Entradas

Mons. Munilla: “La principal condición para comunicar bien es ser un enamorado”

Mons. José Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián, participó el pasado 21 de junio en la clausura del ciclo de conferencias organizadas por Jóvenes en el Corazón de Cristo por María (JECCXM) sobre sexualidad y amor humano. Durante la entrevista habla rápido, tanto que a veces es difícil transcribir todo lo que dice. Se nota que habla con pasión, y esto, a su juicio, es lo esencial para comunicar la Buena Noticia del Evangelio.

  • Usted es de esos obispos que conectan con la juventud. ¿Cuál es el secreto?
  • Todos estamos llamados a vivir, dentro de nuestro ministerio, una atención especial a la transmisión de la fe a las nuevas generaciones, porque es uno de los grandes retos en la Iglesia. Incluso diría que ese puede ser el reto principal en este momento, porque es verdad que hay una dificultad muy especial para que el mensaje de Jesús resulte significativo para ellas. En mi caso concreto, la verdad es que el ejercicio del ministerio episcopal empalma con tu historia, y como sacerdote, de manera bastante natural, creo que hubo cosas que eran muy configuradoras en mi vida como las tandas de ejercicios espirituales para jóvenes, los campamento o las peregrinaciones a las JMJ que hacía siendo párroco de los 24 a 44 años. Los 10 primeros años de sacerdocio configuran tu vida, y el acompañamiento de jóvenes, en mi caso, configuraron mi vida y corazón sacerdotal, y le doy gracias a Dios por ello.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

Somos misión

Queridos diocesanos:

Con la venida del Espíritu Santo sobre los discípulos el día de Pentecostés, comienza la misión de la Iglesia. Los Apóstoles y el resto de los discípulos presentes en el Cenáculo quedan llenos del Espíritu Santo (cf. Hech 2,4) y salen a anunciar por las calles de Jerusalén a Jesucristo, muerto y resucitado. Desde entonces, nadie ni nada podrá frenar el ardor evangelizador de Pedro y de los demás discípulos. Lo que ellos han visto y oído, lo que han tocado y experimentado, lo anuncian a todos: Cristo Jesús ha muerto y ha resucitado para que todo el que crea en Él tenga vida eterna: Él es el Mesías y el Salvador de la humanidad. Es preciso obedecer a Dios antes que a los hombres, contestan Pedro y Juan a quienes les prohíben anunciar a Jesús (Hech 4,19).

Leer más

Moseñor Salinas: “Hemos de construir una Iglesia en salida que responda a las necesidades de todos los hombres”

Monseñor Salinas, presidente de la Comisión de Apostolado Seglar de la Conferencia Episcopal Española y obispo auxiliar de Valencia, ha afirmado en la conferencia que ha pronunciado en el Encuentro Diocesano de Apostolado Seglar celebrado esta mañana en el Seminario “Mater Dei” de Castellón, que “debemos construir una Iglesia en salida que responda a las necesidades de todos los hombres”. Asimismo, ha recordado que el laico debe ser misionero y dejar de ser “un consumidor de servicios religiosos” y dar un paso al frente para “convertirse en un cooperador en la misión de la Iglesia, en la transmisión de la fe y en el camino hacia la santidad”.

“Queremos un laicado misionero –ha recordado- una iglesia que salga de sí misma, que vaya a la búsqueda de todos; como afirma el romano pontífice, ‘a las periferias, a los lugares donde el evangelio no está presente’. Debemos responder a las necesidades de los hombres, a sus dolores, a sus alegrías. Queremos anunciar el Evangelio, no para que sea percibido como una doctrina, sino como una opción de vida que transforma, que nos hace mejores. Queremos mostrar que Dios no es nuestro competidor, nuestro juez, sino el Dios que es, ante todo, misericordia y verdad, y que exige de nosotros una respuesta, Él que es el Camino, la Verdad y la Vida, el maestro que nos introduce y que nos ha dado el Espíritu Santo por el cual nos hace instrumentos de este camino, colaboradores con Jesús”.

Don Javier y Don Casimiro.

Asimismo, ha adelantado a los más de 300 asistentes a esta fase preliminar convocada por Monseñor López Llorente en nuestra diócesis, que el lema del Congreso Nacional del Laicado que tendrá lugar en Madrid en 2020, será “Pueblo de Dios en salida”. Un congreso que pretende ser –ha recordado- “un proceso que ponemos en marcha hoy en Castellón, de manera diocesana, para dinamizar nuestra condición de discípulos misioneros” y construir una iglesia “que sale de sí misma, que va a la búsqueda de todos”.

