Entradas

Reclusos de Castellón estarán este fin de semana con el Papa en Roma

La pastoral penitenciaria de la Diócesis participará este fin de semana en el Jubileo de los reclusos con el Papa en Roma. En el grupo de cinco representantes, habrá reclusos de Castellón que se sumarán a los de otras diócesis en una iniciativa autorizada por el Ministerio de Justicia y en coordinación con las autoridades italianas. El programa prevé la celebración del sacramento de la confesión, testimonios, la misa y un encuentro con Francisco. Sonia Barreda, delegada diocesana, transmite la expectación de las internas que viajan con ellos por el evento al que se han preparado con mucha ilusión.

Leer más

El Papa en Suecia puede mostrar que es posible vivir de otra manera

El Papa Francisco comienza un viaje a Suecia. Juan Luis Valderrábano ha vivido con su familia dos años en el país escandinavo por motivos de trabajo en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Umea. En el norte de Suecia donde vivían solo hay cuatro iglesias católicas para una superficie tan grande como media España. El único obispo del país visitó la parroquia de la Madre de Dios en Umea un día entre semana; acabaron cenando con él, y el párroco en una pizzería.

  • Conocemos Ikea, Volvo, Electrolux… pero ¿cómo son los suecos?
  • Al vivir allí se te cae el “mito sueco”. Es un país en el que todo funciona muy bien, pero la gente tiene un sentido de felicidad que a nosotros nos resulta completamente extraño. Lo llaman lagom, que es la justa medida. ¿Cómo estas? Lagom, es decir, ni bien ni mal.

Leer más

JMJ en Cracovia: Bajo el signo de la misericordia

Queridos diocesanos:

Miles de jóvenes de todo el mundo están de camino para participar en la Jornada Mundial de la Juventud, en Cracovia, Polonia, del 26 al 31 de este mes de julio. Nuestra Iglesia diocesana estará presente con un buen grupo de jóvenes.

Los jóvenes de las jornadas mundiales no son ajenos a lo que viven y pasan el resto de jóvenes; comparten sus esperanzas y sus sufrimientos, sus decepciones y sus anhelos más vivos y justos. Pero junto a ellos se respira un aire fresco y puro, el gozo de vivir, y una esperanza que nada ni nadie puede arrebatar ni empañar. A veces, cuando se mira a los jóvenes de hoy, con sus problemas y fragilidades, hay una tendencia al pesimismo, al desánimo: son los que más padecen, los más afectados por la crisis económica, moral y espiritual, que nos envuelve. Mas, no es todo desánimo en la juventud, ni mera resignación inactiva o protesta violenta, ni menos relativismo, tampoco nihilismo y vacío de gente que no espera nada. Más allá de las apariencias, esos miles y miles de jóvenes, que se reunirán con el Papa en Cracovia, nos trasmiten el mensaje claro de una juventud que expresa un deseo profundo, a pesar de posibles ambigüedades, de los valores auténticos que tienen su plenitud en Cristo.

Las Jornadas son una experiencia inolvidable. El encuentro gozoso con el Señor Jesús junto con tantos jóvenes que comparten la misma fe, el ambiente de oración personal y comunitaria, la celebración gozosa de la fe, la confraternización alegre y la experiencia de la universalidad de la Iglesia marcan de algún modo el futuro de la propia vida cristiana. ¡Cuántos jóvenes han encontrado a Cristo en las Jornadas, cuántos se han reencontrado con la propia fe o han quedado fortalecidos en su vida cristiana! ¡Y cuántos jóvenes han descubierto la llamada del Señor al sacerdocio, a la vida consagrada, al matrimonio cristiano, a un laicado adulto y comprometido con la misión!

Este encuentro de Cracovia con el Papa estará marcado por la Misericordia. Cracovia es la ciudad de San Juan Pablo II y de Santa Faustina Kowalska; allí vivieron estos dos grandes apóstoles de la misericordia de nuestro tiempo; en esta ciudad, San Juan Pablo II consagró en 2002 el Santuario de Jesús Misericordioso, encomendando el mundo a la Divina Misericordia y esperando que este mensaje llegase a todos los habitantes de la tierra, llenando los corazones de esperanza: “Es preciso encender esta chispa de la gracia de Dios. Es preciso transmitir al mundo este fuego de la misericordia. En la misericordia de Dios el mundo encontrará la paz, y el hombre, la felicidad” (Homilía 17.08.2002).

