Entradas

Pastores misioneros

Queridos diocesanos:

Por san José celebramos cada año el Día del Seminario. Este año será el domingo, 22 de marzo, y en las Misas vespertinas del sábado anterior. San José es patrono de la Iglesia universal y de los seminarios. Él es el hombre justo, que Dios puso al frente del hogar de Nazaret para cuidar de María y de Jesús. Allí se fue educando y formando el corazón sacerdotal de Jesús. Hoy san José sigue cuidando de los que se preparan para ser pastores misioneros al servicio de los hermanos.

En el Día del Seminario, nuestros Seminarios diocesanos mayores –Mater Dei y Redemptoris Mater- y el menor –Mater Dei-, están en el primer plano de nuestra atención y de nuestra oración. El Seminario es el corazón de nuestra Iglesia diocesana, donde germinan las semillas de las vocaciones al sacerdocio ministerial. De nuestros seminarios depende en gran medida el futuro de la vitalidad cristiana y misionera de nuestra Iglesia; en ellos se forman los futuros pastores misioneros –como reza el lema de este año- de nuestras comunidades. Sin sacerdotes no hay Eucaristía, no hay Iglesia, ni comunidad cristiana como tampoco servidores del resto de los cristianos, vocaciones y carismas, que salen y alientan a salir a la misión del anuncio el Evangelio.

Todos los diocesanos debemos sentir nuestros Seminarios como algo nuestro, conocerlos, quererlos, acercarnos a ellos y apoyarlos, también en la economía. Nuestros sacerdotes gozan en general de alta estima en las comunidades cristianas; todas quieren contar con un buen sacerdote. Su renuevo, sin embargo, es cada día más difícil por la escasez de vocaciones. Decía san Juan Pablo II que “la falta de vocaciones es ciertamente la tristeza de cada Iglesia”; por ello añadía que “la pastoral vocacional exige ser acogida, sobre todo hoy, con nuevo, vigoroso y más decidido compromiso por parte de todos los miembros de la Iglesia” (PDV, n. 34d). No nos quedemos en una tristeza o queja inútil; es la hora de la fe y de la confianza en el Señor que nos envía a seguir echando las redes en la tarea de la pastoral vocacional; ésta pide de todos una implicación activa y gozosa: del Obispo y los sacerdotes, del resto de los cristianos y las familias cristianas, de catequistas y  comunidades parroquiales y eclesiales en general.

Ante todo quiero resaltar la necesidad de una oración personal y comunitaria más intensa a Dios, ‘el Dueño de la mies, para que envíe obreros a su mies’. Sabemos que toda vocación es un don gratuito de Dios para su Iglesia y para la humanidad; un don que hemos de saber pedir con humildad, pero con insistencia. Nuestra oración por las vocaciones sacerdotales, más intensa estos días, no puede faltar a lo largo del año.

Nuestra oración al Dueño de la mies ha de ir acompañada de obras. Entre todos hemos de crear un clima vocacional en el que pueda ser escuchada y acogida la llamada de Dios al sacerdocio ordenado. Toda vocación nace de un encuentro con el Señor; por ello lo primero que hemos de hacer es que haya familias y comunidades cristianas vivas y fervorosas, capaces de suscitar ese encuentro con Cristo que entusiasme, enamore y provoque la entrega incondicional a los demás en los más jóvenes.

Además, la principal manera de ayudar a un niño, adolescente o joven a discernir la vocación es ayudarle y acompañarle a llevar una vida de oración profunda y constante para que su corazón esté abierto a la llamada amorosa del Señor. Esto requiere espacios de soledad y silencio, porque se trata de una decisión muy personal que otros no pueden tomar por uno (Christus vivit, n. 283). A pesar del ruido que nos envuelve, los jóvenes son sensibles a momentos de silencio y de encuentro personal con Cristo, vividos en comunidad, que hacen posible que se escuche la voz interior de Aquel que nos llama siempre. Nuestras vigilias con jóvenes son una muestra de esta sensibilidad.

En la maduración de la vocación hay etapas y altibajos; pero lo importante es saber orientar un camino que, confiando en la gracia del Señor, mira siempre a una entrega más grande y total. Quien se abre al amor de Dios no se encierra en sí mismo, sino que se deja llenar de Dios, para consagrarse de por vida a Él y para entregar su vida para los demás. Toda la Iglesia es misionera. La vocación a ser pastor y a ser misionero está estrechamente entrelazada. En estos tiempos de sombras, Dios quiere seguir haciendo brillar su Rostro lleno de amor por los hombres y mujeres de esta generación y hacer oír su voz que es luz y vida. Los sacerdotes son hoy más necesarios que nunca.

