema. Es posible y urgente acabar con estas situaciones de vulneración de derechos, de sufrimiento, de vivir en la calle, de inseguridad, de no poder acceder a una vivienda y, en definitiva, de no tener hogar.

Con mi afecto y bendición,

+ Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

 

Imagen Cartas 320x200

Lourdes en casa

Queridos diocesanos:

En unos días recibiremos las reliquias de santa Bernardita con motivo de la celebración en 2019 de un Año dedicado a ella. Nuestra Diócesis ha querido sumarse a esta celebración recibiendo, como otras 47 diócesis de España, sus reliquias para acercar a esta santa especialmente a todas aquellas personas que, por diversos motivos, no pueden ir a Lourdes. Deseamos que así nazca o renazca entre nosotros la devoción a Bernardita y a Nuestra Señora de Lourdes. A través de las reliquias de Bernardita podemos experimentar aquí la cercanía de la Virgen y escuchar y acoger su Mensaje en Lourdes, que no ha perdido actualidad.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

“En la cárcel, y me visitasteis”

Queridos diocesanos, queridos reclusos:

El día 24 de septiembre celebramos la fiesta Ntra. Sra. de la Merced, patrona de las instituciones penitenciarias. En el día de vuestra patrona os saludo de corazón en primer lugar a vosotros, hermanos y hermanas, que estáis condenados a la privación de libertad en los centros penitenciarios de nuestra Diócesis – Castellón y Albocàsser; sabéis que siempre os llevo en mi corazón y rezo por vosotros, aunque sólo puntualmente pueda visitaros en la cárcel. Os saludo también a los PP. Mercedarios, a los capellanes y los voluntarios en las prisiones y os agradezco vuestra entrega generosa y dedicación gratuita a los presos. Mi saludo se extiende también a todos los funcionarios de los dos Centros Penitenciarios de Castellón; gracias por vuestra acogida y por vuestro apoyo a nuestra tarea pastoral. A todos os deseo una celebración gozosa del día de Virgen la Merced.

Leer más