Estoy seguro que celebrar el Jubileo de la Misericordia en Cracovia será como un nuevo Pentecostés para los jóvenes: un acontecimiento de gracia, de gozo y de esperanza, de luz en la oscuridad del momento, un grandísimo don de la misericordia de Dios. Allí podrán contemplar y experimentar personalmente el amor infinito, entrañable, paciente y siempre fiel de Dios así como el abrazo del perdón de Dios, siempre dispuesto a perdonar. La acogida personal de la misericordia divina transforma el corazón y capacita para ser misericordiosos como el Padre. Por ello el lema de esta Jornada es: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán la misericordia” (Mt 5,7). “La Palabra de Dios – dice el papa Francisco- nos enseña que ‘la felicidad está más en dar que en recibir’ (Hch 20,35). Precisamente por este motivo la quinta Bienaventuranza declara felices a los misericordiosos. Sabemos que es el Señor quien nos ha amado primero. Pero sólo seremos de verdad bienaventurados, felices, cuando entremos en la lógica divina del don, del amor gratuito, si descubrimos que Dios nos ha amado infinitamente para hacernos capaces de amar como Él, sin medida”. (Mensaje para JMJ 2015). Es entonces cuando uno se siente enviado y se convierte en instrumento de la misericordia, un verdadero programa de vida para todos, especialmente para los jóvenes, que se concretará en las obras de misericordia corporales y espirituales. El único camino para vencer el mal es la misericordia. La justicia es necesaria, pero ella sola no basta. Justicia y misericordia tienen que caminar juntas. Acompañemos con nuestra oración a los jóvenes de la Jornada Mundial.

 

Con mi afecto y bendición,

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

En el Día del Papa y del óbolo de San Pedro

Queridos diocesanos:

El domingo 26 de junio celebramos el Día del Papa y la colecta llamada desde los primeros siglos Óbolo de San Pedro, lo hacemos tres días antes de festividad de San Pedro y San Pablo, el día 29, por ser este día laborable en nuestra comunidad autónoma,.En esta Jornada estamos invitados a meditar en el ministerio del Sucesor de Pedro, a orar por él y a contribuir con nuestros donativos a su misión evangelizadora y de caridad. En este día damos gracias a Dios por la persona y por el ministerio del papa Francisco, y pedimos a Dios que se avive en nosotros el afecto hacia su persona y hacia su papel insustituible para toda la Iglesia y para cada uno de los cristianos católicos.

El Papa es, en efecto, el sucesor de Pedro y Vicario de Cristo en la tierra. Entre los Apóstoles, testigos directos de las palabras, vida y obras de Jesús, elegidos y enviados por Él mismo para ser sus testigos de su Resurrección y maestrosen su nombre, Pedro tiene por voluntad expresa de Jesús un lugar especial.“Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” (Mt 16,18), dice Jesús a Pedro. Y más tarde, en la última Cena, le dirá: “¡Simón, Simón! Mira que Satanás os ha reclamado para cribaros como trigo; pero yo he pedido por ti, para que tu fe no se apague. Y tú, cuando te hayasconvertido, confirma a tus hermanos” (Lc 22,31).Todos  los Apóstoles entendieron y reconocieron que Jesús, con estas palabras, concedía a Pedro la función de primacía y de presidencia de los Doce y de toda la Iglesia. Después de ascender Jesús al Cielo, vemos cómo Pedro preside la vida y las actividades de los Doce y de la Iglesia naciente. Pedro es testigo, fundamento y piedra firme de la fe de todos los creyentes: él es la piedra sobre la que Jesús construye su Iglesia, el fundamento de la unidad en la fe, de la vida y la misión de la comunidad de los creyentes.