Oremos y ayudemos a que la vocación al sacerdocio sea descubierta y acogida con generosidad por niños, adolescentes y jóvenes, y por sus familias.

Con mi afecto y bendición,

+ Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Entrevista a Isaac, seminarista del Mater Dei

Isaac Huguet Escrihuela tiene 20 años y es de Castellón. Es el segundo de cuatro hermanos y ha estudiado desde los 3 años en el colegio de la Consolación de Castellón. Su parroquia de origen es Santo Tomás de Villanueva, en la que se casaron sus padres, y en la que recibió la comunión y la confirmación. Además de la parroquia y el colegio ha bebido mucho de la espiritualidad de los Carmelitas del Desert de les Palmes, de los Scouts de Europa y del Club Moreres. Ha entrado este año en el seminario Mater Dei después de haber estado dos años haciendo el discernimiento, mientras estudiaba filosofía en la Universidad de Navarra gracias a la ayuda económica del CARF.

 ¿Cómo descubriste tu vocación al sacerdocio?

La verdad es que he sentido la llamada del Señor desde que era pequeño, en el seno de mi familia, en la que siempre hemos vivido una vida de fe. Sin embargo, no fue hasta que tuve 17 años, tras un viaje a Roma con el Club Moreres, cuando me decidí a dar definitivamente el sí. Allí tuve la suerte de ver al Papa Francisco y de hablar con muchas personas que me ayudaran en este sí.

¿Fue difícil decirle sí?, ¿Qué dijeron tus padres y amigos?

Los primeros recuerdos que tengo sobre la llamada del Señor, como he dicho antes, son de cuando era muy pequeño, pero nunca quise decir que sí. Posponía la respuesta pensando que llegaría un día en el que se me pasaría, pero por más que intentaba llenar mi vida de cosas no podía apagar esta inquietud en mi corazón, pero al reconocer este vacío pude dejarme guiar por el Señor, gracias a sacerdotes y a amigos que me ayudaron a dar este sí.

Tengo que dar muchas gracias a Dios por mis padres, ellos me han dado todo en esta vida, incluida la fe. Así que siempre me han apoyado y ayudado en este camino de mi vocación. Mi grupo de amigos, los mismos con los que he ido al colegio en la Consolación si que se sorprendieron más, aunque yo creo que algunos ya se lo esperaban. Ellos, aunque no comparten la fe, ojalá algún día el señor les de este don, también me han apoyado y comprendido en la medida de sus posibilidades.

¿Por qué y para qué quieres ser sacerdote?

Quiero ser sacerdote porque creo que el Señor me ha llamado, y si así lo confirma la Iglesia seré sacerdote para servirle como quiera ser servida.

¿Qué invitación harías a los jóvenes que tienen esa inquietud?

¡Que no tengan miedo! Si esa es la vocación a la que el Señor les llama, Él les dará todo lo que necesitan. La vida está para darla a los demás, no para quedártela.

¿Quién o quiénes te han transmitido la fe?

Mis padres, ellos son quienes me enseñaron a rezar cuando era pequeño, y ahora me siguen enseñando con su ejemplo de vida. Además, también han estado muy presentes en este proceso de transmisión de la fe mis abuelos; Don José Antonio, cuando fue párroco en Santo Tomás de Villanueva; Fray Juanjo, Carmelita Descalzo en el convento de Burriana; el grupo de Scouts de Europa y las hermanas de Ntra. Sra. de la Consolación.

¿Cuál es la historia que el Señor está haciendo contigo?

En esta etapa del seminario, el Señor me está ayudando, sirviéndose de los profesores y de los formadores para prepararme intelectual, afectiva y espiritualmente, para poder en un futuro servir de verdad a la Iglesia y a los demás.

En los Evangelios vemos que es Jesús el que elige a sus discípulos, ¿por qué crees que se fijó en ti?

¿Por qué eligió a Pedro o a Pablo? No lo sé, tampoco sé porque se ha fijado en mí, un chico de Castellón, de notas en el colegio más que mediocres, muy tímido, el segundo de cuatro hermanos. Lo que sí tengo muy claro es que no ha sido por méritos propios.

¿Qué es lo que más te gusta del Seminario?  