Finalmente, Don Javier Salinas ha afirmado que vivimos un cambio de época en el que lo que parecía sólido se ha desvanecido, y en el que han crecido nuevas doctrinas que dificultan esta tarea; por tanto, “la iglesia no puede ser una mera administradora de bienes espirituales y debe alentarnos a todo el pueblo de Dios a ir al encuentro de los demás y anunciarles el Evangelio”. “No somos vendedores de nada, somos testigos de Jesús”, ha concluido.

Vista general del salón de actos.

Palabra, sacramento y misión

Por su parte, Monseñor López Llorente ha recordado a los asistentes al encuentro diocesano de apostolado seglar que “es la hora de los laicos, una oportunidad para la implicación de toda la Iglesia diocesana en nuestra misión evangelizadora, que dependerá en gran medida de vosotros, acompañados por vuestros pastores, que son servidores de las vocaciones de nuestra iglesia”. También ha recordado que el encuentro del “Mater Dei” es un buen momento para reflexionar juntos cómo y dónde estamos, “cuál es el papel, la misión que Dios tiene preparado para cada uno, los aspectos positivos y las lagunas, y alentarnos en el futuro” y ha destacado que todo bautizado está llamado a ser santo ahí donde Dios le quiera.

El Obispo de Segorbe-Castellón -recordando las palabras del Papa Emérito Benedicto XVI en la encíclica “Deus Cáritas Est”- ha recalcado que hay tres elementos que no pueden faltar en la vida del cristiano: palabra, sacramento y misión. “Es bueno también, ha reconocido, ver que estáis ahí, silenciosos en el día a día, trabajando por el Reino de los Cielos. Hemos de buscar los caminos que Dios nos va marcando para la nueva evangelización para caminar juntos: laicos, consagrados, pastores, y ponernos al servicio los unos de los otros según la vocación, el ministerio o el carisma que cada cual hayamos recibido del Señor”, ha concluido. La jornada ha finalizado con un diálogo con el ponente, Don Javier Salinas, y una comida de fraternidad.

Imagen Cartas 320x200

Es la hora de los laicos

Queridos diocesanos:

            Hace unos días os invitaba a todos a la Jornada diocesana de anuncio del Congreso Nacional del laicado en España, en febrero de 2020. Esta Jornada diocesana la celebraremos en la mañana del sábado, 2 de febrero, en el Seminario Diocesano Mater Dei. Así comenzaremos la fase diocesana previa al Congreso Nacional.

Perdonad que insista en ello. Mi invitación está dirigida a todo el Pueblo de Dios de Segorbe-Castellón; vale pues para todos: laicos, consagrados, diáconos permanentes y sacerdotes. Vale, en primer lugar, para todos los laicos –hombres y mujeres-, especialmente para los jóvenes, estéis asociados o no; vale para los miembros de movimientos apostólicos y nuevos movimientos, de cofradías y hermandades y de otras realidades eclesiales, incluidas las que no se consideran movimientos; y, vale, por supuesto, para catequistas, profesores de religión, profesores cristianos, visitadores de enfermos, voluntarios de Cáritas, monitores de tiempo libre, etc. Que nadie se sienta excluido. Por supuesto que también deben sentirse interpelados por la invitación los sacerdotes, pastores al servicio de todo el Pueblo de Dios en la diversidad de carismas, vocaciones y tareas, así como los religiosos, las religiosas y los diáconos.

Pienso con toda honradez que es de suma importancia participar en el encuentro e implicarse también activamente en el posterior proceso de oración y de reflexión sobre la responsabilidad y tareas de los laicos en la misión en la Iglesia y, de modo particular en lo que les es específico, en el mundo. La misión de la Iglesia corresponde a todos los bautizados según el carisma, el ministerio y la función que cada uno ha recibido. Las palabras de Jesús “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación” (Mc 16, 15), se dirigen a todos los bautizados. Ya el Concilio Vaticano II nos enseñó que también los fieles laicos, incorporados a Cristo y a la Iglesia por el bautismo, están llamados a participar, según su condición, en la misión evangelizadora de todo el pueblo de Dios. No es una concesión de los pastores, sino un don y una llamada, que han recibido del mismo Señor en el bautismo. Es más; sin la implicación efectiva de los laicos no será posible la urgente tarea de la nueva evangelización de nuestra Iglesia y comunidades y menos aún de nuestra sociedad. Es la hora de los laicos.

Todos los bautizados estamos llamados a ser santos y discípulos misioneros del Señor. Y todos juntos –laicos, consagrados y sacerdotes-, hemos de volver a reflexionar sobre la corresponsabilidad de los laicos en la vida y misión de nuestra Iglesia. Juntos hemos de analizar con humildad y sinceridad si los laicos asumen y/o se les deja asumir la tarea evangelizadora que les es propia. Juntos hemos de ver también el modo de promover su participación en la vida de la Iglesia y en la misión común, y de acompañarles en su vida y formación cristianas. Juntos hemos de visibilizar su participación en la vida y misión de la Iglesia. Y juntos hemos de buscar los caminos de evangelización en el mundo de hoy y las respuestas del Evangelio ante los problemas que vivimos. Esto es caminar juntos, es decir, sinodalmente. La fase diocesana preparatoria del Congreso Nacional nos ofrece la ocasión para vivir esta sinodalidad, creando espacios de oración, de encuentro, de escucha, de diálogo, de discernimiento y de participación de todos en los grupos, movimientos, parroquias y Diócesis.