Después de anunciar el evangelio en Jerusalén, Pedro va a Antioquia, y luego a Roma, el centro del mundo conocido. Situarse en Roma era una manera de manifestar la universalidad del Evangelio de Jesús y de impulsar la difusión de la fe cristiana por todo el mundo. Hay testimonios muy antiguos de que los Obispos de todo el mundo se sentían vinculados a la tradición de fe de Roma y de que la comunión con el Obispo de Roma era expresión y garantía de la comunión con el resto de los Obispos y con toda la Iglesia. La huella de Pedro en la ciudad eterna ha dado a la Iglesia de Roma el papel de ser referencia para todas las demás Iglesias particulares y garantía de la autenticidad y de la unidad católica de la fe y de la vida de todos los cristianos.

El ministerio de Pedro se perpetúa en el Obispo de Roma. El Papa garantiza la unidad en la fe de todos los cristianos, de todos los Obispos, de todas las Iglesias diocesanas. Los cristianos católicos sabemos que nos encontramos dentro de la corriente viva de la fe de los Apóstoles, que arranca del mismo Cristo, si estamos en comunión amorosa y creyente con el sucesor de Pedro, con su persona y su doctrina en cuestiones de fe y de moral. Esta es la garantía para saber que nuestra fe es auténtica, que somos verdaderos discípulos de Jesús. Nuestra fe ha de ser personal, pero también eclesial, apostólica y en comunión afectiva y efectiva con el Papa.

La persona y el ministerio del papa Francisco, sucesor de Pedro y Vicario de Cristo en la tierra,piden de nosotrosoración continua, afecto filial y acogida sincera de sus palabras. Como heraldo del Evangelio, sus palabrasnos confirman en la fe y renuevan nuestra esperanza. Hoy le damos gracias por su ejemplo claro y limpio de entrega desinteresada, al servicio de la Iglesia y de la humanidad entera, en especial de los más pobres y desfavorecidos de la tierra. Hoyqueremos acogercordialmente su llamada insistentea una ‘conversión pastoral y misionera’ de toda nuestra Iglesia, basada en la alegría del encuentro personal y transformador con Jesucristo.

Ayudemos al papa Francisco con nuestra generosa aportación en la colecta de estedía para que pueda cumplir con su misiónuniversal y con su compromiso con los más pobres de la tierra.

Con mi afecto y bendición,

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

La Iglesia continúa con los refugiados

Hoy la Iglesia también conmemora el Día del Refugiado promovido por Naciones Unidas y con el lema: “Estamos con los refugiados”. El papa Francisco invitó a “encontrar, acoger y escuchar a los refugiados, son personas como todas a las que la guerra ha arrebatado la casa, el trabajo, los familiares y amigos”, afirmó en su mensaje tras el rezo del Ángelus del domingo pasado, que como cada semana pronuncia desde la ventana del palacio apostólico en la Plaza de San Pedro.
“Sus historias y rostros nos invitan a renovar el compromiso de construir paz y justicia”, instó. Y por eso, “queremos estar con ellos: encontrarles, acogerles, escucharles y convertirnos con ellos en artesanos de paz según la voluntad de Dios”, asintió el Papa.

El Pontífice se ha mostrado muy sensible ante la crisis de refugiados en Europa y ha llegado a calificarla como la “peor catástrofe humanitaria desde la II Guerra Mundial”. Desde el primer momento la diócesis asumió esta preocupación de Francisco y constituyó  hace meses la Comisión de Ayuda a los Refugiados para animar y coordinar la asistencia a estas personas que sufren y la sensibilización a toda la sociedad.

 

A raíz de la campaña se ha recaudado 30.000€, de los cuales, la mitad han sido  destinados a Caritas Siria, al no haber llegado refugiados aún a la Diócesis. El resto de la recaudación, así como los distintos pisos que se pusieron a disposición y otros recursos que la gente ha ido donando seguirán estando disponibles para posibles intervenciones a refugiados.