Lo que más disfruto del seminario es la amistad que se da entre los seminaristas, tanto los del Mater Dei como con los del Redemptoris Mater, o los chicos del Seminario Menor. Esos momentos en la comida, las clases o los ratos de deporte muestran la unión y la fraternidad entre nosotros, que vivimos además de los sacramentos en nuestra vida ordinaria.

Celebración del Día del Seminario

Castellón de la Plana, 1 de marzo de 2020

Queridos todos en el Señor: sacerdotes, diáconos, religiosos y seglares.

Como cada año, en torno a la Solemnidad de San José, el día 19 de marzo, celebramos el Día del Seminario. Es un medio muy concreto para conocer y dar a conocer a nuestros seminarios mayores, Mater Dei y Redemptoris Mater, y a nuestro seminario menor Mater Dei; un día para rezar de modo especial por los seminaristas que en ellos disciernes y maduran su vocación al sacerdocio, y para expresarles nuestra cercanía y apoyo económico. El lema de la campaña de este años es: “Pastores misioneros”.

En los lugares donde el día de San José no es fiesta civil, el Día del Seminario se traslada al fin de semana siguiente. En nuestra diócesis, aunque el día 19 sí es fiesta civil, sin embargo el Día del Seminario se celebrará en las Misas dominicales del domingo siguiente, día 22 de marzo y su víspera, en vez del día de San José.

Leer más

El programa “Última Ronda” de La Ocho Mediterráneo TV dedicó un espacio al Día del Seminario

El programa “Última Ronda” de La Ocho Mediterráneo TV dedicó ayer domingo su tertulia al Día del Seminario, celebrado del 17 al 19 de marzo en nuestras diócesis, y en el que participaron José Salas, seminarista del “Redemptoris Mater” y el periodista de la Delegación de Medios del Obispado de Segorbe-Castellón, Nacho García. Leer más

El programa “Última Ronda” hablará este próximo domingo sobre las vocaciones sacerdotales

El programa “Última Ronda”, que se emite los domingos a partir de las 21:30 horas en “La Ocho Mediterráneo TV”, dedica este próximo 24 de marzo un espacio para hablar del Día del Seminario, que se celebró en nuestra diócesis entre los días 17 al 19 del citado mes. En el coloquio organizado por la televisión autonómica participan tres seminaristas, uno de la archidiócesis de Valencia, otro de la diócesis de Orihuela-Alicante y un tercero que pertenece a nuestra diócesis de Segorbe-Castellón. Se trata de José Salas, del Seminario “Redemptoris Mater”. También participa el periodista de la Delegación de Medios de Segorbe-Castellón, Nacho García. El programa está presentado y dirigido por la periodista valenciana Natalia Olmo y cuenta con la colaboración del experto en Marketing digital, Patxo Grau. Leer más

cultura vocacional vigilia vocaciones

El Obispo da las claves de la cultura vocacional en la vigilia de oración por las vocaciones

La Adoración Nocturna masculina y femenina (ANE y ANFE) organizó el sábado 16 de marzo la vigilia especial por las vocaciones sacerdotales en la iglesia mayor del Seminario Mater Dei, en Castellón. En la homilía, mons. Casimiro López Llorente dio las claves para crear una cultura vocacional: “¿Apoyamos a los hijos cuando manifiestan sentir vocación? ¿los sacerdotes animan? ¿hablamos a los niños de esta posibilidad?”.

Leer más

Francisco y Raúl: “Nada nos compensa más que estar en el seminario”

Francisco Armenteros es un seminarista barcelonés de 36 años. Raúl Engonga es un seminarista de Bata, segunda ciudad más importante de Guinea Ecuatorial y tiene 24 años. Ambos nos han concedido una entrevista en la que hablan sin tapujos de su vocación sacerdotal. Leer más

Los seminaristas invitan

Los seminaristas invitan a acompañarles en el jubileo vicentino y una vigilia por las vocaciones con ANE y ANFE

Con el objetivo de preparar el Día del Seminario, el próximo domingo 17 de marzo, los seminaristas del Mater Dei, Redemptoris Mater y Menor, invitan a los fieles a participar en dos actos. Esta tarde, miércoles 13 de marzo, la parroquia de San Vicente Ferrer de Castellón acogerá una charla sobre el santo dominico a las 17:30h, y a las siete de la tarde Mons. Casimiro López Llorente presidirá la eucaristía. “puede ser un momento idóneo para invitar a jóvenes de nuestras parroquias y que puedan experimentar el testimonio de los propios seminaristas”, explica el rector del Mater Dei, Juan Carlos Vizoso.

Leer más