El punto de partida irrenunciable para la misión de todo bautizado es vivir la novedad de la vida cristiana que dimana de su Bautismo y la llamada universal a la santidad. A partir de una vida cristiana intensa de fe, alimentada en la oración, en la Palabra de Dios, en los sacramentos de la Eucaristía y de la Penitencia, y en la vida diaria, el cristiano puede y debe crear un mundo diferente, purificado, humanizado y santificado por la acción del Espíritu Santo. Desde la belleza y la alegría de su vida redimida y enriquecida por los dones de Dios, el cristiano puede y debe hablar de lo que ha recibido: del Señor Jesucristo y del amor del Dios Padre que son el origen y la riqueza de su vida; y sobre todo, podrá y deberá plasmarlo en su actividad cotidiana. A este fin nos ayudará reflexionar sobre la Exhortación Apostólica del Papa Francisco “Gaudete et Exsultate” ayudados por el cuaderno “Misioneros de la alegría. Itinerario para laicos 6.0”, publicado por la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar.

Os animo pues a todos a participar en la Jornada diocesana del día 2 de febrero y en la Fase Diocesana Preparatoria del Congreso Nacional. Os espero.

Con mi afecto y bendición,

+Casimiro López Llorente. Obispo de Segorbe-Castellón

Sínodo congreso laicos

Convocatoria de la fase preparatoria del Sínodo nacional de Laicos

Mons. Casimiro López Llorente ha difundido una carta en la que da a conocer los preparativos del Congreso Nacional del Laicado e invita a participar en la fase previa “que comenzará en nuestra Diócesis, Dios mediante, el sábado 2 de febrero en el seminario Mater Dei”. El encuentro nacional está previsto para un año después, y quiere ser un espacio de “comunión y de sinodalidad para ayudar a los laicos a descubrir su llamada a ser discípulos misioneros de Cristo en sus ambientes”.

El Obispo explica en su carta que la preparación diocesana, junto con la celebración del Congreso y la aplicación posterior de sus posibles conclusiones, “ofrecen la ocasión para crear un espacio de oración, encuentro, escucha, diálogo, discernimiento y participación a todos los niveles -parroquial, diocesano, provincial-eclesial y nacional – y para todo el laicado -asociado y no asociado- atendiendo y cuidando de modo especial la presencia de  mujeres, jóvenes y mayores”.

Santidad y vocación propia

La fase diocesana de preparación estará centrada en el tema de la santidad y en la vocación propia de todo el Pueblo de Dios. Para ello se cuenta con la Exhortación Apostólica del Papa Francisco “Gaudete et Exsultate” y el cuaderno “Misioneros de la alegría, itinerario para laicos 6.0” de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar. El Obispo concluye animando a la participación e invitando a “encomendar conmigo los frutos de este trabajo a María, Madre de la Iglesia y Estrella de la Evangelización”.

Los jóvenes de la Acción Católica en marcha hacia Santiago

Unos 20 jóvenes de la Diócesis participarán del 27 de julio al 2 de agosto en una peregrinación a Santiago de Compostela desde Tui. Será la preparación inmediata al Encuentro organizado por la Acción Católica que se desarrollará después con el lema “Laicos de parroquias caminando juntos” y que coincidirá con su III Asamblea General. La inscripción sigue abierta hasta el 23 de junio dirigiéndose a la Acción Católica diocesana (acgsegorbecastello@gmail.com).

Leer más

El Obispo convoca al apostolado seglar a un encuentro de comunión y testimonio

Mons. Casimiro López Llorente desea “favorecer el conocimiento mutuo y la comunión eclesial” de los seglares de la Diócesis. Con este objetivo convoca este sábado 14 en el Mater Dei el Encuentro Diocesano de Apostolado Seglar a partir de las 10:00h de la mañana. El segundo objetivo es “celebrar la riqueza de carismas e implorar su fuerza para ser testigos del amor de Dios en la Iglesia y en el mundo”.

La ponencia correrá a cargo del vicario de Evangelización de Valencia, D. José Javier Llopis, sobre la implicación de laicos y movimientos en las parroquias y la pastoral parroquial”. En este año en que se inicia el nuevo Plan Diocesano de Pastoral centrado en la parroquia, el Obispo juzga que su papel “específico y necesario en la vida y la misión de la Iglesia se hace más urgente hoy”.

Leer más