Los sacerdotes jóvenes ganan el Jubileo Vicentino en La Vall d’Uixó

El clero más joven de la Diócesis de Segorbe-Castellón ha celebrado su tradicional reunión mensual, que ha tenido lugar en la localidad de La Vall d’Uixó, y a la que también ha acudido Monseñor López Llorente. En esta ocasión, los organizadores han elegido la ermita dedicada a San Vicente Ferrer situada en la localidad de la Plana Baja -un templo construido por los Padres Dominicos para venerar al santo valenciano de su Orden, que data del siglo XVII- y en la que han aprovechado también para ganar el Jubileo Vicentino.

La jornada ha dado comienzo a las 11:00 horas de la mañana con una charla sobre la Epifanía y su significado en la vida del presbitero, impartida por el rector del “Redemptoris Mater”, Pablo Vela. Este sacerdote ha destacado que el movimiento hacia la gruta de Belén, tanto de los pastores como de los Magos de Oriente, estuvo motivado por algo venido del Cielo y que, como ocurre con el ministerio sacerdotal, todo les fue dado como un regalo, e instó a sus hermanos presentes a verse necesitados del Niño-Dios para manifestarlo al mundo.

Pablo Vela en un momento de la charla.

Seguidamente, los asistentes a la reunión fraternal han rezado la hora intermedia y han cantado el “Te Deum” para agradecer al Señor las gracias recibidas en 2018 y para encomendarle las intenciones de los presentes y de todos los miembros de nuestra comunidad diocesana en este año que comienza. Asimismo, los sacerdotes más jóvenes de la diócesis participaron en una “rueda de experiencias” con la que se ha pretendido evaluar el estado actual de su vocación y observar detenidamente en qué puntos deben insistir y cuáles son los que tienen que mejorar.

Los asistentes comieron en un “maset” propiedad de unos feligreses de La Asunción.

La reunión mensual finalizó con una comida de fraternidad que se celebró en un maset propiedad de Pascual y Pedro, ambos feligreses de la Parroquia de la Asunción de la Vall. El clero reunido en la Ermita de Sant Vicent Ferrer ha estado atendido en todo momento por miembros de L’Associació Vicentina de La Vall d’Uixó, que se dedican a la difusión del santo valenciano y a la conservación del mencionado templo.

Don Casimiro y los sacerdotes jóvenes posan junto con las “vicentinas” que posibilitaron que la reunión fuera todo un éxito.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.