El Día del Papa y la Colecta del Óbolo de San Pedro

A todo el Pueblo de Dios, que peregrina en Segorbe-Castellón

 

Escudo_episcQueridos sacerdotes y diocesanos todos:

El día 29 de junio, festividad de San Pedro y San Pablo, se celebra en toda la Iglesia el Día del Papa y se lleva a cabo la colecta llamada del Óbolo de San Pedro. Por ser el día 29 laborable en nuestra comunidad autónoma de Valencia, en nuestra Diócesis de Segorbe-Castellón celebraremos ambas cosas –el Día del Papa y la colecta del Óbolo de San Pedro-, el domingo, 26 de junio. Así aparece también en nuestro Calendario diocesano para el presente curso pastoral.

 

Recordad que en esta Jornada estamos llamados a tener un especial recuerdo del Papa Francisco. Es un día para dar gracias a Dios por la persona y el ministerio del Santo Padre, sucesor de San Pedro y Vicario de Cristo en la tierra, para orar por él y por sus intenciones, para avivar en nosotros nuestro amor hacia él y nuestra comunión con él, así como para reforzar nuestra conciencia del papel insustituible que tiene el Papa para la fe de toda la Iglesia y de cada uno de los cristianos.

 

El ministerio, que Jesús confía a Pedro, se perpetúa en el Obispo de Roma, hoy en el Papa Francisco. El Santo Padre garantiza la unidad en la fe de todos los cristianos, de todos los Obispos y de todas las Iglesias diocesanas. Los cristianos católicos sabemos que nos encontramos dentro de la corriente viva de la fe de los Apóstoles, que arranca del mismo Cristo, si estamos en comunión con el sucesor de Pedro, con su persona y con su doctrina en cuestiones de fe y de moral. Esta es la garantía para saber que nuestra fe es auténtica, que somos verdaderos discípulos de Jesús y que pertenecemos a la Iglesia fundada por el mismo Jesucristo. Acojamos de corazón y vivamos con fidelidad lo que el Papa enseña en cuestiones de fe y de moral, y caminemos por los senderos que él nos va marcando. Nuestra fe ha de ser personal, sí, pero también eclesial, apostólica y en comunión afectiva y efectiva con el Papa.

 

Por todo ello, dispongo que en todos los templos -parroquiales y no parroquiales- de nuestra Diócesis, se eleven en este día oraciones especiales por el Papa Francisco, por su ministerio y por sus intenciones. Además, en todos estos templos y en todas las Eucaristías ha de llevarse a cabo la colecta del Óbolo de San Pedro, una colecta de la que hay testimonios desde muy pronto en la Iglesia. Con nuestra aportación colaboramos con el Papa en su ayuda y compromiso continuos con los más necesitados del mundo. Por favor, seamos generosos en la colecta; el Papa tiene muchas necesidades que atender; ayudémosle entre todos. ¡Que Dios os lo premie!.

 

Con mi afecto y bendición,

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

La diócesis recauda más de 53.000€ para Ucrania

La Iglesia en Segorbe-Castellón ha conseguido 53.400€ para Ucrania, se trata de la colecta que se promovió hace unas semanas en todas las parroquias de la diócesis, a iniciativa del Papa Francisco y que ha cuatriplicado la recaudación de un domingo normal, a falta del 25 % de las parroquias aún por entregar.

Tal y como informó Radio Vaticana, 3.500.000 personas necesitan ayuda a los dos lados de la línea que separa los territorios bajo control del Gobierno ucraniano y de las milicias. Uno de cada cuatro niños es refugiado. Medio millón de personas tienen necesidad urgente de alimento y hay carestía de anestésicos e insulina. Para casi un millón y medio de personas peligra el acceso al agua potable y el suministro de gas y energía eléctrica es discontinuo.

En el Domingo de la Misericordia, el pasado 3 de abril, Francisco explicó que además de acompañarlos con su constante recuerdo y oración, sintió la necesidad de promover esta ayuda humanitaria: “Este gesto de caridad, además de aliviar los sufrimientos materiales, quiere expresar mi personal cercanía y solidaridad y la de toda la Iglesia. Deseo vivamente que esto pueda ayudar a promover sin posteriores atrasos la paz y el respeto del derecho en esa tierra tan probada”.